LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura en Wall Street. El que nos faltaba para la mala imagen macro

Serenitymarkets.com Se espera una apertura bajista en Estados Unidos tras conocer un dato de creación de empleo del mes de febrero que ha quedado absolutamente decepcionante. Se esperaban 180.000 y no hemos conseguido nada más que 20.000, es decir, justo cuando tenemos más rebajas de perspectivas de crecimiento por la OCDE, por China, Japón también está tocado y ayer el BCE redujo las de la zona euro para los próximos años y también las de la inflación… Ahora Estados Unidos está dejando de crear con contundencia empleo.

Recuerden que llevamos ya bastantes semanas diciendo que uno de los problemas principales era saber qué tal estaba manejando los tiempos Donald Trump, porque si apretaba demasiado las tuercas la desaceleración que ha provocado el con la guerra comercial o con la fuerte inyección de estímulos económicos a base de bajadas de impuestos, provocando subidas de tipos superiores a lo debido por parte de la Reserva Federal, la debilidad general al final acabaría impactando en Estados Unidos. La cuestiones que hemos estado aguantando a trancas y barrancas, el sector de servicios más o menos se ha mantenido en su sitio e incluso ha mejorado, las manufacturas han empezado a mostrar recientemente debilidad, y hoy en el dato de creación de empleo se han notado ambos factores, es decir, el sector inmobiliario ha destruido empleo y la creación de bienes también, los dos factores que acabamos comentar.

Ahora se abre un momento bastante interesante porque el embajador de Estados Unidos en China ha dicho que todavía queda mucho por negociar y además es que los chinos han dicho que habrá que ver si todo este jaleo que ha montado Estados Unidos con la guerra comercial realmente ha merecido la pena. Por otro lado, hay cada vez más comentarios acerca de que China en realidad no está cambiando las cosas que quiere Estados Unidos y se limita a aumentar las compras de algunos artículos para intentar reducir el déficit comercial, pero parece que ahora el mando de la situación pasa de Estados Unidos a China, porque Estados Unidos no puede permitirse que las estrategias de Donald Trump acaben dañando la economía. Esto significaría que China tendría ahora la sartén por el mango, no cediendo a las peticiones de Estados Unidos y dejando que la debilidad mundial acabe por entrar en Estados Unidos, lo que dejaría a Donald Trump en una situación complicada porque se vería obligado a aceptar condiciones en el acuerdo muy inferiores a las que le gustaría a cambio de poner en marcha la economía mundial a tiempo para que el deterioro en Estados Unidos no sea demasiado potente.

En definitiva, que tenemos un culebrón bastante potente y ya veremos cómo acabamos todos.

Aquí tienen los datos completos de empleo:

El dato de creación de empleo de Estados Unidos en el mes de febrero va a ser mirado 1000 veces porque ha mostrado sólo un crecimiento de 20.000 cuando se esperaba 180.000 y además se revisa al alza el dato de enero de 304.000 a 311.000 y el de diciembre de 222.000 a 227.000.

El mercado está muy atento a todo dato que pueda ofrecer algún síntoma de que la economía de Estados Unidos está empezando a tener problemas y esta cifra tan baja de creación de empleo llega en muy mal momento, así que todo el mundo se habrá quedado en shock.

La tasa de desempleo desciende hasta el 3,8% desde el 4% anterior y además queda más bajo de lo esperado que era situarnos en el 3,9%.

La tasa de participación de la fuerza laboral se mantiene estable de 63,2%, así que los ciudadanos siguen viendo atractiva la situación del mercado laboral para encontrar empleo.

El sector privado creó 25.000 empleos en nada más cuando se esperaba 170.000 y en enero se revisa al alza la cifra de 296.000 hasta 308.000.

Los empleos gubernamentales tienen una destrucción de 5000 cuando en enero hubo una creación de 3000, revisado a la baja desde los 8000 iniciales.

La industria de producción de bienes tiene una destrucción de 32.000, la construcción tiene una destrucción de 31.000, los servicios aumentan en 57.000 y las minoristas descienden en 6100.

Ojo a esa destrucción de la construcción y la producción de bienes porque está directamente relacionado con el paso atrás del mercado inmobiliario y además la guerra comercial.

La media de horas trabajadas en la semana es de 34,4, bajando una 10ª con respecto al mes anterior y peor de lo esperado que era quedarse en las 34,5 del mes anterior.

La media salarial semanal pasa del 0,1% de incremento en enero al 0,4%, por encima del 0,3% esperado. En la interanual pasamos del 3,1% al 3,4%, por encima de lo esperado. Si el dato de creación de empleo hubiese estado otra vez por encima de los 200.000, el mercado se hubiera puesto muy nervioso por ver que hay presión sobre la inflación y que podría poner más intenciones de la Reserva Federal de subir tipos de interés.

El dato es muy negativo para el mercado porque llega en muy mal momento. Es decir, cuando todos estamos preocupados por las muestras de frenazo económico, ahora nos encontramos con una de las creaciones de empleo más bajas de los últimos tiempos, así que la coincidencia ha sido muy negativa. El resto de datos son positivos menos ver que hay destrucción de empleo en lo que está relacionado con los tipos altos de la Reserva Federal que impactó en el mercado inmobiliario y además el perjuicio de la guerra comercial.

Ahora queda por ver si alguien da una explicación desde dentro de la administración de lo que ha podido pasar y si hay posibilidad de revisiones al alza en meses posteriores, porque de no ser así, esto se va a tomar como un claro impacto negativo en la economía, lo que obligará a ser mucho más paciente a la Reserva Federal.

El dato es negativo para el mercado, negativo para la economía, positivo para los bonos y negativo para el dólar. Repetimos que esto se va a mirar de todas las maneras posibles y la digestión del dato puede hacernos dar bastantes vueltas.

El apartado económico no queda aquí porque también hemos tenido la construcción de viviendas del mes de enero con un repunte del 18,6% muy superior a lo esperado y también repunte en los permisos de construcción, cosa que puede ser positivo si tenemos en cuenta que puede alargarse un poco más la temporada sin subidas de tipos de interés e incluso con alguna bajada a finales de este año, lo que puede levantar cierta demanda.

Ahora todos los ojos, la situación técnica, están puestos en sí la media de 200 sesiones consigue aguantar como soporte o la perdemos de forma definitiva.

iws.gif