Miércoles, 14 Noviembre 2018

Apertura en Wall Street. Más relajación en todos los planos

Se espera una apertura en Wall Street alcista porque tenemos relajación en todos los frentes. Recuerden que ayer el mercado se recuperó cuando conocimos que Estados Unidos quería abrir otra nueva ronda de negociaciones con China y China ha dicho que está dispuesta a acudir a dicha ronda.

Como podemos imaginarnos, ver que las dos partes están de acuerdo en seguir negociando está animando mucho la situación y los valores perjudicados están rebotando, como por ejemplo Carterpillar, Boeing o la propia Apple, que ya avisó en su momento que la cadena de suministros y producción podía verse alterada y encarecida por la estrategia de los aranceles.

La cuestión es que está corriendo una especie de análisis de la situación muy importante y que no debemos perder de vista. En noviembre tenemos elecciones en Estados Unidos y muchos consideran que presentar a la ciudadanía unas candidaturas de un presidente que ha hecho que todo el planeta esté en contra de Estados Unidos puede ser perjudicial para su imagen, así que habría cierta prisa en relajar la tensión y poder presentar en esas elecciones acuerdos comerciales que sean beneficiosos para Estados Unidos. De ser así, debería haber más acento en el incremento de las negociaciones más que en el de las amenazas, cosa que debería ser positiva para el mercado.

Por otro lado, las tecnológicas parece que van a tener ganas de remontar tras Apple presentar nuevos productos pero no ser tan amplio su número como se esperaba. Además, la redes sociales puede que intenten un rebote tras el susto que tuvieron ayer al saber que debían comparecer otra vez en el Senado para dar cuenta de las prácticas que están realizando con los datos de los usuarios.

En el plano macroeconómico también tenemos cierta relajación porque el dato de inflación del mes de agosto ha quedado por debajo de lo esperado, pero sigue incrementándose, y además combinado con unas peticiones de desempleo semanales que siguen bajísimas, por lo que no hay presión para que la Reserva Federal acelere las subidas de tipos de interés, algo que está haciendo que el eurodólar esté subiendo, lo que no permite demasiada alegría al dólar, y eso se traduce en apoyo al sector de materiales y el de energía, ya que las materias primas está mejorando en estos momentos, aunque el crudo está descendiendo más del -1% tras un informe de la Agencia Internacional de la Energía que ha reducido las perspectivas de crecimiento de demanda.

En el plano técnico, tenemos que las zonas de soporte siguen aguantando y debemos estar atentos por si tenemos un nuevo rebote que acabe montando un ataque contra los máximos anteriores.

iws.gif