LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura Wall Street. Los servicios digitales en el foco del crecimiento

Serenitymarkets Se espera una apertura alcista en Wall Street con el foco puesto en la siguiente revolución digital consistente en plagar de servicios todo nuestro entorno, pasando a segundo plano la presencia física. Todo esto vino como consecuencia de la presentación de muchos más servicios digitales por parte de Apple en su evento el día de ayer.

Ya lo dijo Steve Jobs hace unos cuantos años, Apple estaba dejando de ser una empresa tecnológica para convertirse en una empresa de servicios digitales. Hay que ser conscientes de que cada vez hay menos parcela de crecimiento a cubrir en cuanto a la venta de dispositivos digitales porque cada vez hay menos avances tecnológicos que justifiquen la compra de terminales nuevos mientras el actual no sea demasiado antiguo.

Lo anterior significa que los ingresos por la venta de terminales cada vez son menores y las empresas deben hacer algo para poder suplirlos. Hace ya años los principales fabricantes de terminales se dieron cuenta de que tenían a su disposición un número exageradamente grande de clientes que necesitaba sus dispositivos para conectarse a un mundo completamente digital. Aprovechando esta circunstancia, los fabricantes de dispositivos actúan como si fuesen verdaderas redes sociales, en donde tienen acceso a miles de millones de personas a través de sus dispositivos, de ahí que aparecieran las famosas tiendas digitales tanto de Google como de Apple. Para acceder a ese mercado que vive dentro de sus propios terminales, todo el que quiera vender contenido debe pagar un porcentaje a los fabricantes.

La cuestión es que algunos de esos creadores de contenido no quieren pasar por el aro y se independizan, aprovechando que han conseguido mucha fama dentro de esas tiendas como por ejemplo Netflix, entre otras.

Como segunda derivada de lo anterior, y demostrando que este servicio de suscripción de contenido de vídeo funciona, todo el mundo se quiere apuntar a carro, y, evidentemente, también los fabricantes de los terminales. Apple en el día de ayer presentó multitud de nuevos servicios digitales que van desde los videojuegos hasta el vídeo, algo que hace que muchos estén hablando de un potencial mercado de 100.000 millones de dólares hasta 2023 sólo para la marca de la manzana. Hoy está recibiendo mejoras de recomendación y se vuelve a echar al mercado a la espalda con una subida superior al 1% en preapertura.

Todo este efecto de Apple tiene repercusiones a otros niveles. No estamos hablando de los que son proveedores para crear los terminales, sino aquellos que son proveedores para mantener los servicios en la nube de todos esos servicios, los servidores y resto del sector de semiconductores.

La batalla está servida porque recuerden que Google presentó hace bien poco “Stadia”, un servicio de suscripción y de streaming de videojuegos. Es decir, que no haría falta comprarse la videoconsola de turno, o el PC de turno, para jugar a los últimos videojuegos, porque se podrían jugar online con una supuesta calidad gráfica similar o igual a la que obtendríamos si hubiésemos comprado la videoconsola. Esto significa que hay una red de servidores realmente grande, muy potente, con las últimas tecnologías, que hace que puedan correr en la nube esos juegos y ser jugados desde cualquier dispositivo en casa. Como podemos imaginarnos, los semiconductores están muy apoyados por esta idea y NVIDIA se ve también favorecida con mejoras superiores al 2%.

Parece que no, pero de esta manera el sector del videojuego también está en peligro por Google, entre otros. No estamos hablando del propio sector, pero sí los fabricantes de videoconsolas como por ejemplo Nintendo, Sony o la propia Microsoft. Si Google es capaz de crear un hardware en donde puede correr de todo y que sea accesible a todo el mundo, los fabricantes de los videojuegos irán directamente a Google en vez de ir a plataformas específicas, por lo que hay verdadera prisa por parte de Sony, Microsoft y el resto, para ofrecer contenidos similares, pero lo que se está poniendo delante de nosotros es simple y llanamente la muerte de la videoconsola como la conocemos ahora mismo, y evidentemente, también la compra de videojuegos en formato físico, por lo que valores como por ejemplo GameStop tienen problemas de viabilidad futura.

