Lunes, 15 Octubre 2018

Apertura en Wall Street.Todo el mundo espera rebote pero la presión sobre la inflación no cesa

Se espera una apertura bajista en Wall Street con más ambiente de corrección para tener en cuenta la presión de la inflación y el encarecimiento de la financiación.

Comenzamos la semana muy pendientes de la situación técnica y de las consecuencias de los fortísimos descensos que tuvimos el viernes pasado cuando conocimos que en el dato de creación de empleo de Estados Unidos del mes de enero, la interanual del incremento de los salarios medios se había disparado, por lo que todo mundo asumió que cada día se está más cerca de una aceleración de subidas de tipos de interés, así que a todo el mundo le dio por salir por la misma puerta, lo que provocó estos fuertes descensos y subidas de tipos de interés en el mercado secundario.

De momento no hay pánico como tal, pero sí hay un reconocimiento de que la situación y los precios de los activos se están ajustando a la realidad, y es que la Reserva Federal lo ha dicho por activa y por pasiva no sólo en sus comunicados sino también en sus intervenciones verbales a través de todos sus componentes, que el mercado estaba haciendo caso omiso a todas las advertencias de que se estaba pasando por alto el peligro que representa la mejora de la economía norteamericana con respecto a la inflación y el camino que lleva la Reserva Federal.

Como es lógico pensar, tras un desplome semejante todo el mundo está pendiente de un rebote, pero antes de la apertura no hemos conseguido pasar a positivo en los activos de riesgo europeos porque el Globex tampoco ha conseguido rebotar y tras ganar cierta altura se ha puesto a atacar los mínimos del día, creando otros nuevos, pero no generando una nueva oleada de ventas. Por lo tanto, el área más o menos se sostiene pero hay una tensión muy alta en el ambiente.

La expectativa de inflación sigue exactamente igual de encima de la mesa que lo estaba el viernes pasado porque hoy hemos tenido datos macroeconómicos de China mejores de lo esperado, en forma de indicadores de directores de compra que apuntan a estabilización de crecimiento en el país, y además estos mismos indicadores han salido positivos en la zona euro, por lo que la marcha de la economía sigue y la presión sobre los bancos centrales no afloja.

Hoy tendremos más oportunidades de confirmar esto, ya que 15 minutos después de la apertura tendremos el índice de directores de compra de Estados Unidos del mes de enero, tanto el de servicios como el compuesto. 30 minutos después de la apertura tendremos el ISM de no manufacturas y especialmente habrá que estar atentos a las subastas de deuda a 3 y 6 meses por si sigue subiendo los tipos de interés, ya que durante todo el día hemos estado viendo que las notas a 10 años están rozando ya el 2,9% donde hay una resistencia muy importante en la zona del 3%.

La temporada de resultados frena en cuanto a suministro de nombres importantes y nos quedamos con uno nada más:

- Bristol-Myers Squibb presenta unos resultados con unas pérdidas de -1,42 $ desde unos beneficios de 0,53 dólares del año pasado. Ajustados son beneficios de 0,68 $, por encima de los 0,67 $ que el mercado tenía pensado.

Como en otros valores, la razón de las pérdidas es el impacto de la reforma fiscal que en este caso aumenta hasta los 2900 millones de dólares.

Para las ventas, se pasa de 5240 millones de dólares hasta los 5450, por encima de lo esperado.

Para 2018, las horquillas se mueven este 3,15 $ y los 3,3 $ para los beneficios ajustados por la acción, más o menos en lo esperado.

De momento parece que el mercado se lo toma bien y sube más del 3% en preapertura.

En valores concretos, el sector financiero y el sector energético están bajo vigilancia.

Con respecto sector energético, hoy hemos conocido que el recuento de instalaciones petrolíferas realizado por Baker Hughes ofrece un incremento de 6 instalaciones dentro de Estados Unidos y exclusivamente en instalaciones de crudo, lo que aumenta la sensación de que la producción va a seguir subiendo, lo que está haciendo que el precio del crudo esté ligeramente por debajo de los 65 $. Con esto, están empezando a moverse muchas recomendaciones de compra con respecto a Exxon y Chevron que fueron los pesos negativos que acabaron haciendo muchísimo daño al Dow Jones de industriales.

Dentro de sector financiero, malas noticias que llegan para Wells Fargo porque la Reserva Federal les ha impedido aumentar los activos, así que tiene muchísimos problemas porque no puede crecer en una época de crecimiento. Esto está afectando negativamente al resto de valores del sector y hay que vigilar lo de cerca porque la bajada es contundente, cerca del -8%.

También el sector de los semiconductores está movido porque Qualcomm y Broadcom tienen noticias corporativas. Broadcom, parece ser que quiere aumentar su oferta de compra por la primera y se está generando muchísimo movimiento, en especial sube la segunda y la primera cae.

En el aspecto técnico nos quedamos en los gráficos a días. Pueden ver perfectamente que ya tuvimos un aviso de problemas en enero con esa gran vela bajista que supuso un máximo en el Dow Jones de transportes y en donde se empezó a gestar una divergencia bajista que al final se ha cobrado su precio. De la misma manera, ahora todo el mundo está muy pendientes de lo que pase con la media de 50 sesiones porque el Dow Jones de transporte la tiene a tiro y ya veremos si conseguimos rebotar en esa zona o nos vamos a ir a buscarla de cabeza en el resto, algo que hablaría acerca de que los inversores están sopesando si la situación está como para aceptar que hemos empeorado con respecto a la media móvil del último trimestre, aunque si es por los tipos de interés en el mercado secundario, es evidente que sí.

iws.gif

Luis Javier Diez.