Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura de Wall Street. Sigue el miedo, pero rebotamos

Se espera una apertura alcista en Wall Street siguiendo la mejoría que estamos presenciando en el mercado europeo de la que también tuvo culpa el mercado norteamericano cerrando lejos de los mínimos de la sesión.

La cuestión es que el telón de fondo negativo para el mercado en forma de guerra comercial sigue presente, pero de vez en cuando aparecen noticias que hacen que los operadores se alejen de la macroeconomía para centrarse en los eventos propios del mercado.

Por un lado, nos estamos acercando ya a la reunión de la OPEP con Rusia de este fin de semana en donde Irán no está a favor del incremento de la producción que sugiere Rusia, y además el Instituto API dice que la reservas semanales de crudo ha vuelto a descender, por lo que el precio de referencia en Estados Unidos está subiendo más del 1% y rozando ya los 65,7 $, por lo que el sector de energía hay que vigilarlo en Estados Unidos. Por contra, es precisamente el supersector que está negativo en Europa por los juegos que trae el mercado con la cotización del Brent.

Importante tener en cuenta que son las tecnológicas otra vez las que en el nocturno se está comportando mejor, junto con cierto rebote importante del Dow Jones de industriales.

En base a lo anterior, tenemos que en el Dow Jones va a desaparecer en General Electric y va a entrar Walgreens, así que desaparece un peso bajista muy importante para el índice.

Por otro lado, hoy veremos la reacción a los resultados de Oracle y de FedEx.

- FedEx presentó ayer unos resultados de su último trimestre fiscal con unos beneficios por acción de 4,15 $, subiendo desde los 3,75 $ del año pasado. Ajustados son 5,91 $, por encima de los 5,71 $ esperados.

Las ventas pasan de 15.700 millones de dólares a 17.300, por encima de los 17.220 esperados.

Con respecto a las perspectivas para el primer trimestre fiscal de su nuevo año, las ventas se sitúan en 16.500 millones de dólares y unos beneficios ajustados de 3,86 $.

- Con respecto a Oracle Recuerden que la transformación de todos los negocios de servicios tradicionales a los servicios en la nube, incluyendo la venta de productos cambiándolos por servicios, era una especie de piedra filosofal que iba disparar los beneficios de las empresas porque en el largo plazo son mucho más caros para los usuarios que la venta de productos tradicionales, pero estos resultados han asustado a más de uno por lo que ha pasado con la nube.

En general ha presentado unos beneficios por acción de 0,82 $. Ajustados son beneficios de 0,99 $, por encima de los 0,94 dólares esperados.

Con respecto a las ventas, alcanza los 11.205 millones de dólares, por encima de los 11.180 esperados.

Lo que ha sorprendido es que en la cifra de ventas no aparece la correspondiente a los servicios en la nube, algo sospechoso sabiendo que el crecimiento empezó a desacelerar el año pasado. Más o menos, de un crecimiento por encima del 50%, estamos por encima del 20% ahora mismo. La cuestión es que es lógico que un servicio sea adoptado rápidamente, generando un crecimiento importante, pero según va pasando el tiempo, el crecimiento se vaya estabilizando. El problema es lo que hemos comentado en el primer párrafo, que llega un momento en donde sale muchísimo más caro para el usuario que comprar el software tradicional, porque el software tradicional puede tener las características justas que se necesitan y no tener que estar al día de todas las novedades que ofrezca la compañía. Es parecido a lo que le pasa a muchísima gente que a día de hoy, 2018, está perfectamente funcionando con el Office 2010 o con el Office 2003. El producto cubre sus necesidades y no necesita más. Por lo tanto, si sumamos lo que se hubiesen gastado en servicios en la nube desde 2003, sería una cantidad muy superior a la compra real del producto tradicional.

Por lo tanto, justo cuando se está viendo cada vez más la desaceleración del crecimiento de los servicios en la nube, desaparece de los resultados la cifra desglosada de esas ventas, por lo que todo el mundo ha empezado a asustarse acerca del crecimiento real a día de hoy de esos servicios. De momento la expectativa era ver ventas de 1690 millones de dólares totales en el servicio en la nube, y la mayoría de gente cree que esa es la cifra que se ha conseguido, pero esconderla es lo que está haciendo que muchos se sientan preocupados por si se está intentando esconder que la gallina de los huevos de oro ni es gallina ni pone huevos.

Oracle más o menos se ha defendido diciendo que ha tenido que reestructurar las categorías porque los clientes buscan más flexibilidad a la hora de contratar licencias, por eso han cambiado las categorías de las ventas, ofrecido nuevos servicios y por eso piden calma porque quieren explicar los cambios de forma que todo el mundo lo entienda. De hecho, se han dado cuenta de que muchos clientes quieren seguir utilizando las licencias que ya tienen, por eso parece que han tenido que inventarse una nueva categoría en la que se pasa de servicio tradicional a la nube pero utilizando una licencia ya existente, por lo que no contaría como compra de servicio nuevo, por eso han tenido que hacer cambios, aunque todo el mundo sigue siendo consciente de que la nube está desacelerando y les acusan de intentar desviar el foco de atención porque todo el mundo le sigue pidiendo la misma cifra: Cuánto crecimiento en todo el segmento relacionado con la nube hay, y no se espera demasiado.

Siguiendo con factores que van a influenciar al mercado, recuerden que seguimos dentro de la onda expansiva de influencia de esa reunión de bancos centrales que esta teniendo lugar en Portugal y hoy hablará el presidente de la Reserva Federal, y después el del BCE, así que cualquier titular puede movernos.

En el plano macroeconómico, poca cosa, porque la balanza comercial siga aumentando el déficit, aunque menos de lo esperado, dando todavía más motivos a Donald trampa para ir buscando esa guerra comercial.

En el apartado técnico, el NYSE ha vuelto a marcar como zona de soporte la franja que va desde la media de 50 sesiones a la de 200. Dado que ayer dejamos una karakasa, se refuerza la línea de soporte con los mínimos de ayer, así que mucho cuidado si nos colocamos por debajo.

iws.gif

Luis Javier Diez