Sábado, 18 Agosto 2018

Apertura en Wall Street. Otro intento de rebote mientras Amazon se come el mundo

Se espera una apertura alcista buscando otra vez una recuperación del desplome de ayer pero con los ojos puestos en el sector de transportes porque Amazon sigue comiéndose el mundo sector a sector.

Cerramos la semana en los mercados norteamericanos otra vez con el miedo en el cuerpo por saber qué puede pasar tras el duro desplome que tuvimos en el día de ayer una vez cerrada la sesión en Europa.

Debemos seguir poniendo las cosas en perspectiva y no perder de vista la hipótesis de trabajo que hay ahora mismo sobre lo que está pasando. Recuerden que todo el miedo comenzó cuando vimos el fuerte repunte del incremento interanual de los salarios en el dato de creación de empleo del mes de enero en Estados Unidos. A partir de ahí empezó todo el miedo porque se pensaba que íbamos a tener una aceleración de las subidas de tipos de interés. La Reserva Federal se puso manos a la obra quitando hierro a todo el asunto e incluso algunos decían que les gustaría esperar un poco más hasta tener una señal clara de que la inflación se puede sostener a sí misma, pero todo empeoró en el día de ayer cuando el Banco de Inglaterra dijo que se estaba acercando antes de lo previsto subir sus propios tipos de interés, por lo que el pánico volvió otra vez a los mercados.

Ese pánico tiene una doble vía, no sólo por lo que pueda pasar en el apartado macroeconómico, sino porque vuelve a resurgir fuertemente la volatilidad, esa vieja amiga que hacía muchos años que no aparecía. Con la llegada de Donald Trump y la puesta en marcha de la reforma fiscal, los mercados volvieron otra vez a subir de forma casi incontrolada, así que muchísimas personas metieron dinero en los activos de riesgo y además en instrumentos parecidos a los fondos de inversión pero que ofrecían una entrada más rápida, y sobre todo salida. La atracción de la no volatilidad y una tendencia alcista hizo que hubiese demasiado dinero dentro de la renta variable a través de algunos instrumentos. En cuanto la volatilidad apareció, todo el mundo intentó salir por la misma puerta y eso es lo que provocó los fuertes descensos que hemos estado sufriendo. Por otro lado, el trading algorítmico añadió bastantes puntos a la volatilidad y además aquellos que seguían apostando a una volatilidad baja literalmente fueron borrados del mapa.

Si a todo lo anterior le unimos una muestra de interés vendedor en los gráficos de días de los índices principales de Estados Unidos porque fuimos incapaces de colocarnos por encima de la media de 50 sesiones, pues tenemos el efecto técnico de un incremento de las ventas buscando perder los mínimos del mes, tal como paso en el día de ayer.

iws.gif

Ahora, volvemos a estar pendientes del corto plazo porque en el nocturno la media de 50 en gráficos de 30 minutos sigue siendo resistencia y ayer no se superó. Ahora volvemos otra vez a acercarnos a la misma media y todo el mundo está pendiente de lo que pueda pasar por si rompemos empezamos a tener una recuperación de corto plazo un poco más sostenible, o volvemos a amenazar la zona de mínimos de ayer. En estos momentos hemos atacado los mínimos de ayer pero hemos sufrido un pequeño rebote, a la espera de lo que pueda pasar en la sesión de hoy.

Y la sesión de hoy va a ser muy especial porque… Otra vez Amazon amenaza a otro sector.

Si, como lo oyen, Amazon puso patas arriba el sector de bienes de consumo básico cuando compró aquella cadena de supermercados, lo que hizo que todo el mundo se pusiese a descontar una guerra de precios impresionante, la táctica habitual de Amazon, ya que era el primer paso para poder tener presencia física en vez de virtual. Pues ahora quien se está desplomando son las famosas UPS y FedEx porque han aparecido informaciones acerca de que Amazon está preparando su propia red de distribución, así que poco a poco se va buscando la cuadratura del círculo para poder tocar todos los palos y ofrecer un servicio de principio a fin dentro de la propia empresa. Con la cantidad de volumen que mueve Amazon, está claro que estos servicios pueden tener muchísimos problemas para poder competir y, sobre todo, sobrevivir. Por esto, el Dow Jones de transportes debe ser vigilado de forma muy constante ya que puede todavía aumentar más la divergencia bajista que fue desarrollando hace unas cuantas sesiones con el resto de índices y que al final ha pasado factura las valoraciones.

Pero todavía hay más, porque la parte política también reclama su sitio. Recuerden que hace poco tuvimos un cierre del Gobierno por falta de presupuesto, pero es que ahora hay un segundo cierre, aunque parece que éste va a durar mucho menos porque se va a aumentar el techo de gasto. Esto del techo de gasto es una cosa muy bonita para intentar decir a los ciudadanos que se está controlando el déficit, pero la realidad es que cada vez que llega el momento de apretarse el cinturón lo único que se hace subir el techo de gasto otra vez y damos una patada a la lata hasta encontrárnosla un poco más adelante. Eso sí, esa patada a la lata es uno de los factores por lo que está subiendo la rentabilidad en Estados Unidos, porque cuanto más gasto haya y más aumenta el déficit por la reforma fiscal, más endeudamiento tiene que existir, así que el aumento de emisión de deuda es un aumento de oferta que está haciendo subir los tipos de interés, sumado todo a los problemas de la renta fija que vienen derivados de la expectativa de una aceleración de los tipos de interés y de la inflación.

Luis Javier Diez.