LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura en Wall Street. Haciendo la digestión del FOMC

Serenitymarkets.com Se espera una apertura bajista en Estados Unidos tras el golpe que ha supuesto para el mercado ver que la Reserva Federal ha reducido las perspectivas de crecimiento de la economía y además también las perspectivas de subidas de tipos de interés, por lo que deja prácticamente sin efecto el plan que tenía anteriormente y 2019 poder cerrar sin ningún tipo de subidas de interés. El problema es que el mercado, a tenor del ambiente de desaceleración económica, empieza y aumentar las probabilidades de ver en 2020 la primera bajada de tipos de interés, coincidiendo con el desvanecimiento del efecto positivo de la bajada de impuestos realizada por Donald Trump.

Vean el famoso mapa de puntos de la FED:

dotplot.JPG

 

El problema que tenemos encima de la mesa es que el denominador común de todas las debilidades mundiales es la guerra comercial desatada por el presidente norteamericano, lo que significa que necesitamos que China y Estados Unidos acaben formando un acuerdo para que las economías mundiales vuelvan a despegar otra vez debido al fortísimo entrelazado que hay entre todas ellas como consecuencia de la globalización.

Lo que más dolió al mercado es que antes de conocer lo que va pasar con la Reserva Federal encontramos que Donald Trump dijo que hasta que no hubiese un acuerdo entre China y Estados Unidos, los aranceles iban a seguir a su sitio, y además dijo en alguna ocasión, en días pasados, que estaba muy a gusto con ellos y que no tenía ninguna prisa para levantarlos. Por lo tanto, nos encontramos con que cuanto más tiempo pase sin reactivarse la economía, el daño producido va a ser cada vez más profundo y difícil de poder recuperarlo incluso con un acuerdo comercial.

Como podemos imaginarnos, la bajada de las perspectivas de crecimiento y de subidas de tipos de interés son cosas favorables para los rendimientos del mercado secundario de deuda, así que tenemos entrada de dinero en prácticamente todas partes intentando captar las altas rentabilidades en estos momentos antes de que empiecen a bajar, por lo que tendríamos atrapado un cupón y además la posibilidad de ganar dinero por la recuperación del precio en el mercado secundario.

Si, es verdad, ver todo lo que hemos comentado sobre la economía a veces tiene difícil encaje cuando aparecen los datos macroeconómicos, sobre todo cuando vemos que las peticiones de desempleo semanales siguen por debajo de los 300.000 e incluso por debajo de los 225.000. Además, el susto que tuvimos con el índice de manufacturas de la Reserva Federal de Filadelfia el mes que pasó a negativo, ha quedado completamente eliminado con un fuerte repunte en la lectura actual, aunque hay cierta mezcla confusa en los indicadores de medio plazo, lo que hace que debemos seguir teniendo cautela aunque es positivo para el mercado en su conjunto.

Pues bien, con todo esto, podemos encontrarnos una repetición de lo que estamos viendo en Europa, que tanto los servicios financieros como los bancos son los más perjudicados precisamente porque el entorno de crecimiento, que apoya la actividad económica, se ve dañado y además el entorno de incremento de los tipos de interés también les es perjudicial, por lo que los bancos en el SP 500 pueden tener problemas.

La temporada de resultados sigue su curso y las tecnológicas vuelven a tener cierto despunte no sólo por los resultados de Micron sino también por mejoras de recomendación sobre valores importantes como por ejemplo Apple, días antes de un nuevo evento en donde se pondrán encima de la mesa nuevos productos y también la posible presentación de su servicio de streaming de vídeo.

- Micron presentó resultados ayer tras el cierre de su último trimestre fiscal con unos beneficios por acción de 3,56 $, subiendo fuertemente desde los 1,99 dólares del año pasado. Ajustados son 3,53 $, mejores de lo esperado.

Las ventas pasan de 6140 millones de dólares hasta los 8440, mejores de lo esperado.

Con respecto a lo que se espera en el primer trimestre, dicen que las ventas tendrán un mínimo de 7900 millones de dólares y un máximo de 8300. Los beneficios tendrán un mínimo de 2,88 $ y un máximo de 3,02 $, todo por debajo de lo esperado.

Por otro lado, hay que seguir teniendo muchísimo cuidado con el Dow Jones de transportes porque las aerolíneas están tocadas debido a que el crudo sigue manteniéndose cerca de los 60 $, aunque la perspectiva de una reducción del crecimiento le hace daño, y además la flota de 737 Max se mantiene en tierra, por lo que Boeing tampoco acaba de despertar.

En el aspecto técnico, hay muchísimo debate acerca del significado de ese cruce alcista de la media de 50 sesiones con respecto a la de 200 en el Dow Jones de industriales, pero al mismo tiempo también se está vigilando ese hombro cabeza hombro que se está desarrollando en el Dow Jones de transportes, por lo que tenemos una mezcla de cosas que sigue subrayando que la situación no está clara y que una cosa son las expectativas que está poniendo encima de la mesa todos los bancos centrales del mundo, todos los indicadores económicos, y otras las esperanzas de que todo esto no se haga una realidad y no empeore porque Estados Unidos acaben llegando un acuerdo con China en la guerra comercial, de ahí que tengamos señales hasta cierto punto contradictorias y que dependen única y exclusivamente de Donald Trump.

iws.gif