LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Apertura en Wall Street. Otra apertura con incremento de preocupación por la guerra comercial

Serenitymarkets.com Se espera una apertura bajista en Estados Unidos en donde se repite la jugada de hace dos sesiones. El resto del planeta está cayendo, y ahora le toca el turno a Estados Unidos. La preocupación principal es que comienza hoy la reunión entre China y Estados Unidos en suelo norteamericano con el Viceprimer ministro de China y, recordemos, mañana se van a subir de forma oficial los aranceles a 200.000 millones de dólares de productos chinos de un 10% a un 25%. Esto ya se ha hecho oficial, es decir, mañana se van a subir si o si, salvo que China quiera llegar a un acuerdo.

Recuerden que Estados Unidos tiene una economía más fuerte que China y Europa, y eso hace que Donald Trump tenga buenas cartas en su poder para ganar esta partida. Además, recuerden que China el viernes mandó un documento a Estados Unidos poniendo pegas a todo lo conseguido y negociado hasta el momento, así que Donald Trump se hartó de juegos y ha apretado las tuercas de forma definitiva.

Todos los valores que dependen del comercio exterior, otra vez vuelven a tener problemas, así que valores como todos los incluidos dentro del sector de semiconductores, Caterpilar, Boeing, los coches, todos tienen problemas en preapertura.

En cuanto al aspecto macroeconómico, los precios de producción industrial están estables pero siguen subiendo, lo que va a favor de que la Reserva Federal sigue diciendo que cabe la posibilidad de una subida de tipos este año. Las peticiones de desempleo semanales siguen altas en comparación con semanas anteriores. Aunque manteniéndose lejos de niveles importantes, este último repunte que dura tres semanas está siendo vigilado de cerca. Por último, el déficit comercial ha aumentado un poco hasta los 50.200 millones de dólares pero la excesiva diferencia con lo esperado ni con el valor anterior.

Los datos macroeconómicos no terminan aquí, ya que 30 minutos después de la apertura tendremos los inventarios mayoristas, así que podemos tener algo de volatilidad en ese momento.

Hay un punto importante en el mercado secundario de deuda que hay que vigilar desde muy cerca. Recordemos que todos los países que tienen un gran superávit comercial con respecto a Estados Unidos necesitan un complemento para poder mantener bajo control la demanda de su moneda. Es decir, como exportan tantos productos a Estados Unidos, su moneda tiene una presión alcista constante y eso obliga a los bancos centrales de las autoridades económicas a crear una contraprestación para hacer que el alto precio de la moneda no perjudique a esas exportaciones, ya que cuanto más alto sea el precio de origen de un producto, menos capacidad de compra y desde afuera de la moneda local.

Pues bien, para compensar esta situación e intentar mantener la moneda bajo control, lo que se suele hacer es comprar deuda pública del país al que se exporta es mucho, de forma que se saca cierto rendimiento de esa deuda junto con una alta seguridad en que vas a recuperar el dinero en algún momento. En resumidas cuentas, Estados Unidos compra productos a China, lo que significa que venden dólares para comprar yuanes. Y China compra deuda de Estados Unidos, lo que implica vender yuanes para comprar dólares.

Todo lo anterior significa que mientras no haya hostilidades comerciales y las cosas estén más o menos tranquilas, hay una especie de intercambio entre bienes y financiación entre China y Estados Unidos. Teniendo esto en cuenta, podemos llegar a la conclusión de que en toda subasta de deuda de Estados Unidos hay una parte compradora de China que es muy potente, así que, si hay hostilidades entre ambos países, China podría cortar la financiación de la deuda de Estados Unidos, cosa de la que está todo el mundo pendiente porque significa que deberían subir los tipos de las subastas para poder atraer compradores, lo que implicaría endeudarse a más precio y mover, en consecuencia, la curva de tipos.

Pues bien, ayer tuvimos una nueva subasta de deuda a 10 años en Estados Unidos y todo el mundo se ha quedado perplejo porque los 27.000 millones de dólares subastados han tenido la menor demanda desde marzo de 2008 y, además, las peticiones indirectas, donde se supone que está las peticiones de los bancos centrales, es la más baja en 13 meses. Por lo tanto, todo el mundo ha visto relación entre el aumento de tensión en las negociaciones sobre el acuerdo comercial, y este mal resultado de la subasta.

En el aspecto técnico, ayer cerramos lejos de los mínimos de la sesión, así que es muy importante no perforarlos porque estaríamos montando un ataque que podría acabar con la pérdida de la media de 50 sesiones en algunos índices importantes.

iws.gif