Jueves, 16 Agosto 2018

Al cierre. Empieza a notarse cierta falta de calidad de fondo de mercado

Sesión muy movida en el mercado europeo que se ha podido dividir claramente en dos partes: antes y después de la apertura en Estados Unidos.

Durante la primera parte de la sesión, el objetivo principal era no perder los mínimos del viernes y hemos tenido bastantes cosas entre las manos para poder evitar lo que pasó al final una vez Wall Street consiguió abrir.

A grosso modo, noticias corporativas y optimismo económico fueron los principales pilares de sustentación del mercado.

Por lo que respecta al optimismo económico, el boletín mensual del Bundesbank en donde dice que el crecimiento puede seguir aumentando en Alemania en lo que queda del año porque hay buenas noticias del sector industrial, consumo interno y confianza del consumidor.

En la parte corporativa, algo muy comentado y sonado durante toda la mañana son las noticias acerca de que un grupo chino estaría interesado en comprar Fiat o una parte de ella, más concretamente la marca Jeep. Esto hizo que el valor subiera más del 3% y automoción y recambios no tuviese descensos excesivamente fuertes. Sin embargo, todo se vino abajo y las ganancias del valor se redujeron bastante cuando la propia compañía desmintió los rumores. Además, el sector también está tocado porque el Bundesbank ha reconocido que la situación del sector de automoción el Alemania es un riesgo a medio plazo por lo que tienen que afrontar en cuanto a consecuencias del escándalo de la manipulación de las emisiones y las fuertes inversiones que tienen que hacer para limpiar los coches que ya hay en circulación y además todo lo concerniente al paso al coche eléctrico.

Sin embargo, el sector bancario ha sido uno de los peores durante todo el día y es que BNP Paribas ha sido el peor tras noticias de que quizá el fondo soberano de Bélgica vendería todavía más acciones de lo que lo hizo en mayo. Si la situación económica va tan bien, los bancos centrales están intentando subir los tipos de interés y la recuperación está en marcha, ha mosqueado a muchísima gente ver que un fondo de semejantes características reduce su posición una vez más en un valor así.

Con lo anterior, mantuvimos el tipo, pero en cuanto abrió Wall Street, la situación cambió totalmente el curso. Nada más abrir el mercado norteamericano, el futuro del índice alemán perdió los mínimos del viernes y al mercado le entró cierto miedo.

El punto desagradable lo teníamos otra vez en el Dow Jones porque Nike aumentaba las pérdidas y se colocaba por debajo de la media de 200 sesiones, dando extensión a las pérdidas del viernes por miedo a descensos en las ventas que vinieron por unos malos resultados y cifras de venta por parte de Foot Locker.

La situación técnica es la que tomó el control de la sesión desde ese momento, ya que el Dow Jones de industriales es el último índice importante que se mantiene por encima de la media de 50 sesiones. El mínimo del día en este índice se colocó exactamente en los 21.600 puntos, más o menos a la altura de la media de 50 sesiones, así que actúa como soporte junto con la sobreventa en el muy corto plazo. En ese momento se inició un rebote que nos ha ayudado a salir de la zona de mínimos del día en Europa.

El sector bancario en Estados Unidos sigue siendo uno de los peores porque tiene muy mal aspecto técnico y además se mantiene perpetuo el miedo a que Donald Trump sea incapaz de sacar las promesas electorales adelante y eso se nota en que el dólar yen ha atacado la zona de mínimos de este mes y los precios de la deuda pública de Estados Unidos se mantienen con ligeras subidas, bajando las rentabilidades.

Otro punto negativo es que los nuevos máximos anuales dentro del NYSE han tocado mínimos de 10 meses por lo que todo el mundo está empezando a asustarse un poco por la falta de calidad de fondo de mercado.