Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura de Wall Street. Ahora le toca el turno a Estados Unidos valorar el incremento de tensión comercial

Se espera una apertura bajista en Estados Unidos siguiendo más o menos la estela marcada en Europa, por lo que esperamos que el sector de materiales, tecnológico y energía tengan problemas, seguido también del bancario y del industrial.

La cuestión siguen siendo los efectos secundarios de la guerra comercial que están bien marcados en el movimiento bajista de los principales supersectores de Europa. Los recursos básicos tienen problemas porque se espera que haya al final un daño en la economía global, por lo que la demanda disminuirá. Los bancos, también se ven afectados por el descenso del ritmo económico, la tecnología está relacionada con ese nuevo impedimento que quiere hacer Estados Unidos a la inversión en tecnología está haciendo China en el país como el de petroleras tiene miedo a que los problemas de demanda por la guerra comercial acaben por ser un mal aliado de este ligero incremento de producción que se acordó por la OPEP y Rusia la semana pasada.

Además, el índice de actividad nacional de la Reserva Federal de Chicago del mes de mayo nos ha dado una sorpresa porque ha pasado a estar negativo cuando se esperaba que se mantuviese ligeramente positivo, así que el desempeño en el mes está por debajo de la media histórica.

Ahora mismo están apareciendo todo tipo de valoraciones de la situación global y la palabra clave es precisamente “global”. Hoy Moody’s ha estado hablando acerca del sector de automoción y las perspectivas que hay en todo el sector, y ha enfatizado que el daño es a escala planetaria porque la cadena de suministros está globalizada, por lo que en algún punto o en otro de la manufactura de un producto de automoción aparecerá ese incremento de costes generado por los aranceles. De hecho, Harley Davidson sigue teniendo descensos en estos momentos porque los aranceles de respuesta de Europa se van a centrar en esa marca de motocicletas.

Recordemos que la Reserva Federal piensa ahora en cuatro subidas de tipos de interés este año y otras tres el año que viene, aunque fuera del mercado se esperan cuatro. Si tenemos desaceleración económica y además los costes de financiación están subiendo, estamos hablando de que hay una papeleta bastante importante de ver un crecimiento económico más lento, lo que podría dar razones a Donald Trump para todavía ser más agresivo y forzar cuanto antes que desaparezcan los aranceles, o por lo menos el Secretario de Estado para el comercio es lo que hace unos días dijo que era la estrategia principal del presidente de Estados Unidos.

En el caso de que nadie ceda, haya impacto final en la economía y además los tipos de interés sigan subiendo, el sector inmobiliario hay que tenerlo muy controlado, y 30 minutos después de la apertura tendremos la venta de viviendas nuevas, y recordemos la fuerte bajada que tuvieron los permisos de construcción hace bien poco.

Recordemos que el sector tecnológico es el que sigue tirando de Estados Unidos incluso con la advertencia, ya emitida a finales del año pasado, acerca de que en 2018 había que ir alejándose del sector porque el aumento de regulación les iba a limitar el crecimiento. En cierto sentido está siendo así, pero movimientos como el que ha hecho Donald Trump de limitar la inversión en tecnología por parte de China, pueden añadir un factor extra.

Además, no debemos perder de vista la repercusión en el mercado secundario de deuda, porque todo el trasvase de dinero de China a Estados Unidos, y vice versa, debe tener una cierta cobertura en dólares, y muchas de ellas se realizan invirtiendo en deuda del Estado, por lo que un frenazo en la compra de deuda puede acarrear problemas de tipos de interés ahora que tienen que aumentar las emisiones para cubrir el déficit.

Hablando de tecnología, fíjense que en el apartado técnico tenemos dos problemas importantes. El primero de ellos son los efectos negativos de esa gran envolvente bajista del Nasdaq compuesto al tocar la zona de los 7800 puntos, y que está relacionado con el disgusto que podamos tener por ese entorpecimiento de la inversión en tecnología a China. En el otro lado, tenemos el problema del NYSE al estar jugando demasiado seriamente con dos medias de soporte y que ya evitaron por poco un cruce bajista.

iws.gif

 

En valores concretos tenemos:

Amazon sigue sus planes para estrangular al sector de alimentación y ya está disponible a nivel nacional americano el programa de productos en descuento en Whole Foods.

Intel tiene malas noticias porque hay una bajada de recomendación de comprar a neutral tras la salida de su presidente por tener una relación consentida con una empleada.

Campbell Soup esta disparado en preapertura tras la noticia de que podría tener la oferta de compra por Heinz.

Luis Javier Diez.