Domingo, 16 Diciembre 2018

Apertura en Estados Unidos. Dato de inflación y política

Se espera una apertura alcista en Estados Unidos tras ver que la inflación no está acelerando más de lo debido pero supone un punto en contra ver que hay nuevos cambios en el equipo de gobierno de Estados Unidos, lo que genera incertidumbre.

Nos adentramos en una nueva sesión en Estados Unidos y ya queda un día menos para ese momento importante que es el vencimiento trimestral de derivados que tendremos el viernes que viene. Hoy, dos factores importantes que no son otros que el dato de inflación del mes de febrero y además nuevas acciones políticas por parte de Donald Trump.

Con respecto al dato de IPC, muy esperado por parte de todo el mundo para ver si se confirmada esa relajación de la presión sobre la inflación que conocimos el viernes con una reducción de la cifra de incremento interanual del salario medio.  Aquí tienen los datos.

El IPC general de febrero sube 0,2% para ser exactos el +1,1501%, y era lo esperado. Pero es importante fijarse que no han dado +0,1% más bajo de lo esperado, por los pelos en el redondeo. 

La subyacente sube 0,1% para ser exactos +0,1818% que era lo esperado. De nuevo un +0,2% pero por el redondeo. 

La interanual +2,2% que era lo esperado y la interanual de la subyacente +1,8% que era lo esperado. 

No aparecen tensiones peligrosas y es importante fijarse que el dato no ha quedado un poco más bajo de lo esperado, por los redondeos. 

Por ello no es tan neutral del todo como parece, por lo que lo dejamos en ligeramente favorable para bolsas y bonos, y ligeramente desfavorable para dólar. 

Además, hay que añadir que los salarios sin contar la inflación suba justo lo esperado, hasta el 0,3% desde un descenso de -0,6% la lectura anterior.

La reacción negativa del dólar ha sido evidente pues ha salido de los máximos del día en su cruce contra el yen y además el eurodólar ha tenido un movimiento importante poder superar la resistencia de la media de 200 en gráficos de 30 minutos. Además, tampoco ha presionado a las rentabilidades en el mercado secundario para subir, donde también los mercados de riesgo han encontrado un motivo para intentar subir un poco más.

Sin embargo, la otra cara de la moneda la tenemos otra vez en las políticas de Donald Trump, con anuncios que han sorprendido al mercado y que nos han sacado de los máximos del día en los activos de riesgo.

Primero de todo, hay que decir que estamos lejos de los máximos del día en los mercados europeos porque esa debilidad del dólar se traduce en fortaleza del euro, lo que viene mal a todas las exportadoras y recuerden que seguimos peleándonos en la directriz bajista que viene desde los máximos de la crisis, por lo que un cambio de dirección en este par sería negativo para nuestra economía.

No ha sentado bien al mercado la destitución de su Secretario de Estado, así que entre destituciones y dimisiones, parece una especie de partido de baloncesto en donde se suceden los cambios de forma constante y encima no repite nadie dos veces. Por lo tanto, la inestabilidad en el equipo de gobierno no favorece precisamente la idea de estabilidad en las políticas de Donald Trump, más allá de todas aquellas en las que él tiene empeño personal.

Además, el sector tecnológico está hoy de capa caída por esa intervención para parar esa operación corporativa entre Broadcom y Qualcomm en donde se ve un movimiento para perjudicar a China, ya que dicha operación daría una posición privilegiada fabricante chino Huawei, considerado como peligroso por poder ser un vector de espionaje.

Lo anterior se toma como una especie de avanzadilla en la guerra comercial y un primer paso a los siguientes movimientos que podrían aparecer contra China, algo que no debería asustarnos porque Europa hace tiempo que se puso en alerta porque tras la crisis las empresas muy potentes de Europa fueron asequibles en términos económicos desde China, que tiene una posición privilegiada tras la salida de la crisis. Siendo conscientes de que podría haber tentáculos importantes dentro de los países occidentales desde el gigante asiático, se ha puesto todo el mundo a la defensiva para intentar minimizar esos riesgos. Además, el giro político que ha dado China con ese cambio de la Constitución para poder permitir que su líder actual se perpetúe en el poder, y además las alabanzas a dicha persona, que recuerdan mucho al régimen de Corea del Norte, pues pone nervioso a más de uno por si están jugando a dos barajas, con una expansión económica generando intereses e influencias muy importantes en occidente, pero desde una ausencia de democracia con un giro hacia un régimen parecido al de Corea del Norte. Es decir, una mezcla de cosas que la gente no acaba de ver clara porque en vez de haber una influencia capitalista, lo que hay es una extensión de poder político dentro de sectores fundamentales de las economías occidentales.

En fin, historias políticas que ponen nervioso a todo el mundo y no debemos olvidar que faltan menos de dos semanas para que los aranceles entren en acción y tenemos el vencimiento trimestral de derivados el viernes que viene, justo más o menos a mitad de camino. Por lo tanto, según se vayan desarrollando los acontecimientos, lo que pase después del vencimiento es muy importante porque la amenaza de guerra comercial está encima de la mesa, y además quitar a su secretario de Estado para ser sustituido por el director de la CIA, no es un movimiento de buena valoración.

En el aspecto técnico, estamos más o situación parecida a la de ayer, pendientes del ejercicio como resistencia de la media de 50 sesiones que nos ha parado tanto en el NYSE como en el Dow Jones de industriales y transportes.

ieu.gif

Luis Javier Diez.