Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura de Wall Street. La atención se reparte al 50% entre los bancos centrales y Harvey

Se espera una apertura en Wall Street confusa porque a favor tenemos mayor debilidad del USD por fortaleza del EUR tras los comentarios de Draghi, pero por otro lado tenemos el primer dato macro que habla del daño de Harvey.

Septiembre se sabía que no iba a decepcionar nada en absoluto y por el momento no lo está haciendo. Los factores a vigilar están apareciendo por todas partes pero son los bancos centrales los que vuelven a pedir el mando de la situación.

Por parte norteamericana, tenemos una presidenta de la Reserva Federal que lo más seguro es que no renueve su mandato, ha dimitido el número dos por motivos personales y Donald Trump tiene la oportunidad de meter alguien de su órbita. Tenemos unos daños por parte del primer huracán que rozan el 1% del producto interior bruto, viene otro huracán gigantesco que amenaza Florida, así que parece que desgraciadamente los daños no han terminado.

Dos personas relevantes de la Reserva Federal y han dicho que se debería tomar una pausa en la cadencia de las subidas de tipos de interés, lo que es negativo para el dólar.

Además, hoy hemos conocido uno de los datos macroeconómicos que más pegado está al terreno y que son las peticiones de desempleo semanales. Ya estamos en la órbita donde se empieza a ver el daño provocado por el último huracán y fíjense el dato que ha salido:

Las peticiones de paro semanales de la semana del 2 de septiembre suben inesperadamente de 236.000 a 298.000 cuando se esperaba 241.000. 

La media de 4 semanas sube de 236.750 a 250.250. 

El total de perceptores baja de 1,945 millones a 1,940 millones cuando se esperaba 1,950 millones. 

Ojo, porque si miramos el dato de peticiones semanales sin ajustar estacionalmente tiene una subida de 51.637 peticiones nada menos, claramente afectado por el huracán Harvey. 

Esto va a seguir empeorando en las próximas semanas. 

Dato malo para dólar y bueno para bonos. Ligeramente malo para bolsas. 

Aleja posibilidades de subidas de tipos. 

source: tradingeconomics.com

Ya ven, la cota psicológica de los 300.000 prácticamente ha sido alcanzada de golpe, por lo que hay que estar muy atentos al desarrollo de los acontecimientos porque esto puede cambiar el juego de la Reserva Federal.

Siguiendo con los datos macro, tenemos que los costes laborales unitarios del segundo trimestre tienen una fuerte desaceleración pues pasa de un crecimiento del 0,6% a otro del 0,2%, por debajo del 0,3% esperado. No es una noticia especialmente positiva para la inflación.

Bien, ahora cambiamos de acera pasando al viejo continente. Hoy el Banco Central Europeo no ha tocado los tipos de interés de ninguna manera, y vuelve a advertir que seguirán bajos durante mucho tiempo, más allá de la finalización del programa cuantitativo, pero también dice que según las circunstancias de la inflación podría recalibrarse tanto al alza como a la baja. Es decir, que dejan todas las posibilidades abiertas.

Sin embargo, durante la rueda de prensa el BCE ha sido especialmente incisivo en que últimamente los datos macroeconómicos han cambiado las perspectivas tanto de crecimiento como de inflación, además ha sido especialmente especifico hablando del peligro y la incertidumbre que genera un euro alto. Esto es un intento de estocada por medio de una intervención verbal para que el euro no siga subiendo, sin embargo hoy hemos tenido una tercera lectura del producto interior bruto en la zona euro que ha quedado por encima de lo esperado, por encima del trimestre anterior y por encima de las últimas lecturas. Por lo tanto, hay un conjunto de datos macroeconómicos que son favorables para el euro y el hecho de que haya avisado de que la inflación y el crecimiento se ven apoyados, es alcista para el euro. La situación por la que atraviesa Estados Unidos no es favorable para el dólar, así que el euro se está disparando contra el dólar más del 1%.

La consecuencia anterior es lógica, las exportadoras de Europa pueden pasarlo mal, las materias primas pueden verse apoyadas y Estados Unidos tendría a favor un poco más la debilidad del dólar.

Hablando de los movimientos en las divisas siempre tenemos en cuenta la inflación, y hoy tendremos la publicación de los datos oficiales de reservas semanales de crudo donde deberíamos ver los movimientos provocados por el último huracán. Recuerden que las refinerías tuvieron que parar, eso redujo el precio del crudo y subió mucho el de la gasolina, lo que en cierto sentido hablaría de un incremento de las reservas de crudo semanales y un descenso de las de gasolina. Veremos si es verdad.

En el plano técnico, seguimos con muchísima atención el punto de referencia de todo Estados Unidos, que es lo que hace el Dow Jones de industriales con la media de 50 sesiones que ya ha sido tres veces utilizada para parar las ventas.

iws.gif