LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Al cierre. El subyacente de la preocupación del mercado está en el sector bancario

Hoy ha sido el segundo día de mercado en Europa, pero el primero en Estados Unidos, y ambas sesiones han mostrado exactamente la misma preocupación.

Corea del Norte sigue jugando al “y yo más” (aviso de nuevo lanzamiento de un misil ICBM) con la comunidad internacional que de momento mantiene las respuestas dentro del ámbito diplomático, aunque sanciones más fuertes de carácter económico son bloqueadas por China, lo que está haciendo saltar alguna chispa de fricción entre los supuestos “aliados”. Con esto, los activos que representan la seguridad siguen teniendo demanda, no tanto la deuda pública como los metales preciosos, con el oro otra vez como protagonista.

Antes de entrar más en materia con lo que realmente ha golpeado en el mercado, vamos a ver algunos puntos que han aparecido aquí y allá que han intentado por un lado sostener al mercado, pero por otro han potenciado el rendimiento negativo del sector bancario en Europa:

Los datos macroeconómicos dentro de Europa, los índices de directores de compra del sector servicios nos han dejado una lectura peor de lo esperado en España, también en Italia, en Francia también peor de lo esperado para el sector servicios y el compuesto, pero con una Alemania que ha brillado con respecto al resto al quedar ambos mejor de lo esperado. Por parte de la zona euro los servicios quedan peor y el compuesto también queda peor pero repite lectura con respecto al mes pasado, lo que por lo menos es algo menos negativo de lo normal.

La consecuencia inmediata de las cifras anteriores ha sido una falta de fuerza aparente en el euro, lo que ha remarcado todavía más que estamos esperando a la reunión del BCE.

Positivo también que el índice de directores de compra de China del sector servicios, calculado de forma privada, también ha quedado mejor de lo esperado, por lo que hay un cierto respiro con respecto a comportamiento de su economía, aunque sea temporal.

Los datos macro en Estados Unidos nos dejan un ISM de Nueva York más bajo que el anterior y unos pedidos a fábrica que tienen un descenso en lo esperado pero que se lleva por delante el incremento del mes anterior, y no hablamos de cualquier cosa pues subíamos 3,2% y acabamos bajando -3,3%.

Otras noticias positivas como más compras y fusiones en Europa como la toma de control de la empresa creadora de software de ingeniería Areva por parte de Schneider Electric y la noticia de que Merck pone a la venta su línea de negocio de salud del consumo.

Pero pasamos ya al núcleo de los descensos en Europa y que se han replicado en Estados Unidos al cierre de la sesión europea:

 Quedan pocos días para la reunión del BCE esta semana y quedan unos pocos más para la reunión de la Reserva Federal. Hoy Brainard (FED) ha hablado bien de la economía de Estados Unidos, pero lo más llamativo es que ha puesto un pequeño interrogante en el ritmo de las subidas de los tipos de interés, diciendo que hay que tener cuidado con dicho ritmo una vez que la inflación se mantiene baja. Además, hay que tener en cuenta las consecuencias de los huracanes, algo que ya asume el mercado como una imposibilidad de poder subir los tipos de interés durante todo este año.

Hay un cierto ambiente de desinflado de la expectativa de una mejora del sector bancario por el entorno favorable que se creó tras la victoria de Donald Trump. Desde hace semanas, en Europa los tipos en los mercados secundarios ha empezado a bajar otra vez, cosa que va en contra de lo que se esperaba que pasase, así que ver que el supersector bancario es el peor de Europa fue un indicativo del desplome que tuvo el del SP 500 en la sesión de hoy

El sector bancario también se ve dañado por una especie de efecto secundario, ya que es el que más pesa dentro del Ibex 35 pero automoción y recambios es el más importante y significativo del índice alemán. Por lo tanto, si hay una más tranquilidad en el euro y la economía alemana empieza a despuntar con respecto al resto, las operaciones con diferenciales empiezan a tomar sus ganadores y sus perdedores. En este caso y combinando todo lo anterior, tenemos que hay una mayor predisposición por parte de la bolsa alemana a mejorar y podría llevarse por delante a la bolsa española con una operación de largos de coches y cortos de bancos.

A la hora del cierre europeo, el Dow Jones de industriales estaba camino de perder nada menos que 180 puntos y vean como estaban cinco de los valores que más perdían en este índice:

Nombre Precio Variación %
United Technologies Corporation 112,58 -4,53
Goldman Sachs Group Inc 219,07 -3,01
Bank of America Corp 23,5 -2,47
JPMorgan Chase & Co. 89,62 -2,27
Travelers Companies Inc 117,32 -2,15