Martes, 11 Diciembre 2018

Apertura en Wall Street. Entre resultados empresariales, macroeconomía y política

Se espera una apertura confusa en Estados Unidos ya que el comienzo de la semana nos trae tres frentes abiertos:

Primero de todo, tenemos la reunión entre Donald Trump y Vladimir Putin que ofrece un resultado completamente incierto, pero muchos están vigilando la relación que pueda haber ahora mismo ya que no debemos olvidar todas las investigaciones que hay abiertas en Estados Unidos para determinar la influencia de Rusia en la elección del presidente de los Estados Unidos, por lo que este tipo de reuniones son muy, como mínimo, rocambolescas. Una de las cosas que se está mirando más con lupa es si se llega algún tipo de acuerdo para que Rusia aumente la producción y de esa manera poder contrarrestar mejor las sanciones a Irán. De momento el crudo está colocándose por debajo de los 70 $, así que hay que vigilar con lupa el comportamiento del sector energético del SP 500.

Segundo, a la economía. Por un lado tenemos unos datos de producto interior bruto, producción industrial, inversión en activos fijos y ventas minoristas en China que no han tranquilizado. De momento producto interior bruto sigue metido dentro de una lateralidad iniciada hace un par de años, pero otros datos siguen descendiendo muy poco a poco, por lo que hay miedo a que las consecuencias de la guerra comercial se lleve la estabilidad de crecimiento de China por delante, lo que tendría repercusiones a nivel mundial. De hecho, el supersector de recursos básicos es el peor de Europa, así que mucho cuidado con el sector de materiales en el SP 500. Por parte norteamericana, tenemos unas ventas minoristas que han descendido con respecto al mes anterior, pero mantienen cierta fortaleza en la interanual, aunque la tasa de ahorro de los hogares ha aumentado y de momento no se acaba de ver esa explosión de consumo que se esperaba con la rebaja de los impuestos. Además, el índice de manufacturas Empire State de Nueva York no desciende tanto como se esperaba, pero sigue mostrando que por encima de los 20 puntos hay resistencia, así que todo paso atrás no debe sorprender a nadie.

30 minutos después de la apertura tendremos los inventarios empresariales que se espera que sigan aumentando, pero recuerden que es una partida que no suele avisar con demasiada antelación de los problemas en la economía.

En tercer lugar, los resultados empresariales. Hoy hemos conocido otros dos bancos:

- Bank of America presenta resultados son +0,63$ y sube desde los 0,44$ del año pasado, mejores de lo esperado que era +0,57$.

Las ventas bajan de 22.830 millones de dólares hasta 22.610 millones, más de lo esperado. Las ventas en trading y ventas mejora 200 millones hasta los 3.400. En renta fija y divisas mejoran el 2%. En mercados bursátiles suben el +17%.

Ingresos por intereses netos pasan de 10.990 millones a 11.650 millones, por debajo de lo esperado.

Los ingresos en banca de consumo mejoran hasta los 9.200 millones, una mejora del 8%.

Los préstamos suben el 7% y los depósitos mejoran el 5%.

De momento el mercado se lo toma bien y sube +1%.

- BlackRock presenta resultados del Q2 de 6,62$ y sube desde 5,2$. Ajustados son 6,66$, mejores que los 6,55$ esperados.

En valores concretos tenemos:

- Boeing tiene buenas noticias porque DHL ha encargado 14 aviones de carga por un valor que ronda los 4000 jinetes millones de dólares.

- Amazon estará muy vigilada porque dentro de muy pocas horas comienza su Prime Day y se espera que el volumen de ventas sea realmente espectacular.

Por último, UBS sube la recomendación a UPS de neutral a comprar, mientras rebaja a FedEx de comprar a neutral.

En el plano técnico, seguimos muy pendientes, por un lado, de que el Nasdaq compuesto y el SP 500 esté luchando por crear un nuevo máximo reciente, pero por otro lado, el NYSE está parado sin poder acercarse a él, recordemos que es un índice mucho más amplio.

iws.gif

Luis Javier Diez.