Jueves, 16 Agosto 2018

Apertura de Wall Street. Los ojos en la Reserva Federal, pero dudas en la inflación y en Trump

Se espera una apertura alcista en Wall Street por más recuperaciones del sector tecnológico y por esperanzas de ver apuntalada la reforma fiscal, pero lo más importante es la espera de fondo a la finalización del FOMC esta tarde. El dato de inflación ha decepcionado por tener una subyacente que no da la talla.

Comenzamos la zona de turbulencias de toda la semana que comienza esta tarde con el final de la reunión de la Reserva Federal, continuará mañana con la del BCE y terminará con el vencimiento trimestral de derivados.

A las ocho de la tarde, hora española, tenemos la presentación del resultado de la reunión, donde prácticamente se descuenta al 100% una subida de 25 puntos básicos para terminar el año pero, mientras esperamos, tenemos cartas encima de la mesa para generar volatilidad.

La idea principal es la de tener un mercado ciertamente dormido hasta que llegue la hora de la Reserva Federal, pero nos hemos encontrado con que el dato de inflación del mes de noviembre nos está moviendo más de lo esperado y que pone cierto contrapunto con respecto al de precios de producción industrial que conocimos hace bien poco y que ayudó a reducir aún más la fortaleza del euro. La cuestión es que la cifra general de inflación crece lo esperado, pero la subyacente se ha quedado corta. Las energías son las principales impulsoras de la cifra general de inflación, pero sin éstas, falta cierto impulso en el interior de la economía. De hecho, los salarios han descendido en su media semanal sin contar la inflación, lo que no ha gustado nada al mercado.

El resultado es que el dólar ha perdido fuerza en prácticamente todos los cruces, la rentabilidad de la renta fija en Estados Unidos ha descendido y eso está creando movimientos en los activos de riesgo, sobre todo en Europa porque todo fortalecimiento del euro nos sienta mal influenciados por el efecto negativo en las exportadoras. Además el euro cuenta con el apoyo de buenos datos macroeconómicos como una confirmación de la inflación en Alemania del 1,8% y además incrementos de la producción industrial tanto en Italia como en la zona euro, por lo que ahora encontramos todo de golpe favorable para el euro y las cosas que compensaban en el dólar han disminuido.

Mientras esperamos a la Reserva Federal, también se va a tener mucho en cuenta lo que pueda pasar con la reforma fiscal porque Donald Trump quiere comer con las personas encargadas de negociar el texto final que intentará aunar las dos propuestas diferentes sobre la reforma fiscal que se hicieron por parte del Senado y por parte de la Cámara de representantes. Todavía hay mucho que discutir aunque, evidentemente, hay algunos nexos de unión, pero nadie quiere lanzar las campanas al vuelo porque algunas personas ya han mostrado públicamente que votarán en contra, lo que ha aumentado el miedo a que haya un revés importante porque en una carrera al Senado en un Estado, Donald Trump ha salido perdedor, por lo que otra vez aparece ligeramente de fondo el miedo a que la reforma fiscal sea una especie de segunda parte de la reforma sanitaria. De hecho, los demócratas están diciendo que los republicanos deben posponer la votación sobre la reforma fiscal hasta que el nuevo senador demócrata en Alabama tome posesión de su asiento.

En los datos de inflación hemos visto que las energías son el principal motivo de incremento y el Instituto API cree que vamos a tener un descenso de la reservas semanales de crudo de 7 millones de barriles mientras vamos a tener incremento de la reservas tanto en destilados como en gasolina. La OPEP, en su informe mensual, ve equilibrio del mercado a finales de 2018 como resultado de esa extensión del acuerdo de reducción de la producción en la primera mitad del año, sin embargo por debajo del sector se están empezando a cocer factores que hacen que debamos tener muchísimo cuidado con su futuro a medio y largo plazo, ya que el liderazgo contra el cambio climático que está ejerciendo el presidente de la República francesa, ahora que Estados Unidos se desentiende del tema, está ganando adeptos y algunas instituciones financieras realmente potentes han dicho públicamente que van a recortar su exposición y financiación a nuevos proyectos que tengan que ver con energías fósiles como por ejemplo el carbón, crudo y gas. Por lo tanto, parece que vamos a tener una lucha que es negativa para el sector en el largo plazo, además de la implantación de los coches eléctricos que van a reducir sustancialmente la demanda. Por eso, debemos tener muchísimo cuidado con el desarrollo de los acontecimientos porque puede que más de uno se quede atrapado pensando lo que no es, , ya que prácticamente todo se centra en la evolución del precio del crudo y poco se tiene en cuenta la demanda final a largo plazo.

En el aspecto técnico, no debemos perder de vista que el viernes tenemos recibido trimestral de derivados y estamos rondando la zona de máximos anuales, por lo que todos los eventos están muy juntos y cualquier decepción puede desencadenar efectos bastante potentes. Si se fijan en los gráficos adjuntos, ayer cerramos lejos de los máximos del día y eso abre jugadas y estrategias de movimiento de todo tipo, aunque la más clara es un posible doble techo. Por lo tanto, mucho cuidado con alguna cosa que pueda decir la Reserva Federal en cuanto a perspectivas económicas o de subidas de tipos superiores a lo esperado, porque una aceleración sentaría mal al mercado.

iws.gif

En cuanto valores concretos tenemos:

AT&T está experimentando en una localidad de Estados Unidos y otra extranjera el servicio de Internet por vía eléctrica, con el objetivo de acercar Internet a áreas rurales, pero si todo sale bien no descarta implantarlo en zonas más importantes.

Walt Disney está muy vigilada por el acuerdo para comprar los activos de la FOX y además por el estilo de la última película de la guerra de las galaxias.

Las dos acciones más populares de bricolaje en Estados Unidos, Lowe’s y Home Depot, tienen recomendaciones de compra.

Eli Lilly ha actualizado sus expectativas de beneficios ajustados por acción en 2018 que están dentro de lo esperado por el mercado, además de avisar de que durante 2018 espera que algunos tratan netos experimentales considera salir al mercado.

Luis Javier Diez.