Jueves, 16 Agosto 2018

Al cierre. Sesión positiva en Europa en donde las divisas han jugado un papel decisivo tras ver que Alemania toma con cautela la amenaza de la guerra comercial

En realidad toda la atención del día está centrada en el resultado de la reunión de la Reserva Federal que tendrá lugar el día de mañana, por lo que se respira cierto ambiente de neutralidad, con movimientos que intentan ser aprovechados en el intradía. Además, las redes sociales están altísimamente en el foco de la noticia por nuevos desplomes tanto en Twitter como en Facebook, que se sitúa ya por debajo de la media de 200 sesiones.

Están corriendo ríos de tinta sobre esa fuga de datos de 50 millones de usuarios por parte de una compañía que estaba relacionada con la campaña electoral de Donald Trump en las pasadas elecciones presidenciales. La cuestión es que ha sido la gota que ha colmado el vaso y cada vez hay más miedo y preocupación acerca de las consecuencias de las nuevas tecnologías en la sociedad, e incluso se llega a presentar la pregunta de si en realidad vamos a ver mejoras económicas o simplemente estamos creando tecnologías destructoras que lo único que hacen es distraer a la sociedad e impiden que exista un aumento de productividad que es lo que se busca desesperadamente.

Todo el mundo tiene claro que el escándalo de las noticias falsas y el odio a través de las redes sociales acabará en una mayor regulación, cosa que acabará pasando factura a los ingresos por publicidad y expansión de estas compañías, pero se sigue viendo de modo positivo porque hasta que realmente aparezca dicha legislación, todavía hay cierto sostenimiento de los ingresos porque no hay impedimentos a los mismos.

Por lo tanto, las tecnológicas y en concreto los FAANG+ han vuelto a tener problemas en Estados Unidos, y de forma indirecta también han traído problemas a las telecomunicaciones, ya que estas nuevas tecnologías son las que nos han enganchado todavía más a Internet, por lo que si desaparecen los alicientes al consumidor, al final podríamos ver cierto estancamiento en la expansión de los operadores. El miedo es libre, así que en un primer vistazo de las consecuencias de los problemas en las redes sociales, antes o después acabará atacando a las operadoras.

Estados Unidos sigue teniendo problemas por las tecnológicas, pero Europa se ha salvado de la quema porque hoy hemos conocido el dato de confianza empresarial del Instituto ZEW del mes de marzo en donde ha quedado mucho peor de lo esperado, cercano a cero, solo cinco desde 17. Dicen que es por la perspectiva de una guerra comercial, así que todo el mundo está muy cauteloso. Es una evidencia más de que la guerra comercial reducirá el crecimiento mundial. En cuanto hemos sabido el dato, el euro se ha alejado muchísimo de los máximos del día, ha atacado los mínimos de la semana pasada, así que Europa y las exportadoras han conseguido despertar un poco y conseguir alejarse de los mínimos de la sesión y cerrar en positivo.

Por otro lado, nos hemos visto apoyados porque el banco de España ha subido las previsiones de crecimiento en el período entre 2018 y 2020.

Lo anterior debería haber sido positivo para el euro, pero los precios de producción industrial en Alemania han quedado peor de lo esperado y además el IPC en Reino Unido también ha descendido, junto con una confianza del consumidor en la zona euro que se mantiene muy cercano a cero, repite cifras 0,1, así que hay algunos datos que están empezando a sostenerse de un hilo, aunque las perspectivas económicas sigan siendo positivas para la economía.

El sector tecnológico tampoco se ha podido esconder de la decepción que han supuesto los resultados de Oracle, pues ha tenido un desplome cercano al -9% porque ha habido algunas partidas de tecnología en la nube, como el software como servicio, que ha quedado peor de lo esperado, por lo que ha saltado la alarma en el sentido de si quizá hemos llegado a la máxima absorción por parte de los clientes de toda la tecnología en la nube, algo que sería una decepción porque de momento no compensa toda la inversión realizada.

El respiro que nos ha dado el euro ha conseguido compensar las malas noticias del sector de automoción y recambios en Alemania, pues Volkswagen puede ver ampliada su investigación sobre la manipulación de las emisiones contaminantes con otra de manipulación de mercado. Además, Daimler ha tenido una rebaja de recomendación porque algunos brokers no se fían de cómo pueda ser la relación con uno de los inversores chinos que más participación tiene, aunque creen que se mantendrá al margen y solamente estará ahí por si hay alguna colaboración en China.

En el plano técnico, en Europa hay pocas modificaciones porque seguimos dentro del rango de movimiento del viernes pasado, a la espera de lo que pueda pasar con la Reserva Federal, su movimiento en el Euro Dólar y reacción en consecuencia.

ieu.gif