Jueves, 13 Diciembre 2018

Apertura de Wall Street. Empleo y China

Se espera una apertura bajista por miedo otra vez a más guerra comercial antes de negociaciones y una digestión difícil del dato de creación de empleo.

Entramos en la última sesión de la semana en donde hay dos protagonistas muy claros, aunque podríamos añadir un tercero, el que lo ha iniciado todo.

En concreto, nada más comenzar la mañana nos encontramos con que Donald Trump fue consciente del empate de la situación en la guerra comercial con China y aumenta la apuesta a 100.000 millones de dólares en aranceles. El mercado se ha asustado porque ya pensábamos que estábamos en una situación en donde ya lo siguiente es entrar en unas negociaciones, pero parece que todavía hay margen para subir la apuesta. Justo cuando hemos conocido el dato de creación de empleo del mes de marzo, el otro protagonista, China ha dicho que está listo para hacer exactamente lo mismo y que en las condiciones actuales es imposible negociar, por lo que parece que seguimos en una partida de póquer en Las Vegas en donde ahora estamos esperando la subida de la apuesta por parte China.

En cuanto al protagonista del día, el dato de creación de empleo del mes de marzo, ha sido decepcionante, apenas 100.000 de creación y muy lejos de los 190.000 esperados. El dato que ya nos asustó en su momento, la variación interanual de la media salarial, no ha superado el máximo de crecimiento anterior del 2,9%, se queda en el 2,7% y crece un poco, pero sin asustar a nadie. Vean los datos completos:

Algunos ya lo habían avisado, que había factores estacionales y meteorológicos que hacían que pudiésemos ver un dato algo decepcionante en el mes de marzo, tal como así ha sido. La creación de empleo no agrícola en el mes asciende a 103.000, muy por debajo de los 193.000 esperados y bajando drásticamente desde la creación de 326.000 del mes de febrero. Como puntos positivos, hay una revisión al alza, precisamente del dato de febrero, porque antes estaba en 313.000. El dato de enero también se revisa al alza de forma muy contundente pasando de 176.000 a 239.000.

La tasa de participación de la fuerza laboral se mantiene más o menos estable porque del 63% desciende hasta el 62,9%, lo que significa que la incorporación y la creación de empleo más o menos compensar las cosas.

La tasa de desempleo se mantiene otra vez constante de 4,1%, aunque se esperaba bajar un poco más al 4%, así que una lectura más o menos igual a la de la tasa de participación, que se compensan la creación con la incorporación.

Dentro de la creación de empleos, en el apartado gubernamental hay una creación de 1000, descendiendo muchísimo desde los 6000 del mes anterior y además es una revisión a la baja muy importante porque la cifra previa era de 26.000.

El sector privado se esperaba 190.000 y nos quedamos el 102.000, bajando fortísimamente desde los 320.000 anteriores, aunque también sufre revisión al alza desde los 287.000 de la primera lectura.

En las fábricas, también tenemos revisión al alza del dato de febrero pasado de 31.000 hasta las 32.000, y este mes reducimos un poco hasta una creación de 22.000, más de lo esperado que era 20.000.

En el sector de los bienes tenemos que la construcción destruye 15.000, los servicios aumentan en 87.000 y los minoristas pierden -4400.

Mirando ya lo más importante que nos dio el susto hace unos meses, la media salarial por hora mejora el 0,3%, una 10ª más de lo esperado y acelerando un poco desde el 0,1% del mes de febrero. La interanual se queda en el 2,7% y acelera una 10ª con respecto al 2,6% anterior. Es una ligera mejora, pero no romper el techo de incremento reciente, por lo que no debería alarmar demasiado al mercado.

La media agregada de horas de trabajo semanales sube el 0,1% relajando el incremento desde el 0,6% anterior.

Por lo tanto, tenemos un dato que sigue creciendo, no es tanto como se esperaba y además la presión de los salarios tampoco acelera, por lo que en cierto sentido tiene un punto de decepción tanto para el dólar como para los mercados, aunque los bonos pueden respirar un poco más tranquilos porque no se ve presión para acelerar las subidas de los tipos de interés.

Por otro lado, esta menor creación de empleo, junto con los comentarios de Donald Trump en la radio diciendo que en plena batalla de la guerra comercial vamos a sentir algo del dolor, pues la lectura general no es demasiado positiva, aunque se siga creando empleo. El resumen general debería ser ligeramente positivo para el mercado, ligeramente negativo para el dólar y ligeramente positivo para los bonos. Todo ello porque la FED no se verá presionada por todos los riesgos que tenemos encima de la mesa.

Como hemos comentado, la presentación del dato de empleo se mezcla con la subida de la apuesta de Donald Trump y la contestación de China, por lo que la digestión a todo es bastante complicada.

Lo cierto es que en preapertura tenemos que las tecnológicas vuelven a tener problemas otra vez, en concreto los FAANG+ porque Trump ataca otra vez a Amazon y en Europa El Corte Inglés está empezando a tomar la iniciativa para crear una plataforma que plante cara al americano, por lo que parece que tenemos pelea en el sector.

En definitiva, los valores que ya fueron dañados en su momento, manufacturas, Carterpillar, Boeing, etc, pues puede que tengan problemas otra vez.

En el plano técnico, verán que el rebote desde la zona de la media de 200 sesiones está en marcha, pero con esta nueva apuesta por la guerra comercial, hay que estar muy atentos por si dejamos algún tipo de figura bajista a la espera de acontecimientos, en el caso de que acabemos cerrando en negativo.

iws.gif

Luis Javier Diez.