Sábado, 15 Diciembre 2018

Apertura de Wall Street. Esperando al dato de empleo y buscando un respiro

Se espera una apertura confusa en Estados Unidos Mitras esperamos al dato de creación de empleo el día de mañana y además a la espera de las noticias que se puedan producir en la negociación final sobre el texto que debe firmar Donald Trump de la reforma fiscal.

Seguimos dentro de ese choque de trenes que genera la salida de dinero de las tecnológicas y la entrada en otros sectores. Ya hemos explicado más de una vez que la alta ponderación de las tecnológicas en el buen rendimiento del mercado durante 2017 tiene que notarse en los índices generales porque tenemos algunas de las más importantes repartidas por aquí y por allá, así que mientras las tecnológicas no encuentren un valor adecuado, vamos a tener sufrimientos en forma de volatilidad e incertidumbre.

Para hacernos una composición de lugar, veamos el gráfico a días de los índices principales, donde nos hemos alejado bastante violentamente de la zona de máximos del año con esas grandes velas bajistas del Nasdaq compuesto que son las que han generado todo, pues fue el primero en darse la vuelta, como se puede ver claramente.

Cada rebote que tienen las tecnológicas intenta generar apoyo en el resto de índices, pero estos rebotes aparecen en valores potentes que están lidiando ahora mismo con directrices alcistas que vienen desde hace unos cuantos meses atrás, porque la alta ponderación de estos valores en algunos índices, está generando más de una distorsión en el comportamiento global.

iws.gif

Tampoco debemos olvidarnos de otros factores que generan inestabilidad como por ejemplo el miedo que ha cogido el planeta entero a ese movimiento de Donald Trump de declarar a Jerusalén como capital de Israel y además mover la embajada ahí, lo que ha tenido una respuesta inmediata en Oriente Medio que hace pensar que vamos a contemplar y vivir un repunte de la violencia en la zona.

Otra cosa que genera, no tanto descensos como incertidumbre y espera, es que mañana conoceremos el dato de creación de empleo del mes de noviembre. Hoy las peticiones de desempleo semanales quedan bastante mejor de lo esperado y siguen estando en niveles bajísimos, por lo que no hay a la vista problemas macroeconómicos. Precisamente, dentro de muy poco vamos a tener la última reunión de la Reserva Federal y encima de la mesa está la opinión del presidente de la Reserva Federal de Chicago que dice que todavía no ha tomado la decisión y casi se inclina por votar en contra de la subida de tipos para esperar que la inflación descubra sus cartas en cuanto a comportamiento futuro se refiere.

También han aparecido voces discordantes y en contra de la aplicación de la reforma fiscal en el momento actual, pues creen que la economía ya está funcionando bastante bien como para sacar una medida de ese calibre, ya que sería más efectivo haberla sacado en un momento de crisis que no ahora que todo va bien, ya que puede tener poco efecto sobre la economía y sobrecalentarla demasiado, abocándonos a una recesión en no demasiado tiempo.

La temporada de resultados sigue su curso y hoy hemos conocido:

- Broadcomm presentó ayer tras el cierre unos resultados con unos beneficios por acción de 1,5 dólares, casi dándole la vuelta a las pérdidas de -1,59 dólares que tuvo el mismo período del año pasado. Ajustados son 4,59 dólares, por encima de los 3,92 $ esperados.

Con respecto a las ventas, pasa de 4140 millones de dólares hasta los 4840, ligeramente por encima de lo esperado.

Con respecto a las expectativas, para su primer trimestre fiscal pone el objetivo de las ventas bastante por encima de lo esperado, ya que rondan los 5.300 millones de dólares cuando el mercado tiene en la cabeza no pasar de los 4850.

- Ciena presentó resultados de su último trimestre de 7,32 $ por acción, subiendo fuertemente desde los 0,25 $ del año pasado. Ajustados son 0,46 $, por encima de los 0,44 dólares esperados.

Para las ventas, tenemos un momento que va desde los 716,2 millones de dólares hasta los 744,4, muy por encima de lo esperado.

Como era de esperar, pone encima de la mesa 302 millones de dólares para un programa de recompra de acciones.

Luis Javier Diez.