LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Se espera una apertura alcista en Estados Unidos dando extensión al impulso de ayer mientras el huracán Irma sigue debilitándose y aumentar la espera a las sorpresas que Apple pudiera tenernos preparados esta tarde.

Seguimos bajo la influencia de un mayor apetito por el riesgo al ver que el huracán Irma no ha dañado tanto Estados Unidos como se esperaba y además Corea del Norte tampoco ha dicho “esta boca es mía”.

Lo anterior nos dio una sesión en el día de ayer muy positiva que nos ha dejado a unos cuantos índices de Estados Unidos tocando la zona de máximos. Evidentemente, lo primero que le viene a uno a la mente en una situación similar es que estamos ante resistencias importantes, por lo que es completamente lógico estar mirando alrededor para buscar catalizadores que nos permitan superar esa zona o incluso cosas que la potencien como resistencia.

iws.gif

Tenemos varias cosas encima de la mesa:

Algo que podría ser utilizado como catalizador, es una especie de buena jugada por parte de Donald Trump para sacar en estos momentos más anuncios acerca de la reforma fiscal que anime las cosas en el sector bancario y que se apueste por más impulsos e la economía, pero estamos teniendo más o menos lo contrario, ya que el secretario del Tesoro de Estados Unidos ha dicho que una reforma fiscal que reduzca los impuestos a las empresas hasta el 15% podría no ser viable. Recuerden que ya desde su partido le dijeron que no se podían bajar tanto los impuestos a las empresas porque eso dispararía el déficit, a lo que contestó Donald Trump que le importaba un pimiento y que quería una reforma fiscal que se pudiese vender, volviendo hace poco a decir que las impuestos se bajarán al 15%.

Con respecto a Corea del Norte, el secretario del Tesoro ha dicho que las armas económicas suelen funcionar, haciendo referencia a lo que se le ha impuesto de sanciones a Corea del Norte. Además también ha dicho que van a seguir poniendo nuevas sanciones hasta que el país deje de comportarse de mala manera. También, ha amenazado a China directamente porque dice que si China no apoya las sanciones, entonces ellos podrán sanciones al país. Hay que recordar que los bancos públicos principales de China han dejado de tener enlaces comerciales con clientes nuevos en Corea del Norte ante las sospechas de que se estaban utilizando como fuente de financiación.

Pero todo esto del secretario del tesoro es peccata minuta en comparación con el verdadero impulso que podemos tener encima de la mesa y que puede tener lugar en pocas horas: las tecnológicas.

Para variar, en este segmento también está involucrado Donald Trump, ya que parece ser que por vía de la Secretaría de Transportes, se está buscando no hacer de obligado cumplimiento algunas leyes referidas a la seguridad de los coches autónomos, lo que evidentemente aceleraría la producción, desarrollo y comercialización de estos nuevos productos. No nos debe extrañar este movimiento, porque recordemos que el nuevo presidente de los Estados Unidos está a favor de reducir las leyes producto de la crisis financiera para que exista un mayor crecimiento. Pero también debemos ser conscientes de que la rebaja del número de leyes lo que obliga al consumidor es a aprender muchísimo y a no fiarse de nadie, porque será el cliente el responsable de darse cuenta de los engaños. En el caso de los coches autónomos, el problema es mucho mayor porque estamos hablando de vidas humanas, lo que deja espacio para publicidades engañosas o productos inadecuados para personas no lo suficientemente formadas e informadas de los automatismos que tiene el coche, cosa que afecta directamente la seguridad del resto de conductores y peatones.

El principal plato del día, y el punto fuerte de las tecnológicas y su protagonismo en el día de hoy, es la “Keynote” de Apple en donde se espera con verdadero ansia la presentación del iPhone 10º aniversario, aunque ha habido tal cantidad de rumores y supuestas filtraciones que prácticamente parece que no hay nada que no se sepa ya. También aparecerán nuevas versiones de productos ya disponibles, quizá un nuevo sistema operativo y alguna cosa más. No sería de extrañar que hubiese pasos adelante en el plano de los servicios digitales porque la compañía es consciente de que cada día tiene más margen de maniobra en ese sentido y los puntos principales están en el sector de los contenidos digitales para competir directamente con cadenas como Netflix o HBO.

