Sábado, 15 Diciembre 2018

Apertura en Wall Street. Preparados para el sector tecnológico y la FED

Comenzamos una nueva semana en el mercado norteamericano con los ojos puestos en la reunión de la Reserva Federal, los datos macroeconómicos y, cómo no, los resultados empresariales. Con todo, la apertura se espera ciertamente confusa a la espera de datos.

Hoy es el día de los indicadores de directores de compra y no han salido positivos ni en Francia, Alemania ni la zona euro. Tuvimos algo de respiro cuando vimos que la zona euro tenía el indicador de servicios que se desmarcaba ligeramente del resto pues en vez de empeorar por lo menos mantenía niveles, pero la alegría duró bastante poco. La cuestión es que todo retroceso invita a un menor crecimiento, aunque todos los indicadores estén en expansión, lo que habla de una menor influencia en la inflación por parte de esta parte del consumo en el crecimiento.

Siguiendo con Europa, no ha tenido un buen desempeño porque Alemania sigue presentando problemas con el sector de automoción. No sólo por el daño permanente que significa tener un euro en niveles demasiado altos, sino porque siguen apareciendo informaciones por aquí y por allá acerca del mal comportamiento y mala praxis del sector de automoción a todos los niveles. Por lo tanto, se sigue pensando en que hay costes legales escondidos y también costes de reparación, aunque a nadie escapa que la situación actual de las divisas es el principal viento en contra que tienen las exportadoras alemanas.

En estos momentos en Europa estamos lejos de los mínimos de la sesión tras poder salir por fin de la sobreventa, pero la cuestión es que quien nos ha intentado echar una mano es el sector de petroleras, ya que era uno de los peores en el día de hoy y por lo menos está intentando mantenerse neutral, pues el precio del crudo, de estar en negativo, ha pasado a despertar y tener incrementos del 0,5%, aunque ha estado mucho más alto. La razón principal es precisamente que ha habido declaraciones de Arabia Saudita en el encuentro de la OPEP que está teniendo ya lugar, acerca de tener una vigilancia bastante estrecha de todos aquellos países que no cumplan con el acuerdo de reducción de la producción y además no se descarta llevar dicho acuerdo hasta más allá de 2018. Esto es lo que los operadores estaban esperando, pero la realidad es que todavía nadie se cree nada porque hay muchas dudas de que los intereses particulares puedan aguantar unos vientos en contra de semejante tamaño, sabiendo que la propia Arabia había incluso aumentado la producción. De momento esas palabras han levantado algo de ilusión y están teniendo consecuencias en el mercado.

Por otro lado, se sigue con especial atención cualquier noticia que tenga que ver con el desarrollo de los acontecimientos políticos ya que se ha tomado como indicador adelantado de lo que podemos esperar del programa de inversión en infraestructuras y de la reforma fiscal, lo que pase con la reforma sanitaria. El Fondo Monetario Internacional ha reducido las perspectivas de crecimiento sobre Estados Unidos, así que cada vez que hay menos optimismo sobre la fortaleza de la economía norteamericana, más se necesita con impaciencia tener noticias positivas sobre las promesas electorales de Donald Trump.

15 minutos después de la apertura tendremos el indicador de directores de compra tanto del sector servicios como el de manufacturas y no se espera movimientos destacados. 30 minutos después de la apertura tendremos las cifras de la venta de viviendas de segunda mano, donde se espera un ligero retroceso, pero recordemos que hubo una subida muy importante tanto de la construcción de viviendas como de los permisos de construcción, algo que consiguió compensar el descenso de la confianza del sector de los constructores y la ilusión que tiene el mercado es ver positivas cifras de ventas para acabar de redondear ese contrapunto positivo al descenso de la confianza.

Los resultados empresariales esta semana van a tener como protagonistas a las tecnológicas, pero hemos vuelto a tener algunos nombres importantes dentro del sector del consumo y energético:

- Stanley Black & Decker presenta resultados del segundo trimestre con unos beneficios por acción de 1,82 dólares, bajando desde los 1,84 $ del año pasado y por debajo de lo esperado que eran 1,96 dólares. Ajustados son 2,01 $.

Las ventas aumentan desde los 2930 millones de dólares hasta alcanzar los 3230.

Con todo, aumenta su perspectiva de beneficios por acción para todo el año hasta un rango de entre 8,05 $ a 8,25 $. En la versión ajustada el rango se sitúa entre 7,18 $ a 7,38.

Hasbro presenta resultados de su segundo trimestre con unos beneficios por acción ajustados de 0,53 $, subiendo desde los 0,41 $ del año pasado y ligeramente mejores de lo esperado.

Las ventas también mejoran pasando de 878,9 millones de dólares hasta alcanzar los 972,5. Peores de lo esperado.

- Halliburton presenta resultados con unos beneficios de 0,03 $, dando la vuelta a las pérdidas de -3,73 $ del año pasado. Ajustados son beneficios de 0,23 $, por encima de lo esperado que eran 0,19 $.

Las ventas aumentan desde los 3840 millones de dólares hasta los 4960, por encima de lo esperado. Ojo a la recuperación de los márgenes pues pasan del 6% hasta el 13%.

El aspecto técnico, dentro de lo mal que se comportó Estados Unidos el viernes, no dejamos velas de venta realmente importantes que confirmaran aquello que teníamos miedo cuando comenzamos la sesión, dejar velas marubazu negras que acabasen creando, tanto en el Nasdaq compuesto, SP 500 y NYSE, hombres colgado que dificultasen el comportamiento. Esas figuras no se han creado no se han creado, lo que nos hace ganar tiempo.

indicesws.gif

Con respecto a la situación de la volatilidad, sigue siendo positivo para los activos de riesgo, ya que fíjense en el nivel en el que está, el 9,36. Lleva muchos días situada por debajo de los 10 puntos pero echen un vistazo a la situación del RSI del SP 500. Hace bien poco que hemos rozado la sobrecompra pero este indicador ha perdido la tendencia alcista, por lo que nuevos descensos podrían presionar los precios a la baja y eso servir de punto de apoyo para la volatilidad, sobre todo teniendo en cuenta que tenemos una reunión de la Reserva Federal por delante y además resultados empresariales muy potentes en el sector tecnológico, por lo que cosas inesperadas o peores de lo esperado, podrían ayudar a la volatilidad, siendo puntos negativos para los activos de riesgo.

vixsp.gif

Luis Javier Diez.