Miércoles, 19 Diciembre 2018

Apertura en Estados Unidos. Vencimiento a la vista pero los bancos centrales y la inflación piden paso

Se espera una apertura con problemas porque los datos de IPC, y el comentario del BoE, ponen más cerca la subida de tipos, lo que complica las cosas. El vencimiento trimestral de derivados sigue su curso y nadie se fía de que los movimientos puedan tener mucha duración hasta el lunes.

Tanto hoy como mañana van a ser sesiones interesantes porque tenemos varios frentes abiertos.

De fondo, dos que ya conocemos desde antes del final de la semana pasada, por un lado los daños creados por los últimos huracanes y también la atención que de vez en cuando mete al mundo Corea del Norte con nuevas amenazas tras las sanciones económicas recientes.

A corto plazo, mañana tenemos el vencimiento trimestral de derivados y eso siempre suele trastocar las cosas con las manipulaciones acostumbradas que distorsionan mucho al mercado porque pueden aplacar o potenciar determinadas reacciones en caso de ir a favor o en contra de los intereses principales de los vendedores de opciones para poder quedarse con el mayor número de primas posible.

Los bancos centrales empiezan a pedir ya su cuota de atención y todo comenzó hace bien poco cuando conocimos que la inflación en Reino Unido había subido más de lo esperado y estaba ya rozando el 3%. Todo volvió a potenciarse al día siguiente cuando conocimos que los salarios estaban creciendo menos que la inflación, por lo que de forma evidente ya aparecía un daño en la economía al reducir la capacidad de compra de los ciudadanos.

El Banco de Inglaterra no ha tardado demasiado en reaccionar, porque había mantenido los tipos sin cambios, el programa cuantitativo también ha mantenido la misma cuantía, pero ya han avisado de que la subida de tipos se acerca. Esto es lo normal cuando estás viendo que la inflación ya empieza a hacer daño, así que tienen que dar un paso adelante. La cuestión es que todavía seguimos sin tener los daños principales de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, por lo que un camino sostenido de subidas de tipos de interés es muy incierto precisamente por tener la obligación de dejar a la economía en el mejor estado posible para cuando venga el golpe, ya que recientemente parece que la vía del divorcio duro es la que va a seguir el gobierno británico.

La situación no es la misma, pero la Reserva Federal dentro de poco también va a hablar. Hoy hemos conocido la lectura del mes de agosto y algunas cifras han quedado mejor de lo esperado, como la cifra general tanto en el mes como en la interanual y la interanual de la subyacente. El crudo está teniendo mucho que ver y en estos momentos está ascendiendo más del 1% rozando ya la cota de los 50 $, por lo que es positivo para la inflación.

Como podemos imaginarnos, subir los tipos de interés no es mucho del agrado de las bolsas, mientras no se hagan realidad algunas de las promesas electorales de Donald Trump. Precisamente, la reforma fiscal es uno de los ases en la manga que tiene el presidente que podría utilizarse por si hubiese problemas en los mercados.

También hemos conocido el dato de paro semanal que ha descendido, pasando de 298.000 a 284.000, cuando se esperaba una ligera subida para tocar ya de forma consistente la psicológica zona de los 300.000. En cierto sentido parece una victoria, que ya en el área de desastre del huracán Harvey no haya un mayor incremento, sino que haya descenso, pero es que no podemos cantar victoria porque falta el daño que haya producido el huracán Irma. Todavía el susto en el cuerpo nos va a durar unas cuantas semanas hasta que aflore toda la destrucción de empleo de los huracanes. Sin embargo, no se está esperando tanto el incremento como ver cómo de rápido desciende, que sería el indicativo principal de las labores de reconstrucción y la vuelta al funcionamiento de los negocios afectados. Si descendiese muy lentamente, mayor proyección de daño en la economía se puede esperar.

Punto negativo que debemos tener en cuenta, que está dañando el supersector de recursos básicos en Europa y que puede tener su reflejo en el de materiales del SP 500, son los datos de China que han quedado peor de lo esperado tanto en producción industrial, ventas minoristas e inversión en activos fijos.

En el apartado técnico, podemos ver que los nuevos máximos anuales está manteniendo en algunos índices y tanto el Nasdaq como el Dow Jones de industriales están atacando los suyos propios. Ahora sólo falta que los famosos FAAG recuperen altura y el sector bancario vea de forma positiva los incrementos de inflación.

 iws.gif

Luis Javier Diez.