Sábado, 17 Noviembre 2018

Situación de mercado. A vueltas con la gestión pasiva. Hay que asegurarse muy bien de que el ciclo alcista ha terminado o no

Ya hemos hablado varias veces del tema de la gestión activa y la pasiva. Mi opinión ya la saben, hay que huir de maniqueísmos, la virtud suele estar en el punto medio y en el no adoptar posturas extremas sino coger lo mejor de cada mundo.

Todos sabemos que los fondos tienen muchos problemas para hacerlo mejor que los índices. La estructura de los fondos en sí misma ya es un lastre para todo esto. Todo el mundo pone el cazo. Tasas del organismo regulador, gastos de auditoría, gastos del liquidador, del administrador, de la gestora. Al final sólo para pagar los gastos hay que ganar bastante. Y el otro problema son las limitaciones sin fin que especialmente el Mifid pone a cualquier casa de gestión, que le complica mucho la vida. Pero vamos al meollo del asunto.

En un mercado tan difícil de analizar como el actual, con la extrema sobrecompra que había hasta no hace muchos días, antes de la corrección actual, el boom de la gestión pasiva, es algo inquietante. La parte de la gestión pasiva de aguantar los drawdowns muy duros puede no ser tan fácil se seguir. Ya estamos en ello, aunque esto aún no es un drawdown de los severos. Ni siquiera hemos perdido aún soportes.

Pero hoy quería destacarles un sorprendente estudio que publicó el año pasado UBS y que es muy revelador. Al menos en Europa la gestión activa no es tan mala como en EEUU, o como presuntamente se dice. Y eso que vuelvo a insistir, el Mifid es como una camisa de fuerza para la mayoría de los gestores, por la enorme cantidad de limitaciones que impone. El que sigue gestión pasiva no tiene estos problemas, o al menos no en esa medida.

Veamos este gráfico resumen.

1.jpg

UBS ha hecho el estudio sobre 27.000 fondos de inversión durante los últimos 20 años.

Las cifras son muy claras, una vez deducidos gastos, esto es muy importante, los fondos de gestión activa consiguen 42 puntos básicos sobre los índices de referencia y la ventaja directa entre fondos y activos y pasivos es muy claramente favorable a los activos por 78 puntos básicos.

En el estudio se ve que desde 2009 han entrado 240.000 millones de euros en fondos de gestión activa en Europa, mientras que en fondos pasivos han entrado 350.000 millones. Sin embargo en EEUU la situación es muy diferente. 580.000 millones de salida en fondos de gestión activa y 2,05 billones de entradas en gestión pasiva, al calor del largo mercado alcista que llevamos en todos estos años.

Creo que son cifras para reflexionar sobre el tema y para ser prudentes, antes de lanzarse completamente en los brazos de la gestión pasiva, a lo mejor no es el mejor momento precisamente.

Psicológicamente, al final el inversor funciona de manera muy similar entre la gestión activa o pasiva. Las entradas en gestión pasiva se dan en las subidas y las salidas en las correcciones. Se puede ver en este gráfico de Morningstar

2.jpg

Las barras azules son las entradas y las salidas y la línea naranja el rendimiento de los mercados de acciones europeas. Como vemos, las mayores entradas vienen tras las grandes mejoras de rendimiento, normalmente cuando llega la corrección.

La exageración a la que estamos llegando con el tema de la gestión pasiva se puede ver en este gráfico de Goldman reflejando ETFs.

Por cierto y antes de poner el gráfico, Hacienda española, ha dejado claro, que los traspasos entre etfs si tributan. No es el mismo caso de los fondos. En cualquier caso el inversor retail europeo sigue sin poder entrar en los etfs buenos, por numeritos burocráticos que presuntamente le protegen y se le condena a entrar en etfs europeos con menos liquidez que el río seco de mi pueblo J

Vayamos al gráfico.

3.jpg

Es impresionante, solo entra dinero y de manera violenta en los etfs que usan los particulares para montar su particular gestión pasiva. Los etfs seguidos por profesionales muestran a la mano fuerte tomando beneficios y tomando la puerta…

Sería la primera vez en la historia de la bolsa que una jugada masiva de la mano débil le sale bien…

El caso es que tampoco hay que tener prisa en las ventas. Hay que afinar bien. Ayer se vio, cuando amagó el S&P 500 con romper soportes, pero al final no lo hizo. Y es que ese momento de tránsito de un mercado alcista al bajista es decisivo. Hay que poner los cinco sentidos y si no vean esta cita de Reuters:

Dan Suzuki, estratega de cartera de Richard Bernstein Advisors, calcula que los rendimientos promedio de S&P 500 en el último año de un mercado alcista son del 25 por ciento, en comparación con una disminución promedio del 16 por ciento en el primer año de un mercado bajista.

Eso da como resultado rendimientos netos promedio de dos años de más del 5 por ciento, mientras que los rendimientos son positivos dos tercios de las veces, dice Suzuki en una nota, en la que observó datos desde 1935.

"Dicho de otra manera", escribe, "el costo de oportunidad de vender demasiado pronto es a menudo mayor que las pérdidas de vender demasiado tarde".

 En este gráfico lo tienen explicado.

4.png

Así que momento para el análisis conzienzudo. Y un factor siempre encima de la mesa. Mañana salimos del blackout de recompras.