Teniendo cuenta la importancia que tiene Apple en el sector tecnológico y dentro del Dow Jones de industriales, debemos estar atentos por si todo lo presentado es el impulso que necesitan las tecnológicas para acabar de llevar a todo el mundo al alza.                                                    

Otro punto de apoyo no llega desde el sector del crudo. Los operadores ya están viendo la recuperación de los precios por la puesta en marcha de las refinerías y ahora mismo el precio del crudo está por encima de los 48 dólares apoyado en el informe mensual de la OPEP en donde se muestra que hay una mayor perspectiva de demanda y que ellos tienen muy limitada la producción, lo que está reduciendo las reservas.

Luis Javier Diez.

Comenzamos la sesión en Estados Unidos y más o menos parece que se va a desarrollar de forma parecida a la que estamos teniendo en Europa.

Los componentes son los mismos, pero hay alguno más.

Corea del Norte no ha lanzado un nuevo misil este fin de semana ayer uno de los puntos que tenía muy preocupados a los operadores, por lo que ese frente geopolítico pasa a segundo plano, hasta nueva orden.

El huracán Irina ha golpeado con furia florida pero se ha desgastado muy rápidamente, pasando ya a ser una tormenta tropical. La estimación de los daños se ha reducido notablemente y las aseguradoras en Europa son las mejores con incrementos del 2%, así que este mismo movimiento se espera en Estados Unidos. El valor a vigilar es Travelers, que es del Dow Jones y es un apoyo alcista importante.

También, igual que en Europa, hay más búsqueda de riesgo y eso significa menos necesidad de activo refugio, por lo que se espera un aumento de las rentabilidades en el mercado secundario de deuda y también problemas en los metales preciosos, lo que puede afectar de forma indirecta a todo lo relacionado con el oro, minerías inclusive.

Simplemente con esto, vamos a ver la situación a días de los principales índices americanos.

Como podemos observar, la atención sigue estando en el Dow Jones de industriales que sigue tocando la media de 200 sesiones como soporte. Ojo con el de transportes que ha conseguido colocarse por encima del canal bajista y ayer intentó cerrar por encima de dicha media, por lo que un aumento general de los dos, suelen ser buenas noticias.

iws.gif

Ahora, la parte que diferencia Estados Unidos de Europa: Apple.

Está subiendo más del 1%, otro apoyo al Dow Jones y a todo lo relacionado con la tecnología, y valores muy parejos. La cuestión es que mañana tendrá lugar la conferencia donde, entre otras cosas, se hará público la nueva iteración del iPhone, esa que es la que se supone que conmemoraría el 10º aniversario de su nacimiento y que ha revolucionado el planeta entero. También se esperan renovaciones de otros productos y a lo mejor algún software nuevo, pero toda la atención está puesta en el iPhone. Algo que suscita muchísima preocupación es la escalada de precios de todos los nuevos terminales, siendo Samsung, con la nueva versión del Note, tras dejar atrás la granada de mano de la versión 8, la que ha superado la barrera de los 1000 € por unidad. Hay mucha preocupación porque los nuevos modelos superen esa barrera de precio pues podría afectar de forma negativa las ventas.

Hay otros puntos de interés, ya que si va desapareciendo Irma, ahora todo el mundo se va a volcar en las tareas de reconstrucción, algo que la Reserva Federal, por boca de Dudley, dijo que sería bueno para la reactivación de la economía. La cuestión es que los futuros sobre fondos federales no ven subidas de tipos de interés por lo menos hasta agosto de 2018, y esto es algo negativo para el sector bancario.

Vean cómo está el gráfico a meses. El RSI empieza a perder la directriz alcista así que ojo con el posible doble techo que tenemos en marcha. Si se ejecuta, el soporte lo tenemos en los máximos de 2015.

El crudo también reclama sus 15 minutos de gloria, pues el recuento de instalaciones petrolíferas calculado por Baker Hughes nos ofrece que específicamente en Estados Unidos y de crudo ha descendido en tres instalaciones, lo que sería bono para el precio del crudo, además Arabia Saudita diciendo que se podría extender el pacto de reducción de crudo.

Sin embargo, el precio se mantiene por debajo de los 48 $, y más sabiendo que el presidente de Daimler ha dicho que para 2022 Mercedes ofrecerá versión eléctrica para todos sus modelos de combustión interna, por lo que el paso al vehículo eléctrico es imparable y además más pronto de lo esperado.

Luis Javier Diez.

