Martes, 14 Agosto 2018

Apertura en Wall Street. Seguimos con malas vibraciones tras el FOMC y el aumento de tensión geopolítica

Se espera una apertura bajista en Estados Unidos como extensión del giro a la bajada del día de ayer con un aumento de la tensión geopolítica y también una preocupación por el potencial alcista del dólar que no se escapa nadie. Las tecnológicas siguen decepcionando porque Apple no está teniendo el comportamiento deseado.

Iniciamos la sesión final de la semana con un sabor bastante amargo en la boca porque tenemos dos factores importantes en el corto plazo y uno que viene desde Europa.

El que viene desde el viejo continente es una cierta contención a la espera de los resultados de las elecciones alemanas en donde no se espera ningún susto, pero como ya hemos visto de todo a estas alturas, nadie quiere cantar victoria antes de tiempo.

En otro plano, el aumento de tensión geopolítica llega en un mal momento, ya que ayer Estados Unidos no cerró de forma correcta por diversos factores que vamos a repasar ahora. Como no ha sentado en el corto plazo demasiado bien lo que se dijo en la última reunión de la Reserva Federal, el aumento de tensión geopolítica parece que tienen más peso de lo que realmente tiene.

En concreto Corea del Norte ha respondido a las amenazas directas de Donald Trump vertidas en la última reunión de las Naciones Unidas en donde dice que se verán obligados a destruir completamente el país si el “hombre cohete” sigue aumentando la presión. Corea del Norte, por su parte, ha amenazado con un test de una bomba de hidrógeno en el pacífico. Por si fuera poco, Irán también tomó nota del desprecio de Donald Trump al acuerdo alcanzado en materia nuclear con Obama, así que ha dicho que va a aumentar el poderío armamentístico en cuanto a misiles se refiere y no va a pedir permiso a nadie, además de haber mostrado un nuevo misil balístico con un alcance de 2000 km.

En todas las crónicas aparece como uno de los motivos del miedo en los mercados en estos momentos el aumento de tensión geopolítica, pero a nadie escapa que ayer el mercado reaccionó muy mal a las palabras de la Reserva Federal en donde seguía manteniendo sus expectativas de subidas de tipos de interés junto con deshacer la hoja de balance, minimizando el riesgo para la economía que viene de los desastres naturales, pensando en que en el medio plazo servirán para dinamizar más la economía.

Todo lo anterior está generando más potencial de revalorización al dólar, lo que está sentando fatal a las materias primas y dañando mucho al supersector de recursos básicos en Europa y puede que haga lo mismo con el de materiales en el SP 500.

Dentro de todo este follón que tenemos montado, lo cierto es que quien está dando los primeros golpes bajistas es el Nasdaq, ya que es incapaz de romper al alza los máximos anuales creados en julio porque Apple lleva todo el mes cayendo y las pruebas y revisiones de sus productos nuevos no están levantando pasiones precisamente, ya que consideran que son avances menores y que no despiertan a los actuales usuarios a deshacerse de sus terminales para buscar las nuevas versiones, lo que hace que de momento haya bastante desilusión con el valor y esté provocando presión bajista tanto en el sector tecnológico, en el Nasdaq y en el Dow Jones de industriales.

De momento lo que está haciendo Apple nos recuerda mucho a cada vez que ha presentado productos nuevos, hay desilusión en un principio pero después los compradores aceleran porque las cifras de ventas empiezan a acompañarles, pero en realidad nadie tiene claro cuál va ser la demanda del mercado de ese móvil que supera los 1000 $ y que tampoco añade nada revolucionario. Lo cierto es que hoy se pone a la venta la tercera versión de su reloj inteligente y también la versión ocho del iPhone. Veremos las ventas.

El sector de energía puede tener movimiento porque la reunión de los productores del día de hoy nos ha dejado algunas perlas importantes como por ejemplo que es probable que decidan sobre el futuro del acuerdo de reducción de producción en la próxima reunión pero según Rusia esto o podría no llegar antes de junio de 2018.

En valores concretos podemos tener bastante movimiento porque hay cosas muy interesantes:

Ya tuvimos ayer movimiento dentro del sector de telecomunicaciones porque Sprint y T-Mobile están metidos en conversaciones serias para una fusión, lo que daba a la alemana Deutsche Telekom la mayoría del accionariado. Pues ahora vuelven otra vez a subir porque la agencia Reuters ya ha dicho que está prácticamente firmado el acuerdo.

Hewlett Packard no tiene buenas noticias hoy, aunque puede alegrar a los accionistas, pero tiene planes de deshacerse cerca del 10% de su plantilla, según informaciones aparecidas recientemente.

Tesla sigue en el punto de mira por las informaciones acerca de que estaría asociándose con AMD para el desarrollo de un microprocesador especialmente diseñado para coches autónomos en cuanto a inteligencia artificial, pero es que hoy también se ha sabido que el modelo más barato de su Tesla Model S ya no se va a poner a la venta, centrándose en los de gama un poco más alta y que tendrán integrada la tracción a las cuatro ruedas.

En el aspecto técnico fíjense en el gráfico adjunto en donde se ve claramente que el Nasdaq es el que nos está frenando a todos también por la decepción de que los valores tecnológicos no son capaces de darnos ese impulso alcista que se esperaba de ellos. A destacar ese movimiento bajista del día de ayer del Dow Jones de industriales que nos ha dejado una cubierta de nube oscura bastante peligrosa mientras el SP 500 se ha quedado a muy poco de dejarnos un hombre colgado, lo que hace que debamos estar muy pendientes de la evolución en los próximos días.

iws.gif

Luis Javier Diez.