Todo esto es lo que el mundo está observando de cara al futuro, pero otra cosa es que el sueño se pueda convertir en una realidad porque estamos hablando de que necesitaríamos obligatoriamente una conexión a Internet para poder jugar, cosa que no se necesita día de hoy, porque no todo el mundo está dispuesto a gastar megas o necesitar de esa conexión para poder jugar. Evidentemente, tendría una aceptación bastante amplia, pero el sector es muy especial, así que el veredicto final todavía está por ver precisamente porque la mayor preocupación es lo que se necesita para poder jugar de forma fluida, es decir, una velocidad muy alta, un ancho de banda muy alto, y un retraso mínimo para que no se note que donde se ejecuta el programa está a cientos de kilómetros de distancia en vez de estar justo debajo del televisor. La idea es buena, pero hay mucho recelo sobre la verdadera aceptación de este entorno tecnológico. Recordemos que en la situación actual el programa se ejecuta de forma local y lo que se intercambia con Internet son datos, hasta cierto punto ligeros, sobre los participantes en el videojuego, y de esta manera no sólo estarían viajando por internet los datos de los jugadores si los propios datos necesarios para la representación gráfica.

Resumiendo y en definitiva, todo el mundo, a través de las nuevas velocidades 5G, está girando hacia un modelo de suscripciones que hace que seamos cada vez menos propietarios de cosas sino inquilinos de servicios. Esto es algo muy negativo porque a largo plazo es muy caro para los usuarios y muy beneficioso para las empresas, pero también estamos hablando de una adaptación a un nivel de salarios que quizá no puedan permitirse ser propietario sino como mucho alquilar todo lo que se utiliza.

Cambiando de tercio, también se está muy atento a todos los comentarios de la Reserva Federal porque si el Banco Central Europeo está preparando esa nueva ronda de liquidez, recuerden que se espera que en 2020 se bajen los tipos de interés en Estados Unidos porque vaya difuminándose el empuje de la rebaja fiscal, así que la Reserva Federal empieza a hablar de posibilidades y quizá se vuelva a poner en marcha una nueva edición de la famosa operación Twist que tuvo éxito en la crisis.

En el apartado macroeconómico, hoy el sector inmobiliario nos ha dado otro disgusto porque la construcción de viviendas y los permisos de construcción tienen una variación negativa en el mes de febrero. De momento los niveles mínimos del año están aguantando y eso puede ser gracias a que han dado un paso atrás los tipos de interés hipotecarios, pero no estamos hablando de un repunte para buscar máximos sino de un freno a los descensos, lo que sigue dejando un cierto sabor en la boca a desaceleración.

Los precios medios de las viviendas calculados por Case Shiller en 20 zonas metropolitanas en el mes de enero siguen desacelerando y en la interanual pasan de un crecimiento del 4,2% a otro del 3,6%, peor de lo esperado que era seguir rondando 4%.

En valores concretos, parte de todo lo que hemos hablado del sector tecnológico, Boeing siguen el punto de mira porque China no da más certificados de navegabilidad a los modelos 737 Max pero al mismo tiempo se está vigilando esa actualización del software de vuelo que debería corregir los problemas que generaba la versión anterior.

Las petroleras pueden tener buen apoyo porque el crudo sigue atacando zona de máximos y además la gasolina también no para de subir porque los recientes descensos fuertes de la reservas semanales de crudo son un buen aliado para los recortes de la OPEP y Rusia, que de momento están ganando la partida al miedo a la evolución de la demanda futura por la desaceleración económica.

En el plano técnico, lo importante es no perder la zona de mínimos de ayer porque conseguimos cerrar lejos de los mínimos, así que, como el Dow Jones de industriales tiene cruce alcista de medias, necesitamos que el resto se mantenga por encima de la media de 200 sesiones para seguir provocando el mismo cruce, a la espera de buenas noticias en el apartado comercial.

iws.gif