Domingo, 16 Diciembre 2018

Apertura Wall Street… Y así mejor porque no sube los tipos de interés

Serenitymarkets.com Se espera una apertura en Estados Unidos ligeramente alcista pero inmersa en un momento en donde toca digerir el dato de creación de empleo de Estados Unidos del mes de noviembre, que ha quedado más bajo de lo esperado.

Antes de nada, aquí tienen los datos:

Creación de empleo no agrícola de noviembre +155.000 cuando se esperaba +200.000. El dato del mes de octubre se revisa a la baja de +250.000 a +237.000. El dato de septiembre no cambia mucho y pasa de +118.000 a +119.000. 

La tasa de participación de la fuerza laboral estable en 62,9%

La tasa de paro estable en 3,7% que además era lo esperado. 

La muy importante para el mercado cifra de ingresos por hora de los trabajadores sube 0,2% cuando se esperaba +0,3% aunque la interanual que es lo que más importa queda en 3,1% que era exactamente lo esperado. 

Empleos del gobierno -6.000. Empleo privado +161.000 cuando se esperaba +200.000. 

Y ojo, el indicador adelantado que es la media agregada de horas semanales trabajadas da -0,2% desde el +0,5% anterior. Los empleadores hacen trabajar menos horas a los trabajadores antes de los despidos no es un buen indicador. 

Dato flojo, que va a aumentar la sensación que tiene el mercado de que los tipos no van a subir mucho más. Y sin connotaciones inflacionistas deducidas de la cifra de ingresos por hora. 

La desviación es destacable pero tampoco muy exagerada, por lo que las repercusiones en el mercado deberían ser moderadas. 

En cualquier caso claramente malo para dólar y claramente bueno para los bonos. Para las bolsas, dudoso por un lado muestra economía más débil sin exagerar, pero por otro aleja subidas de tipos. Lo dejamos en moderadamente bueno para las bolsas. 

Recordemos que ya el producto interior bruto nos está marcando cierta desaceleración con respecto a los datos anteriores. Añadamos que la Reserva Federal ya está diciendo que hay que revisar la política monetaria, que quizá el año que viene su postura sea la de “esperar y ver”, lo que significa que no es tener encima de la mesa un plano con cada subida de tipos de interés, sino que según vayan apareciendo los datos así ajustarán la política monetaria. Esto lo que hace es trasladar todo el peso a los datos macroeconómicos, por lo que cada reunión de la Reserva Federal y cada dato importante vamos a tener bastante volatilidad.

Si volvemos a los datos, recuerden que las peticiones de desempleo semanales han tenido un repunte bastante importante. No es demasiado importante porque no atacamos la zona psicológica de los 300.000, pero hemos tenido una subida paulatina que nos han colocado en zonas no vistas hace unos cuantos meses, por lo que hay que tener mucho cuidado con aquello que pueda traer desempleo, como por ejemplo la situación del mercado inmobiliario. Bien es cierto que la bajada de tipos de interés que hemos tenido en el mercado secundario ha presionado los tipos hipotecarios a la baja y eso ha dado un respiro, pero nos estamos metiendo en un momento en donde empieza a haber dudas, y eso es muy peligroso, y lo hemos visto en el descenso de la confianza de los constructores. Todo podría calmarse bastante si empezásemos a ver mayor construcción de viviendas, incremento en las ventas de las viviendas, mayores permisos de construcción y además un ligero aumento de la confianza de los constructores. Recuerden que también hemos visto algunas constructoras reducir la perspectiva de beneficios, por lo que el sector no tiene sol sino que está nublado, así que todo esto enfatiza esa posible posición de la Reserva Federal de “esperar y ver”.

Otra cosa que puede complicar mucho las decisiones de la Reserva Federal es precisamente lo que acabamos de conocer, que existe ya un acuerdo para recortar la producción de crudo y además Rusia tiene un papel importante, recortar cerca de 200.000 barriles al día. Esto está haciendo que el precio del crudo esté subiendo algo más del 4% y hace que nos replantemos toda la situación anterior. Es decir, si hay un recorte de producción, el precio se siente apoyado y empezar a subir, lo que significa que el cierto alivio que hemos podido tener en la presión de la inflación por el descenso que hemos sufrido desde la cota de los 75 $, podría empezar a convertirse en presión otra vez, por lo que la Reserva Federal debe estar atenta porque si los precios se descontrolan, la pausa en las subidas de los tipos de interés podría ser menos corta de lo que querría Donald Trump. Lo anterior pone el acento en el sector de la energía, que está apoyado, pero es que los materiales podrían también estarlo, porque si tenemos cierta debilidad económica, o una fortaleza menor de lo que nos gustaría, y el precio del crudo empieza a presionar otra vez la inflación, quien sale ganador es el oro, así que las mineras hay que tenerlas vigiladas.

Por otro lado, mucho cuidado con el Dow Jones de transportes porque si sube el precio del crudo, el coste de las aerolíneas también aumenta.

Los datos macroeconómicos no terminan aquí, porque 30 minutos después de la apertura tendremos la lectura preliminar de la confianza del consumidor creado por la Universidad de Michigan, y necesitamos que esté lo más alto posible para seguir pensando que tenemos buena potencia del consumidor que subraye ese aumento del déficit comercial que hemos tenido últimamente. El problema es que si los datos de confianza empiezan a reducirse al mismo ritmo que vemos descensos en la creación de empleo, podemos meternos en una espiral de desconfianza que acabe haciéndonos daño a medio plazo.

La temporada de resultados sigue su curso pero ya estamos teniendo algunos de segunda fila de vez en cuando:

- Big Lots presenta resultados con unas pérdidas netas de -0,16 $, llevándose por delante las ganancias de 0,10 $ del año pasado. Las pérdidas son peores de lo esperado y también de lo esperado por la propia compañía.

Las ventas alcanzan los 1150 millones de dólares, subiendo 40 millones con respecto al año pasado y por encima de lo esperado. Las ventas en centros con más de un año crecen el 3,4%, por encima del 3% esperado.

Punto negativo el que han comentado acerca de que las ventas en período navideño de este año van a ser todo un reto, justo lo que no quieren oír los inversores.

Para todo su año fiscal 2018 reafirma sus expectativas de ventas en centros con más de un año pero los beneficios por acción ajustadas han visto reducida su horquilla, así que en preapertura está teniendo problemas con descensos superiores al -5%.

- Broadcomm presentó ayer resultados con unos beneficios ajustados de 5,85 $, por encima de lo esperado. Las ventas también han sido mejores de lo esperado y encima las previsiones para  2019 también son muy buenas. Por si fuera poco, aumento de dividendo y además un aumento del programa de recompra de acciones por valor de 6000 millones de dólares.

En valores concretos tenemos:

- Tesla puede tener una buena sesión porque ha recibido una recomendación de compra desde neutral por parte de Jefferies.

- Chevron ha anunciado que en 2020 va a invertir en proyectos nada menos que 20.000 millones de dólares, lo que supone el primer incremento de gasto de capital casi cinco años.

En el apartado técnico, ahora mismo debemos prestar muchísima atención a las próximas sesiones, por lo que pueda pasar con el soporte de la zona de los mínimos de octubre, que se está respetando, pero por otro lado ver la reacción dentro de unas cuantas sesiones a esa evolución negativa de las medias, especialmente en el SP 500 que está mirando todo el mundo.

iws.gif