Sábado, 20 Octubre 2018

Apertura en Wall Street. Varios factores pero se mantiene el miedo a la baja inflación

Se espera una apertura ligeramente alcista en Wall Street con nuevas noticias positivas sobre el Nasdaq y aumentos de recomendación sobre uno de los FAANG, Netflix, acompañados también por nuevos máximos históricos en el Bitcoin  que puede ser positivo para compañías que están desarrollando hardware para minar la criptomoneda.

Entramos en la última sesión de la semana con varios factores encima de la mesa en el mercado norteamericano que abarcan un amplio espectro.

Primero de todo, la esfera política. Donald Trump ha sacado a Estados Unidos de la Unesco, Israel le ha seguido, y Rusia ha advertido a Estados Unidos de que si sale del acuerdo nuclear con Irán, Irán saldrá también de ese acuerdo y dicho movimiento no favorecería el ambiente de no propagación de las armas nucleares, seguridad y predictibilidad de todo este asunto.

Además, Donald Trump ha firmado una orden ejecutiva para que el Estado deje de pagar subsidios del Obamacare, lo que va a poner patas arribas a las aseguradoras y probablemente haga daño al sector de cuidados de la salud. Evidentemente, algunas entidades se verán más dañadas que otras, incluso algunas saldrán beneficiadas, pero lo que está claro es que se va a revolver el mercado en estos momentos porque debe aparecer de forma inmediata una nueva confección de precios teniendo en cuenta la ausencia de los subsidios.

Con respecto a la reforma fiscal, el senador Ted Cruz ya ha dicho que probablemente no se vea dicha reforma fiscal este año, así que ya empezamos con los retrasos de costumbre en este asunto e incluso podríamos acabar viendo una lucha parecida a la de la reforma sanitaria.

Lo anterior por un lado, ahora, la inflación.

Ya saben que la Reserva Federal está empecinada en tener una subida de tipos de interés más este año, probablemente en diciembre, pero han mostrado ya más de uno y de dos veces su preocupación por una baja inflación, incluso algunos dentro de la propia Reserva Federal dicen que no hay ninguna prisa en subir los tipos de interés y que sería bueno esperar a que la inflación dé muestras de que es sostenible en los niveles que se han marcado como objetivo.

Pues bien, hoy hemos conocido la lectura del IPC del mes de septiembre que ha quedado más baja de lo esperado tanto en cifras mensuales como interanuales. Esto es otro punto de preocupación más sobre lo que hemos comentado anteriormente, pero mucho cuidado porque ya hay análisis que hablan de que la revolución del coche eléctrico podría hacer que el precio del crudo cayese hasta los 10 $ por barril, lo que supondría una auténtica catástrofe entre los productores, poniendo una piedra realmente importante a lo que podría llegar a ser un nuevo orden geopolítico mundial.

Si la inflación tiene problemas de menos presión para subir los tipos de interés, se supone que la presión debe venir por la mejora de la economía, y hoy hemos tenido unas ventas minoristas del mes de septiembre que en el mes no suben tanto como se esperaba, aunque la subyacente sí ha mejorado algo más.

Esto no acaba aquí, ya que 30 minutos después de la apertura tendremos la primera lectura de la confianza del consumidor creado por la Universidad de Michigan del mes de octubre, y necesitamos que siga estando lo más alta posible. Además, también tendremos los inventarios empresariales que necesitamos que presenten una buena mejora en el sentido de ir preparando las ventas de la temporada navideña, ya que recordemos que los principales minoristas han anunciado la contratación de más de 200.000 personas para cubrir la temporada.

Problemas en la inflación, pendientes del crecimiento, esto nos lleva a la temporada de resultados que sigue dentro del área de los bancos. Algo muy importante que vimos en el día de ayer con los de JP Morgan, es que la banca tradicional le ha reportado buenos ingresos, pero la negociación en los mercados ha caído importantemente, algo que se extrapoló al resto de valores. Hoy hemos conocido los de Wells Fargo y los de Citigroup, presentando también el mismo problema.

- BofA presenta resultados con unos beneficios por acción de 0,48 $, mejor de lo esperado que eran 0,46 $ y subiendo desde los +0,41$ del año pasado.

La primera reacción del mercado es de meter al valor en preapertura en pérdidas de -0,6% pero con volatilidad, así que no se puede descartar que se meta en ganancias.

Ojo que le pasa igual que a JP Morgan, los ingresos del trading se han desplomado -13%. Las ventas suben a 21.860 millones, ligeramente peor de lo esperado.

Los recortes de costes han ayudado a mejorar las cifras de beneficio.

- Wells Fargo presenta resultados de 0,84$, bajando desde los 1,03$ del año pasado. Ajustados son 1,04$, lo esperado.

Las ventas caen -2% hasta los 21.900 millones de USD, peor de lo esperado.

Se notan las subidas de tipos en el año, pues los ingresos por intereses netos suben a 12.500 millones, mejora del +4%, peor de lo esperado.

Los depósitos suben en 5.200 millones.

En el aspecto técnico, el día de ayer no fue una sesión buena, por lo menos a todo el mundo menos el Dow Jones de transportes que cerró por encima de los 10.000 puntos gracias a las aerolíneas. Cada vez que hay un intento de problemas está todo el mundo en alerta, como por ejemplo la karakasa invertida del Nasdaq compuesto.

iws.gif

Luis Javier Diez.