LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura en Wall Street. Nuevos malos resultados y otra vez miedo a la guerra comercial

Se espera una apertura bajista en Estados Unidos como consecuencia de la incertidumbre general sobre la macroeconomía en donde China sigue dando algún aviso que otro sobre su desaceleración, ya que sigue inyectando capital, tomando medidas para apoyar el crecimiento, pero al mismo tiempo reconoce que 2019 va ser un año complicado.

Por otro lado, en el frente de la guerra comercial, se ve con buenos ojos que se siga hablando entre Estados Unidos y China, con la próxima visita de altos funcionarios chinos a Estados Unidos, pero por otro lado, sigue habiendo presiones sobre las tecnológicas chinas con la excusa de la seguridad, así que otra compañía que puede tener problemas para vender sus productos en todo el planeta es Huawei, lo que se considera una manera de seguir manteniendo la presión sobre China para que no se relaje.

Las muestras de desaceleración de la economía del gigante asiático están provocando que haya más miedo a la bajada de demanda, cosa que es negativa para el precio del crudo, pero es que con las cifras de reservas semanales conocimos en el día de ayer, Estados Unidos ha acelerado la producción, así que es complicado que pueda seguir subiendo sin cifras fehacientes de que la OPEP está recortando la producción.

Como el sector bancario fue el mejor de todos por ese fuerte aumento que rozó el 10% en el precio de la acción de Goldman Sachs, hoy tenemos recogidas de beneficio en ese sector, y además los resultados de Morgan Stanley no han gustado:

- Morgan Stanley ha presentado resultados con unos beneficios de 0,8 $, bajando desde los 0,80 y cuatro dólares del año pasado. Peores de lo esperado que eran 0,92 $.

Las ventas son de 8 mm millones de dólares cuando se esperaba nada menos que unas ventas de 9300 millones.

Tampoco favorece al sector bancario americano el aviso de problemas en las cifras que ha lanzado hoy Societe Generale, que está presionando la baja al sector europeo.

En el plano macroeconómico, las peticiones de desempleo semanales siguen bajísimas así que no hay ningún tipo de problema por este frente. Además, el índice manufacturas de la Reserva Federal de Filadelfia ha subido más de lo esperado y algunas partidas importantes son positivas como por ejemplo el de nuevos pedidos, aunque el de inversión de capital y el empleo han descendido.

Con respecto a la situación técnica, seguimos rondando zonas de resistencia y ahora atención se centra en ver si todos los índices importantes consiguen sostenerse por encima de la media de 50 sesiones para intentar buscar un cierto cambio de tendencia, pero por el momento el catalizador principal no ha aparecido.

iws.gif