Martes, 22 Enero 2019

Apertura en Europa. Situación general

Se espera una apertura en Europa de 1000 con un Wall Street que cerró lejos de los máximos del día al ayer cerrar Donald Trump los consejos creados presidentes de compañías que ponen más lejos todavía la reforma fiscal. Además, las actas de la reunión de la Reserva Federal vuelven a mostrar que hay cierta preocupación por la situación de la inflación.

La sesión de Estados Unidos del día de ayer casi no nos llevó a ningún sitio porque nos influyeron los dos factores principales que ya aparecieron en la parte europea por la mañana.

Primero, ayer por la tarde se confirmó lo que se veía venir de lejos, que los dos consejos que había montado Donald Trump con presidentes de compañías importantes acabaron por cancelarse antes de que renunciaran todas las personas que lo formaban. Esto sigue haciendo ver que todavía queda muy lejos el momento de ver encima de la mesa las principales propuestas que ayudarían a la economía que se hicieron en la campaña electoral.

Todo vino por los famosos altercados con grupos extremistas dentro de Estados Unidos. El presidente norteamericano tuvo palabras muy tibias que no gustaron a nadie. Con esto, arreciaron las críticas dentro y fuera de la política. Sabiendo que las empresas tienen un contacto más que directo con la ciudadanía, les empezó a entrar miedo a la reacción de los consumidores con sus productos si estaban más tiempo del adecuado al lado de un presidente que no condenaba de forma radical dichos altercados. Recuerden que gracias a las redes sociales los consumidores tienen mucho poder a la hora de generar boicot a determinados productos, haciendo daño a las ventas de una determinada empresa. Ningún presidente de compañía quiere asumir ese riesgo, así que fueron desapareciendo de dichos consejos a buena velocidad, por lo que Donald Trump se vio obligado a cancelarlos antes de que no quedase nadie y así evitar un creciente bochorno.

Por otro lado, ayer por la tarde también conocimos las actas de la última reunión de la Reserva Federal que confirma la situación general. No hay novedades en ningún caso, pero los futuros sobre fondos federales descuentan al 50,7% que los tipos no van a cambiar en diciembre y antes de conocer las actas, tanto el mantenimiento de tipos como subir los tipos 0,25%, estaban ligeramente por debajo de 50%, por lo que había más indecisión.

La cuestión es que la inflación sigue siendo el principal escollo que tiene todo el mundo para retomar las subidas de tipos de interés. En estos momentos parece que toda la focalización está concentrada en el momento de reducir la hoja de balance que parece que se anunciará en el mes de septiembre. La evolución de la economía sigue el camino marcado y una mejora de las condiciones tanto de la economía como del mercado de trabajo suponen un potencial aumento de la inflación y tal como están las cosas, parece que se pueden permitir tener paciencia a la hora de ver que se acerca a su objetivo del 2%, pero eso no quita que se haya observado cierta división en este aspecto y algunos han pedido que se suspendan las subidas de tipos de interés hasta que quede claro que la debilidad de la misma es transitoria. Por lo tanto, en ese aspecto hay un tono más dovish que no ha gustado.

Lo del comentario de la inflación lo vimos por la mañana, cuando el presidente de la Reserva Federal de Atlanta dijo que según sus modelos esperaba una economía en la segunda mitad del año más fuerte pero que lo que preocupa ahora mismo es la situación de la inflación.

Pasando a la reducción de la hoja de balance, la fecha es septiembre, pero algunos mostraron su interés en anunciar el movimiento en julio, y sólo acontecimientos muy graves (aquí le viene a uno a la mente un posible enfrentamiento armado con Corea del Norte) les haría cambiar los planes. Además tampoco piensan que va a tener un impacto muy fuertes sobre la economía, pero recuerden que la reducción es casi lo mismo que subir los tipos de interés, por lo que con los niveles actuales de inflación han tenido que escoger entre reducir la hoja de balance y subir los tipos. De momento el mercado, con los niveles actuales de los futuros sobre fondos federales, parece que asume que las dos cosas no pueden pasar a la vez y la siguiente subida de tipos vendrá por la reducción de la hoja de balance.

Hoy le toca el turno a las actas del BCE, así que podemos tener algunos movimientos y hay cosas inesperadas.

China ha cerrado al alza y los sectores de materiales básicos han sido la punta de lanza de la mejora, siguiendo la subida del supersector de recursos básicos en Europa y el de materiales en Estados Unidos.

La cuestión aquí es que parece que China busca poner algo de orden en la industria del metal, lo que supone que seguro va a haber más dificultades a la producción, y si se mantiene la demanda, eso significa precios más altos, más ganancias para las mineras que están fuera del país.

Con respeto a datos macroeconómicos, la balanza comercial a Japón sigue en superávit con un fuerte repunte tanto de las exportaciones como de las importaciones que han quedado ligeramente peores de lo esperado.

En Francia la tasa de desempleo del mes de julio baja un poco más hasta el 9,5%.

Con respecto a lo que conoceremos en este plano:

10h30: ventas minoristas del mes de julio en Reino Unido.

11h00: lectura final de la inflación en la zona euro del mes de julio.

11h00: balanza comercial del mes de junio en la zona euro.