Miércoles, 15 Agosto 2018

Apertura en Estados Unidos. La atención pasa otra vez a los bancos centrales

Ya saben que el sector que más se está vigilando en estos momentos es el sector bancario debido al posible cambio de paso que van a experimentar tanto la Reserva Federal como el Banco Central Europeo. Por un lado, dentro de pocas horas tendremos la reunión en Europa en donde aparece cada vez más presión para que la política monetaria vuelva a la normalidad, mientras en el otro lado del océano tenemos a varios miembros importantes de la Reserva Federal pidiendo que se tome una pausa en el ciclo de subidas de tipos de interés.

Por lo tanto, debemos estar atentos a lo que pueda pasar con ambos sectores, el del SP 500 y el del Stoxx 600. En este gráfico comparativo a meses tienen la fuerza comparada entre los dos y de momento la tendencia favorece a los americanos, pero si hay cambio en los bancos centrales, mucha atención por si los europeos empezasen a pedir paso.

Los datos macroeconómicos en el día de ayer no fueron favorables, pero hoy tenemos otra tanda importante como por ejemplo el índice de directores de compra del sector servicios, y el compuesto, de Estados Unidos en su lectura final del mes de agosto. También, 30 minutos después de la apertura, tendremos el ISM de no manufacturas, así que podemos tener algo de volatilidad en esa franja.

El crudo también pide nuestra atención, pero hay que tener en cuenta que el lunes fue festivo en Estados Unidos, lo que retrasa una jornada las presentaciones de los datos oficiales, que serán mañana a las cinco de la tarde, hora española, y también los del Instituto API que se darán esta noche.

Lo anterior nos lleva directamente de la meteorología, porque en estas reservas se verán, o deberían verse, los resultados de los efectos del último huracán, con el cierre de las refinerías, descenso del consumo por su parte de las reservas de crudo, lo que debería hacerlas subir, y descenso de la reservas de gasolina por falta de producción de las refinerías. La cuestión es que ahora mismo el precio del crudo está subiendo porque ya hay refinerías que vuelven otra vez a la actividad, lo que a su vez reduce el precio de la gasolina.

Nos salimos de la meteorología, porque parece una especie de ironía de la naturaleza, pues ya saben que Donald Trump ha puesto al frente de la NASA a un negacionista del cambio climático y ahora mismo se acerca otro huracán extremadamente potente, tocando ya el Caribe, y amenazando Florida, por lo que parece una de esas situaciones de “si no quieres caldo, toma dos tazas”. En general, se sigue sin saber de forma exacta cuál va ser el coste de los daños del primer huracán aunque muy probablemente rondará el 1% del producto interior bruto. Si ahora vuelve un nuevo huracán, llueve sobre mojado, y eso haría que tuviésemos una segunda ronda de daños, por lo que se enfatiza todavía más la sensación de que la Reserva Federal debería parar el ciclo de subidas de tipos de interés, algo que es positivo para los precios de la deuda pública, rebajando las rentabilidades, y es dañino para el dólar.

En el aspecto técnico, fortísimo descenso del día de ayer que vuelve otra vez a poner la media de 50 sesiones en el ojo del huracán. Otra vez el Dow Jones de industriales se ha quedado parado a su altura, así que muchos ojos ya se han dado cuenta de lo importante que es. De ahora en adelante, la tensión se mantiene vigilando este índice por si una pérdida de ese soporte perjudicase al resto de mala manera.

iws.gif

Luis Javier Diez