Miércoles, 17 Octubre 2018

Apertura Wall Street. Ligero apoyo del dólar pero faltan referencias

Se espera una apertura ligeramente alcista en Estados Unidos en donde el único punto de referencia importante que tenemos es que el dólar está descendiendo, cosa que viene bien a todos los activos que cotizan en dólares, incluidas las materias primas, aunque en los metales no se esté notando demasiado y donde se nota un poquito más es en el precio del crudo que se mantiene estable bastante por encima de los 70 $.

Esa debilidad del dólar se está transformando en fortaleza del euro, principal factor negativo que tenemos en el viejo continente en el día de hoy. Evidentemente, no es habitual ver divergencias grandes entre Wall Street y Europa, y ahora mismo las tenemos antes de la apertura en Estados Unidos, por lo que debemos estar atentos a lo que pueda pasar, o bien Estados Unidos se mete en negativo siguiendo Europa, o Europa intenta alejarse de la zona de mínimos porque aparece fortaleza en América.

No tenemos datos de importancia macroeconómica en Wall Street, por lo que no tenemos ese punto de referencia, salvo, al final de la tarde europea, algunas subastas de deuda tanto a tres como seis meses y el comportamiento será punto de referencia para ver si el mercado sigue esperando una subida de tipos de interés por encima del número estándar, que no son otras que tres.

La geopolítica da un pequeño paso atrás, todo este revuelo entre el cruce de disparos entre Israel e Irán en territorio sirio, todo lo que pasa con las sanciones a Irán, etcétera, pero lo que se tiene en cuenta ahora mismo es esa nueva reunión entre Estados Unidos y China que tiene como protagonista de fondo la tecnológica ZTE, que parece que es una víctima de las sanciones impuestas por Estados Unidos a China. Una cosa es imponer sanciones para perjudicar económicamente a las empresas y hacer que el propio país, en este caso China, se arrodille para crear un nuevo acuerdo de comercio que sea favorable a Estados Unidos, y otra muy distinta es hacer que la empresa quiebre. Precisamente, ante esa amenaza, parece que Donald Trump quiere aparecer como una persona misericorde, así que ya veremos qué es lo que sale de esta posibilidad.

Por otro lado, el sector de la energía tiene noticias, ya que el nuevo recuento de instalaciones petrolíferas creado por Baker Hughes ofrece una subida superior a las 10 instalaciones nuevas. Esto, de fondo, es negativo para el precio del crudo y la subida está siendo tan constante que anima mucho la producción en Estados Unidos, así que hay mucha tensión con la respuesta que deba hacer la OPEP para no perder de forma muy notable cuota de mercado. Evidentemente, la tensión geopolítica anima al precio del crudo, pero la subyacente, los fundamentales del mercado, tienen un grandísimo enemigo en el incremento de producción de Estados Unidos. Lo que hay que vigilar es ver hasta cuándo pueden aguantar los nervios en los participantes del acuerdo de reducción de la OPEP cuando vean que cada vez tienen más cuota de mercado, lo que puede conseguir que salte el acuerdo por los aires y todo el mundo se ponga a producir como locos para no perder dicha cuota, lo que sería negativo para el precio del crudo.

Recuerden que la última lectura de inflación en Estados Unidos fue menos agresiva de lo esperado, que los precios de importación tampoco aceleraron la inflación y además el crecimiento de los salarios tampoco ha superado la variación máxima reciente que nos dio ese susto a comienzos de año.

De momento las lecturas anteriores no muestran la inflación peligrosa, pero la preocupación principal es el incremento de los precios del crudo, pues todo el mundo espera como agua de mayo esa primera señal que aparezca en algún dato macroeconómico que avise de que está haciendo su trabajo.

Ya saben que un incremento de la inflación genera una serie de repercusiones en toda la economía que puede hacer mucho daño. Para tener una pequeña muestra de la situación, vamos a fijarnos en el futuro del Russell 2000 y su correspondiente deuda, la que está dentro del ETF de deuda corporativa de alto rendimiento.

En el gráfico adjunto pueden ver la comparativa de los dos, en donde el rebote desde la zona de 2016 en el ETF de deuda corporativa no ha conseguido superar la media de las 200 semanas, generando un movimiento bajista que implica aumento de las rentabilidades, y que desde que no pudo con dicha media, el Russell 2000 quedó parado sin poder superar los máximos del año en curso.

Ahora fijémonos en la situación técnica. Tenemos en la deuda corporativa una especie de triángulo y el Russell 2000 está atacando la zona de máximos. Por lo tanto, si no aparecen muestras de inflación próximamente, podríamos tener un movimiento alcista de rotura del triángulo en la deuda, lo que significaría un poco más de apoyo para el Russell 2000.

En el caso de que apareciese que la inflación va a subir de verdad, con sus correspondiente subida de tipos de interés en un número superior a lo establecido por el mercado, deberíamos tener muchísimo cuidado con la situación técnica de la deuda corporativa, pues volver a confirmar la media de 200 semanas como resistencia, y volver otra vez a la parte baja, o incluso romper por abajo el triángulo, serían malas noticias para el índice, que recordemos que está muy lleno de empresas locales.

Evidentemente, una economía fuerte es algo positivo para este tipo de empresas, como se puede observar en la larguísima recuperación que ha tenido el índice, pero un comportamiento divergente con respecto a su deuda de alto endeudamiento significa que existe cierto estrangulamiento en la financiación que de algún modo acabará pasando factura a las empresas más débiles, por lo que el índice podría empezar a tener algunos episodios de debilidad que avisarían de que estamos llegando a una zona en donde los problemas de financiación, o una financiación más exigente, comenzaría a lastrar cierta base del conjunto de empresas.

russellhy.gif

En el aspecto técnico, simplemente seguir la corriente. Fíjense en el gráfico adjunto en donde ya todos los índices importantes están bastante por encima de la media de 200 sesiones, también la de 50 sesiones, y estamos en esa ruptura alcista de las directrices bajistas que viene desde los máximos del año. Por lo tanto, todo el mundo estaba buscando resistencias y sobre compras que puedan poner un objetivo ha dicho movimiento.

iws.gif

 

En valores concretos tenemos:

Las tecnológicas siguen cambiando cromos el cuanto a personal se refiere porque Tesla se queda sin un ejecutivo que se ha llevado Alphabet, y era importante, porque era el que trataba con los gobiernos en temas regulatorios.

Xerox está tocada al abandonar su intento de operación corporativa con Fujifilm, y esta última parece que va a buscar compensaciones por el abandono.

Luis Javier Diez.