Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura en Wall Street. Seguimos con miedo

Se espera una apertura bajista en Wall Street a la espera de una reunión con China en la que pueden saltar chispas, problemas en las tecnológicas y más madera para subir los tipos en EEUU.

Ayer tuvimos el resultado de la reunión de la Reserva Federal en donde mantiene los tipos de interés pero vuelve a haber una mención a la amenaza de la inflación, lo que sigue moviendo las entrañas de los operadores por miedo a cuatro subidas de tipos de interés este año. Sin embargo, el hablar de que la inflación se está acercando al objetivo tiene dos lecturas, la primera la que hemos comentado, una posibilidad de que la inflación supere el objetivo y presione para más subidas de tipos de interés antes de lo esperado, pero el otro es que lleguemos a un momento en donde el objetivo se alcance y haya que tomárselo con más tranquilidad, por lo que el dólar ha tenido problemas a la hora de digerir esta situación y está teniendo debilidad en este momento, dicha debilidad se ve claramente en el descenso del dólar yen, saliendo de la sobrecompra y además no tocando la media de 200 sesiones que está actuando como resistencia.

La debilidad del dólar está compensando la ligera debilidad que tiene el euro cuando hemos visto que la inflación en la zona de la moneda única no es lo esperado y además la subyacente se ha desinflado de forma contundente.

Siguiendo con los datos macroeconómicos, hoy hemos conocido que las peticiones de desempleo semanales se sitúan en 211.000, muy cerca de mínimos de hace muchísimos años, así que la situación sigue sin ser peligrosa y apoya la subida de tipos por parte de la Reserva Federal. Por otro lado, los costes laborales suben menos de lo esperado, pero suben, apoyando la inflación. La productividad en el primer trimestre aumenta de forma considerable hasta la ser del 0,7%, pero se queda a dos décimas de lo esperado. Por último, la balanza comercial del mes de marzo reduce el déficit de manera considerable hasta situarse por debajo de los 50.000 millones de dólares, por un aumento superior a los 4000 millones en las exportaciones y un descenso de casi 15.000 millones en las importaciones.

Los datos no terminan aquí, porque 15 minutos después de la apertura tendremos el índice de directores de compras compuesto de Estados Unidos junto con el de servicios. Además, 30 minutos después de la apertura los pedidos de bienes duraderos y pedidos a fábrica. Para rematar, el ISM de no manufacturas.

Pero no nos olvidemos de los problemas geopolíticos, ya que estamos a las puertas de las primeras conversaciones entre Estados Unidos y China por el conflicto del comercio, así que todo el mundo contiene la respiración. En concreto la reunión es entre el Secretario del Tesoro y el viceprimer ministro chino. Recuerden que últimamente Estados Unidos ha estado subiendo el tono de las acusaciones y las medidas que quiere tomar contra China, por lo que el ambiente está bastante caldeado.

Con respecto a la temporada de resultados, recuerden que ayer tuvimos el apoyo de Apple, pero poco más. Snap tuvo un desplome superior al 20% y ahora todos los ojos están puestos en Tesla, con unos resultados mejor de lo esperado, recorte de costes y además sigue diciendo que va a mejorar mucho, pero el mercado la está recompensando con un descenso superior al -5%. Esta reacción puede entenderse al ver que hay pérdidas por acción que se doblan con respecto al año pasado, aunque son menos de lo esperado. Al igual que Donald Trump, la conferencia de inversores para presentar los resultados fue un punto de inflexión en el comportamiento de los inversores porque el propietario de la compañía pecó de arrogancia y más o menos mandó un mensaje al mundo de que todo el mundo se equivocaba menos él, algo que se suele pagar muy caro en cuanto a confianza.

En estos momentos la rentabilidad en el mercado secundario de deuda están descendiendo, algo que parece incompatible con incrementar la expectativa de subidas de tipos de interés, pero es que el mercado de riesgo tanto en Europa como en Estados Unidos está descendiendo, así que la maquinaria de la búsqueda de seguridad está entrando en acción, lo que explicaría este movimiento, junto con una devaluación del dólar, que no va precisamente a favor de subidas de tipos de interés y aquí es donde tenemos el punto complicado, porque recuerden que en gráficos de días estamos demasiado cerca del fuerte soporte de la media de 200 sesiones, así que mucho cuidado con todo movimiento bajista porque podemos tener problemas serios.

iws.gif

 

Luis Javier Diez.