Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura en Wall Street. Dato de creación de empleo que se cubre con la reforma fiscal

Se espera una apertura alcista en Estados Unidos con un dato de creación de empleo que decepciona pero que se toma como cierta buena base para la aplicación y efectos de la reforma fiscal.

Comenzamos la última sesión de la semana en Estados Unidos fijándonos en la estabilidad de los datos macroeconómicos que no es otro que el de creación de empleo de Estados Unidos que en este caso es del mes de diciembre.

A continuación tienen todos los datos y en adelanto, no es ni de lejos lo que apuntaba el ADP.

Ya tenemos aquí el dato más esperado de toda la semana que no es otro que el de creación de empleo en Estados Unidos en el mes de diciembre. Dicha cifra arroja una creación de 148.000 empleos, muy por debajo de los 190.000 esperados y además decepcionantemente lejos de los 250.000 marcados por la consultora ADP.

El dato de noviembre se revisa al alza desde 228.000 a 252.000, por lo que en cierto sentido se compensa un poco el disgusto. El dato de octubre también se revisa pero a la baja, pasando de 244.000 a 211.000.

La tasa de desempleo se mantiene en el 4,1%, lo esperado.

La tasa de participación de la fuerza laboral se mantiene en el 62,7%, también lo esperado.

La creación de empleo privado es de 146.000, bastante lejos de los 185.000 esperados pero se intenta compensar con una revisión al alza del dato de noviembre que pasa de 221.000 hasta los 239.000.

La creación de empleo gubernamental es de 2000 y se revisa la cifra de noviembre de 7000 hasta los 13.000.

La creación de empleo en las fábricas es de 25.000, mucho mejor que los 15.000 esperados y no hay revisiones.

En la producción de bienes hay una creación de 55.000, en la construcción 30.000 y servicios 91.000, pero ojo porque en las minoristas hay un descenso de -20.300.

La media salarial del sector privado mejora el 0,3%, lo esperado, pero el mes de noviembre se revisa a la baja del 0,2% al 0,1%. En la interanual el crecimiento es del 2,5%, lo esperado y el mes de noviembre se revisa a la baja del 2,5% al 2,4%.

La media de horas trabajadas es de 34,5 horas, lo esperado y no hay revisiones.

Por lo tanto, tenemos una nueva cifra de creación de empleo y ya enganchamos unas cuantas muy seguidas, quitando algún susto que otro, pero no estamos ofreciendo el rendimiento que se esperaba. Esto tiene una consecuencia directa sobre el dólar, porque no es positivo para él. Punto es positivo para los bonos y debería ser algo decepcionante para los mercados.

La cuestión ahora es que tenemos que digerir una situación especial. Por un lado tenemos que la creación de empleo no es tan alta como se esperaba, está bastante lejos de las estimaciones más optimistas, pero por otro lado encaminamos un mes más con una creación muy alta, rondando los 150.000. Evidentemente, es una señal buena para el dólar a medias. En un primer impacto es negativo porque se esperaba mucho más, pero la tendencia sigue siendo positiva para la economía de Estados Unidos. Ahora, muchos son los que están intentando mirar más allá del propio dato teniendo en cuenta que durante el primer trimestre de 2018 se va a aplicar la reforma fiscal, por lo que partimos de un área entre 150.000 y los 200.000 de creación de empleo y esa reforma fiscal puede acelerar la situación, por lo que hay bastante pelea en el mercado de divisas para saber si esto al final acaba aumentando las perspectivas de fortaleza del dólar o simplemente hay una cierta compensación y no acaba de acelerar lo que debiera. De cualquier modo, no hay variación alguna en lo que espera hacer la Reserva Federal porque hasta la próxima reunión hay todavía más datos de creación de empleo y además una nueva presidencia, por lo que todo el mundo mantiene la calma.

Hablando de reforma fiscal, recuerden que hace unas semanas Goldman Sachs dijo que la reforma fiscal iba a tener un impacto negativo en sus beneficios de 5000 millones por el impacto que tendría en los impuestos que se pagan por la repatriación de beneficios. Ahora es Morgan Stanley el que dice que el impacto negativo será para ellos de 1250 millones de dólares y ya han provisionado esa cantidad.

Siguiendo con la atención en el dólar y los datos macroeconómicos, también hemos conocido el déficit fiscal de Estados Unidos del mes de noviembre que alcanza los 50.500 millones de dólares, el más alto desde enero de 2012, lo que es un resultado negativo para el dólar, ya que para comprar bienes en el exterior debes vender tu moneda para comprar la otra moneda en la que cotiza ese activo.

Esto no termina aquí, ya que 30 minutos después de la apertura tendremos los pedidos a fábrica y también el ISM de no manufacturas, así que podemos tener movimiento en ese momento.

A semanas, pueden ver que el comienzo del 2018 no trae problemas por el momento.

iws.gif

Luis Javier Diez.