Sábado, 15 Diciembre 2018

Apertura en Wall Street. El mercado examina de cerca las consecuencias de la tensión por una guerra comercial

Se espera una apertura en Wall Street bajista una pasadas las citas políticas en Europa, que no se han resuelto de manera satisfactoria, pero la preocupación principal es el cruce de declaraciones de Trump con otros continentes sobre la guerra comercial que se asoma.

Comienza la semana en Estados Unidos en donde la política y la geopolítica ocupan un lugar destacado, exactamente igual que en Europa. Se mira de reojo la inestabilidad que puede entrar por parte del resultado de las elecciones italianas en el seno de la Unión Europea, aunque mientras Francia y Alemania estén bien, la situación sigue calmada. El problema es que tengamos una segunda ronda de los mismos problemas que puso encima de la mesa Grecia con esos referéndums de entrada, salida, mantenimiento, o salida de la zona euro, una especie de matrimonio de conveniencia entre la extrema izquierda la extrema derecha con ese frente en común, aunque la realidad sea de inestabilidad total para el país tanto presente como futura.

Estados Unidos tiene sus propios problemas y es lo que parece que más está preocupando en estos momentos, ya que hay una especie de ataque masivo desde todas partes para intentar parar a Donald Trump con la imposición de aranceles a algunas materias primas y además que haya una escalada que se traduzca en una guerra comercial con todos los países de su alrededor, exactamente todos, porque tanto Canadá como México han mostrado su preocupación por ese movimiento. Este fin de semana ya ha habido cruce de declaraciones entre Europa y Estados Unidos por dichos aranceles que amenazan con una escalada que no se sabe dónde puede parar, pero lo que sí puede parar, sin ninguna duda, es la marcha de la economía.

A tener muy en cuenta el comentario de Moody’s que se ha atrevido, fíjense hasta qué punto la situación será grave, a ponerle cifras a lo que puede pasar con esos aranceles al acero, por ejemplo. Se ha puesto a contar y dice que hay 140.000 empleos directos en el sector acerero dentro de Estados Unidos, el que se supone que quiere proteger Donald Trump, pero dentro de la industria que consume acero, que lo tiene como materia prima, hay cerca de 6,5 millones de empleos. Por lo tanto, las cuentas no salen, ya que la protección a un sector muy minoritario, puede destrozar otros muchos muy mayoritarios. La cuestión otra vez son las promesas electorales en las zonas donde está su granero principal de votos. Además, ha sonado fatal el comentario acerca de que se pregunta si sería posible en Estados Unidos que hubiese un presidente de por vida, un movimiento muy parecido al que está aparecido en China. Por lo tanto, que un presidente de Estados Unidos se haga esa pregunta, es una amenaza clara a su propia democracia, o por lo menos tal como está planteado en estos momentos. Con una guerra comercial a las puertas, preguntándose de si puede eliminar las elecciones para perpetuarse en el poder, es una situación altamente preocupante que puede ser extraordinariamente bien aprovechada por otros países que andan buscando desestabilidad mundial, como puede ser Rusia. Por lo tanto, parece que el péndulo del ciclo de la humanidad ha llegado a un cierto recorrido final de la globalización y estamos dando una marcha atrás bastante preocupante.

Nadie sabe lo que puede pasar, pero tal como se han colocado las piezas políticas encima de la mesa, ahora todo el mundo está mirando lo que se llaman los “datos blandos”, que no son otra cosa más que las encuestas de sentimiento y voluntad de acción, como pueden ser los índices de directores de compra. La cuestión es que si estos índices de directores de compra empezasen a descender de manera clara de ahora en adelante, sería un aviso de que todo el mundo está jugando un papel de precaución en vez de ir al ataque y aprovechar la economía. Lo normal es que de momento el mercado se quede con un cruce de declaraciones parecido al que tuvimos con Corea del Norte, donde al final, por fortuna, no pasó nada. Se tiene en cuenta la situación de fondo, pero hasta que no haya pasos reales, probablemente las empresas no pasen a la defensiva.

Con respecto a los datos macroeconómicos, 15 minutos después de la apertura tendremos el índice de directores de compra del mes de febrero tanto del sector servicios como el compuesto. 30 minutos después de la apertura el ISM de no manufacturas.

En el apartado técnico, se tiene en cuenta la vuelta al alza de la sesión del viernes, precisamente mostrando cautela por que pudiese pasar el sábado y el domingo. Ahora hay que estar atentos y tomar como referencia la zona de mínimos del viernes porque tenemos algunas velas de vuelta que podrían intentar crear una especie de suelo de corto plazo neutralizando las envolventes bajistas que tuvimos en la zona de máximos del rebote del mes pasado. En general, se toma como referencia el nivel comentado y hay que dejar evolucionar al mercado.

iws.gif

Valores destacados hoy:

Amazon sigue dando pasos para engullir otros tipos de servicios y se ha apostó en contacto con JP Morgan para poder ofrecer soluciones bancarias intermedias a los que no disponen de ningún tipo de servicio bancario y una cuenta bancaria tradicional, lo que iría más bien destinado a personas jóvenes con dificultades para cumplir los requisitos.

Microchip Technology tiene buenas noticias porque han subido a comprar desde mantener en Mizuho.

Luis Javier Diez.