Lunes, 10 Diciembre 2018

Al cierre. La geopolítica daña, pero el consumidor de EEUU intenta salir al rescate otra vez

Sesión negativa en Europa con descensos más pronunciados en el índice alemán. Debemos estar atentos al final de la sesión norteamericana porque no es la primera vez que en un determinado momento la situación se ve de color negro por parte de Europa pero al ver que Wall Street la ve de color gris, las cosas cambian.

Varios son los factores que nos han atacado, cada uno en un frente distinto y la unión de todos ellos nos ha hecho pasar una sesión muy mala en la primera parte en el viejo continente.

Por un lado, el factor más pesado y negativo que ha afectado globalmente a todos los mercados son las noticias de ese misil disparado por Corea del Norte que ha sobrevolado Japón y ha caído al otro lado, una especie de respuesta muy contundente por parte de Corea del Norte a las maniobras que han estado haciendo algunos países para mostrar su organización frente a la amenaza norcoreana.

Ahora todo el mundo está pendiente de la contestación internacional y ya sabemos que Donald Trump no se muerde la lengua precisamente en estos temas.

La geopolítica ha disparado la demanda de activos de seguridad incluido el oro, haciendo que la rentabilidad de la deuda a 10 años de Estados Unidos esté rondando ya los niveles previos a las elecciones del año pasado, lo que chocaba principalmente con la esperanza de la vuelta de la inflación y la influencia positiva de los proyectos de Donald Trump.

Ese movimiento de seguridad, y ver reducirse la rentabilidad de la deuda de Estados Unidos, está haciendo que el dólar tenga todavía más debilidad, lo que ha hecho que el euro haya superado el 1,2 de manera contundente, así que tenemos más presión negativa, igual que el día de ayer, para los activos denominados en euros y también para las exportadoras.

Uno de los sectores más dañados ha sido el de medios de comunicación que lleva incluido también las agencias de publicidad. Hace no demasiado, WPP tuvo muchísimos problemas en el propio sector cuando recortó las previsiones de ventas. Dado que es una de las agencias de publicidad más grandes que existe, los análisis dejaron claro que la situación con respecto al uso de las agencias de publicidad había cambiado y además hay una mayor dispersión de este uso. Precisamente, el peor valor del índice alemán con un descenso de -14% es Prosiebensat, un conglomerado de medios que también ha avisado de problemas en las ventas de publicidad, lo que se ha llevado por delante tanto a Mediaset como a Atresmedia. Con respecto a Mediaset, también termina su programa de recompra de acciones, por lo que se han dado muchas vueltas al hecho de que si en el futuro hay problemas de venta de publicidad, quizá no sea tan rentable comprar acciones propias, lo que al final acaba notándose en un menor apetito por sus acciones.

Ya con Estados Unidos abierto, también hemos tenido descensos, pero una vez más el Dow Jones de industriales ha vuelto a atacar el soporte de la media de 50 sesiones donde tuvo el último rebote. Con el giro alcista en esa zona, el mercado se ha visto con más fuerzas para alejarse de la zona de mínimos del día y además también apoyado, una vez más, por una buena noticia relacionada con el consumidor, ya que la confianza del consumidor creada por la Conference Board ha quedado mejor de lo esperado, lo que se une a la buena lectura del de la Universidad de Michigan y además por el último incremento de las ventas del consumidor.

Y aquí es donde entra el evento meteorológico que está en primera plana: el huracán Harvey. Las destrozas han sido gigantescas y se espera con mucho miedo las estimaciones de daños, ya que todo el mundo tiene en el recuerdo que el huracán Katrina fue capaz de reducir el crecimiento de Estados Unidos a la mitad. Pero al ver al consumidor con tan buen ánimo, las cosas se aplacan un poco porque se sigue confiando en el consumo interno.

Además, otra vez los famosos FAANG (Facebook, Apple, Amazon, Netflix y Google) encuentran demanda tras un golpe bajista y han ayudado a que el Nasdaq empiece a tirar del resto.

Total, Europa va a cerrar la sesión de una determinada manera pero debemos estar atentos al comportamiento final de Estados Unidos porque puede modelar el pesimismo europeo.