Se espera una apertura bajista en Estados Unidos por el miedo a que sea un fin de semana desastroso con una Corea del Norte que pide otros 15 minutos de gloria con el lanzamiento de otro misil y además los efectos del huracán Irma que pueden aumentar en gran cuantía la devastación producida por Harvey.

Hoy vamos a centrar el tiro en un único aspecto, que tiene ramificaciones y que es lo que principalmente preocupar a los operadores de cara al fin de semana.

Vamos a ponernos en antecedentes: el huracán Harvey devastó Houston y ha generado unas pérdidas que en principio ha sido cuantificadas de 150.000 millones de dólares, casi el 1% del producto interior bruto del país.

Evidentemente, con lo anterior, no tiene mucho sentido seguir la cadencia de las subidas de tipos de interés porque encarecer el dinero cuando hay un sector de la población realmente importante que lo ha perdido todo, puede complicar las cosas a la economía. En este sentido, varios miembros de la Reserva Federal han abogado por una pausa en las subidas de tipos de interés. Además, está la otra parte, la inflación.

El crudo sigue sin ser tan activo inflacionariamente como en el pasado y en estos momentos se coloca por debajo de los 49 $. Cierto es que poco a poco se va volviendo a la normalidad y las refinerías vuelven a estar activas, lo que genera una demanda de crudo y además una producción de gasolina, pero cada día que pasa estamos viendo el anuncio de fabricantes de automóviles que en poco más de tres años se limitarán exclusivamente a la fabricación de modelos 100% eléctricos o híbridos. Esto quiere decir que cuando antes se podía gastar un depósito al mes, se podría alargar a más de dos, por lo que la demanda descendería. Otra cuestión es qué energía se van a utilizar para poder satisfacer la demanda que genere todo un parque automovilístico actual alimentado exclusivamente de energía eléctrica. En general, el nuevo modelo energético se acerca y el precio del crudo lo está notando.

El miedo que hay ahora mismo encima de la mesa es ese segundo huracán llamado Irma  que está pasando por el Caribe y generando destrozos en realmente importantes. En las últimas horas su categoría ha descendido desde 5 a 4, pero porque ha pasado por encima de una isla, en cuanto pise mar otra vez, lo más probable es que gane todavía más fuerza. Va directamente hacia Florida y ya desde las instituciones de emergencia se han atrevido a calificarlo como un fenómeno que puede devastar Estados Unidos.

Como es lógico, sumando los dos huracanes, tenemos una posibilidad de daños muy importante en Estados Unidos que puede lastrar la economía, por lo que también es lógico ver que las rentabilidades de la deuda pública no estén subiendo, sino bajando. Reforzando esta hipótesis, el dólar cada día está más débil y ahora mismo el dólar yen está creando un nuevo mínimo anual, algo que es enemigo de los activos de riesgo.

Este fin de semana podría tocar Florida el huracán Irma y además, Corea del Norte vuelve a solicitar otros 15 minutos de gloria diciendo que a lo mejor prueba un nuevo misil, por lo que es un fin de semana algo complicado como para ponerse a comprar a lo loco en el medio plazo.

Todo lo anterior es lo que principalmente están en la cabeza de todos los operadores ahora mismo.

Como consecuencias más previsibles, hay que seguir vigilando el sector bancario, aunque ayer tuvo un desplome significativo y podría haber algún intento de rebote en el día de hoy, pero también las aseguradoras, que son las que van a tener que poner el dinero encima de la mesa para reparar gran parte de los daños de los huracanes.

También relacionados con el huracán, las aerolíneas están afectadas por dos frentes. El primero, evidentemente el huracán obliga a cancelar vuelos y eso significa ingresos que dejan de recibirse y gastos que se siguen acumulando. Además, la recuperación del precio del crudo hasta la cota de los 50 $ más o menos ha aumentado los costes.

En datos macroeconómicos, poca cosa, ya que 30 minutos después de la apertura tendremos los inventarios mayoristas y podría haber algo de volatilidad.

En el aspecto técnico, seguimos con el corazón en un puño pendientes de ese soporte de la media de 50 sesiones que tiene el Dow Jones de industriales que nos ha parado ya cuatro veces:

iws.gif

Luis Javier Diez.

Se espera una apertura en Wall Street confusa porque a favor tenemos mayor debilidad del USD por fortaleza del EUR tras los comentarios de Draghi, pero por otro lado tenemos el primer dato macro que habla del daño de Harvey.

