LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura Wall Street. La preocupación de ayer se reproduce hoy, y el crudo no ayuda

Serenitymarkets.com Se espera una apertura negativa en Estados Unidos otra vez porque volvemos a tener una repetición de las preocupaciones de la última sesión, es decir, Donald Trump ha vuelto a redoblar su intención de subir los aranceles a China del 10% el 25% a finales de esta semana si no se llega a un acuerdo. La cuestión es que China se ha calmado, y va a seguir enviando a Estados Unidos a las negociaciones al Viceprimer ministro porque siguen queriendo dar la imagen de que siguen apostando por el multilateralismo y llegar a un acuerdo.

La cuestión principal es que otra vez volvemos a tener daño en los valores más afectados directamente, como por ejemplo Boeing y Caterpillar junto con las tecnológicas, vamos, el mismo golpe del día de ayer.

A todo lo anterior tenemos que añadir el nuevo descenso del precio del crudo que está rondando los 61,5 dólares con nueva presión bajista, aunque lejos de los mínimos de ayer, gracias a la noticia de que el Secretario de Energía de Estados Unidos ha dicho que Arabia Saudita está aumentando la producción para poder compensar lo que no está disponible por parte de Irán. Las pérdidas podrían ser peores si tuviésemos un factor que está intentando compensar la situación por la parte baja, es decir, está apoyando al precio del crudo. Se trata de ese incremento de tensión entre Estados Unidos e Irán por el envío de buques de guerra a la zona por parte norteamericana.

Como podemos imaginarnos de lo anterior, el sector de energía, que ayer tuvo un buen desempeño final de la sesión, hoy vuelve a tener problemas.

Dado que ayer la sesión acabó mucho mejor de como empezó, la clave técnica está en los mínimos de ayer, ya que no debemos perderlos por nada del mundo porque recuerden que el fondo del mercado piensa que el daño que se ejercería la economía mundial, y de paso a la norteamericana y a la China, sería tan fuerte que nadie en realidad quiere que no se llegue a un acuerdo, es una especie de variación del “too big to fail” de los bancos en la crisis financiera pero en el plano económico. Perder los mínimos de ayer supondría que el mercado manda una señal acerca de que consideraría como una probabilidad real que no se llegue a un acuerdo.

iws.gif