Miércoles, 19 Diciembre 2018

Apertura en Europa. Apertura en píldoras

Se espera apertura bajista en Europa. 

1- La principal causa es el fuerte temor al enfriamiento económico mundial. 

Mientras los políticos globales no se dan por enterados tenemos que el petróleo se desploma de manera brutal (ayer bajada de 7%) por el temor a la bajada de la demanda por el enfriamiento.

Tenemos igualmente la gran sorpresa de que Japón se contrae en el trimestre. Una bajada interanual del PIB del 1,2% cuando en realidad se esperaba una subida del 1%. Ahora le echan la culpa a los terremotos y a los tifones, pero todo eso ya se sabía y sin embargo las perspectivas eran mucho más altas. 

Y por si fuera poco se ha dado PIB de Alemania que en el trimestre se contrae 0,2% cuando se esperaba bajada pero de -0,1%.

Las bolsas se anticipan a todo y este es un tema que preocupa mucho. 

2- Ayer Wall Street terminó débil. Las buenas noticias sobre avances en las negociaciones comerciales con China se vieron compensadas negativamente por el desplome del 7% del petróleo. Un desplome que traerá consecuencias (a la baja) para la inflación de las grandes potencias mundiales. 

3- Italia es otro de los focos negativos de la jornada. El gobierno italiano sigue en su utopía y se niega a rectificar los presupuestos como le pidió Bruselas. Los bonos italianos tienen fuertes subidas de rentabilidad y a 10 años están ya en el 3,52%. Cuando lleguen al 4% el gobierno italiano cederá asustado, pero el daño que se  haber hecho hasta ese momento económicamente hablando podría ser difícil de arreglar. 

4- En China tenemos varios datos macro importantes. Ventas al por menor peor de lo esperado, pero producción industrial e inversiones en activos fijos mejor de lo esperado. 

5- Parece que por fin hay acuerdo sobre el brexit una noticia positiva que frena las bajadas. A la espera de que May lo presente esta tarde en el parlamento. El acuerdo incluye el problema de las fronteras de Irlanda que era el principal problema. 

6- Confusión en el sector del automóvil. Porque por un lado se dice desde EEUU que podrían poner aranceles del 25% a los coches de la UE y de Japón, pero la UE dice que no creen que les sean aplicadas y que siguen negociando.