Sábado, 15 Diciembre 2018

Apertura en Wall Street. Sigue la temporada de resultados con malas reacciones

Se espera una apertura en Estados Unidos confusa pues el siguiente resultado empresarial del sector bancario ha sentado mal y seguimos con descensos. Por otro lado, se acercan las vacaciones de agosto y la administración dijo que ofrecería algún resultado antes de las mismas, por lo que todo el mundo sigue conteniendo la respiración para ver si Donald Trump ofrece algo de certidumbre. Si la Reserva Federal levanta el pie del acelerador de los tipos de interés, es una situación negativa para los bancos pero representaría cierto alivio para el resto de sectores.

Comenzamos la semana de Wall Street con varios frentes abiertos encima de la mesa.

El primero de ellos es el que está de fondo en prácticamente todas partes: el cambio de tono de la Reserva Federal que hace que el entorno de subidas de tipos de interés parezca menos potente que antes, por lo que el sector bancario tiene un punto negativo en su contra, no tanto como una amenaza real, pero sí una reducción de las expectativas de lo que se esperaba ver.

El viernes pasado tuvimos los primeros nombres importantes de la temporada de resultados que corresponden a los bancos y durante esta semana vamos a seguir en ese mismo sector. En las últimas sesiones el comportamiento del sector bancario del SP 500 no ha sido el deseado y es que si los resultados durante la crisis, y durante los bajos tipos de interés y el programa cuantitativo de la Reserva Federal, la negociación en los mercados, en concreto la renta fija, se vio muy lastrada, ver que la Reserva Federal puede pisar el freno otra vez, puede dar la sensación de que esos malos tiempos en ese sector de los ingresos, volverá a tener problemas. Esta semana seguiremos con el sector bancario con otros nombres muy importantes entre los que se encuentra, por ejemplo, Goldman Sachs.

Hoy hemos conocido los resultados de Blackrock y no han gustado demasiado, porque está teniendo descensos que le acercan al -2%.

BlackRock presentó resultados de beneficios ajustados por acción del segundo trimestre de 5,24 $, subiendo desde los 4,78 $ del año pasado y mejores de lo esperado.

Las ventas del segundo trimestre suben desde los 2800 millones de dólares hasta los 2970.

La primera reacción del mercado es negativa.

La otra cara de la moneda de lo que le pasa a los bancos es algo positivo para el resto de sectores. Si los tipos de interés se contienen porque la inflación no sube lo suficiente para tener espacio para que concurran subidas de tipos de interés y reducción de la hoja de balance, hay que seleccionar uno y eso significa que va a haber menos presión para subir los tipos de interés en el mercado secundario, lo que es algo positivo para todos los sectores que dependen de la financiación, así que entramos en una pequeña etapa en donde todo lo que sea negativo para el sector bancario podría ser bueno para el resto, así que si la temporada de resultados sigue un desarrollo más o menos positivo, el movimiento de fondo de la Reserva Federal podría ayudarnos a levantar un poco más a Wall Street.

También, todo el mundo sigue obsesionado con Donald Trump. La incertidumbre sobre sus políticas y su rendimiento económico es absoluta pero dado que se está dando prisa para poder llegar a tener resultados que poder vender a los votantes antes de las vacaciones del verano, todo el mundo está aguantando la respiración por si las próximas dos semanas nos encontramos algún paso lo suficientemente importante como para arrojar certidumbre de que algo se va a sacar a la luz, y eso puede ser más importante que el propio resultado de las políticas que se vayan a llevar a cabo, por lo menos en cuanto a corto plazo, porque después el diablo está en los detalles. Parece que todos los problemas que está teniendo la administración para sacar adelante la reforma sanitaria están sirviendo de aprendizaje para no cometer esos errores con la reforma fiscal, así que todo el mundo tiene la respiración contenida.

En Europa el sector petrolero y el de recursos básicos han sido de los mejores del día porque hay buenos datos de crecimiento en China, así que debemos esperar algo parecido en los equivalentes americanos, el de materiales y el de energía.

Mezclando un poco Europa y Estados Unidos, recuerden que Europa estaba siendo favorecida porque si entramos en una dinámica de subidas de tipos de interés, el riesgo/recompensa estaba mejor en Europa que en Estados Unidos. Si la situación sigue estancada, el potencial no es tanto y la atención vuelve a estar en Estados Unidos lo que puede hacer que Europa tenga un peor desempeño que Wall Street.

En cuanto a datos macroeconómicos, hoy solo hemos conocido el índice de manufacturas de Nueva York, que queda peor de lo esperado.

Tampoco debemos perder de vista, de ahora en adelante, las sucesivas subastas que vamos a presenciar en el mercado norteamericano porque ellos deberán confirmar la versión que se ha asumido de las palabras de la presidenta de la Reserva Federal, por lo que deberíamos ver un descenso de la demanda de las peticiones indirectas, donde normalmente están los bancos centrales, y aumentar las peticiones en las subastas de más largo plazo.

En valores concretos tenemos:

- Whirlpool es mencionado en la revista Barron’s en el sentido de que se le ve un potencial del 35% los próximos 12 meses, si que puede tener movimiento de corto plazo.

- FedEx ha presentado hoy algo que debemos tener en cuenta de ahora en adelante. Dicen los resultados de 2018 se van a ver afectados de forma negativa no sólo por la integración de TNT Express, sino también por las tareas de reestructuración y además el primer ataque que tuvo la compañía.

El ataque fue de tal calibre que se han visto obligados a recurrir a procesos manuales para poder sacar adelante todo el trabajo y todavía no pueden decir en qué momento se ha restaurado todo el sistema. Todavía están haciendo cifras de lo que les va a costar todo el desastre pero consideran que va a ser cuantioso.

Además, como consecuencia de todo el desastre, todo está yendo mucho más lento y se están perdiendo ventas, más los costes de restaurar todo.

Lo anterior nos viene a decir que la guerra cibernética puede tener consecuencias reales sobre los beneficios, algo que afecta directamente a la rentabilidad de las inversiones y la marcha del propio negocio, por lo que probablemente estemos ante una escalada de los costes sólo para poder mantener vivo el negocio utilizando la tecnología. Habrá que estar muy pendientes de si hay algún momento en donde aparece un equilibrio entre los costes de seguridad y la presencia en Internet, por lo que puede llegar a ser tan negativa que sea rentable dejar el ciberespacio.

Si miramos al gráfico a días, podemos ver que el Nasdaq ya está en zona de máximos pero el resto de índices ha conseguido crear nuevos máximos anuales, lo que choca directamente con ver problemas en el sector bancario, lo que redunda lo que comentamos antes, lo que ahora mismo el corto plazo es negativo para el sector bancario es positivo para el resto.

indicesws.gif

En cuanto a la volatilidad, podemos ver perfectamente que su RSI ha conseguido colocarse por debajo de la directriz alcista que viene desde la zona de mayo mientras el RSI del SP 500 anda buscando la sobrecompra. La volatilidad esta muy baja y cada vez que llega a esta zona debemos estar muy atentos por si tiene un repunte, lo que sería negativo para los activos de riesgo.

vixsp.gif

Luis Javier Diez.