Septiembre se sabía que no iba a decepcionar nada en absoluto y por el momento no lo está haciendo. Los factores a vigilar están apareciendo por todas partes pero son los bancos centrales los que vuelven a pedir el mando de la situación.

Por parte norteamericana, tenemos una presidenta de la Reserva Federal que lo más seguro es que no renueve su mandato, ha dimitido el número dos por motivos personales y Donald Trump tiene la oportunidad de meter alguien de su órbita. Tenemos unos daños por parte del primer huracán que rozan el 1% del producto interior bruto, viene otro huracán gigantesco que amenaza Florida, así que parece que desgraciadamente los daños no han terminado.

Dos personas relevantes de la Reserva Federal y han dicho que se debería tomar una pausa en la cadencia de las subidas de tipos de interés, lo que es negativo para el dólar.

Además, hoy hemos conocido uno de los datos macroeconómicos que más pegado está al terreno y que son las peticiones de desempleo semanales. Ya estamos en la órbita donde se empieza a ver el daño provocado por el último huracán y fíjense el dato que ha salido:

Las peticiones de paro semanales de la semana del 2 de septiembre suben inesperadamente de 236.000 a 298.000 cuando se esperaba 241.000. 

La media de 4 semanas sube de 236.750 a 250.250. 

El total de perceptores baja de 1,945 millones a 1,940 millones cuando se esperaba 1,950 millones. 

Ojo, porque si miramos el dato de peticiones semanales sin ajustar estacionalmente tiene una subida de 51.637 peticiones nada menos, claramente afectado por el huracán Harvey. 

Esto va a seguir empeorando en las próximas semanas. 

Dato malo para dólar y bueno para bonos. Ligeramente malo para bolsas. 

Aleja posibilidades de subidas de tipos. 

source: tradingeconomics.com

Ya ven, la cota psicológica de los 300.000 prácticamente ha sido alcanzada de golpe, por lo que hay que estar muy atentos al desarrollo de los acontecimientos porque esto puede cambiar el juego de la Reserva Federal.

Siguiendo con los datos macro, tenemos que los costes laborales unitarios del segundo trimestre tienen una fuerte desaceleración pues pasa de un crecimiento del 0,6% a otro del 0,2%, por debajo del 0,3% esperado. No es una noticia especialmente positiva para la inflación.

Bien, ahora cambiamos de acera pasando al viejo continente. Hoy el Banco Central Europeo no ha tocado los tipos de interés de ninguna manera, y vuelve a advertir que seguirán bajos durante mucho tiempo, más allá de la finalización del programa cuantitativo, pero también dice que según las circunstancias de la inflación podría recalibrarse tanto al alza como a la baja. Es decir, que dejan todas las posibilidades abiertas.

Sin embargo, durante la rueda de prensa el BCE ha sido especialmente incisivo en que últimamente los datos macroeconómicos han cambiado las perspectivas tanto de crecimiento como de inflación, además ha sido especialmente especifico hablando del peligro y la incertidumbre que genera un euro alto. Esto es un intento de estocada por medio de una intervención verbal para que el euro no siga subiendo, sin embargo hoy hemos tenido una tercera lectura del producto interior bruto en la zona euro que ha quedado por encima de lo esperado, por encima del trimestre anterior y por encima de las últimas lecturas. Por lo tanto, hay un conjunto de datos macroeconómicos que son favorables para el euro y el hecho de que haya avisado de que la inflación y el crecimiento se ven apoyados, es alcista para el euro. La situación por la que atraviesa Estados Unidos no es favorable para el dólar, así que el euro se está disparando contra el dólar más del 1%.

La consecuencia anterior es lógica, las exportadoras de Europa pueden pasarlo mal, las materias primas pueden verse apoyadas y Estados Unidos tendría a favor un poco más la debilidad del dólar.

Hablando de los movimientos en las divisas siempre tenemos en cuenta la inflación, y hoy tendremos la publicación de los datos oficiales de reservas semanales de crudo donde deberíamos ver los movimientos provocados por el último huracán. Recuerden que las refinerías tuvieron que parar, eso redujo el precio del crudo y subió mucho el de la gasolina, lo que en cierto sentido hablaría de un incremento de las reservas de crudo semanales y un descenso de las de gasolina. Veremos si es verdad.

En el plano técnico, seguimos con muchísima atención el punto de referencia de todo Estados Unidos, que es lo que hace el Dow Jones de industriales con la media de 50 sesiones que ya ha sido tres veces utilizada para parar las ventas.

iws.gif