Jueves, 13 Diciembre 2018

Nota serenity. Las coberturas carísimas, los bonos americanos para extranjeros pierden todo su interés, lo que podría ser un factor de desequilibrio serio para EEUU. La curva de tipos va de cabeza a la inversión. 

TOKIO/LONDRES, 11 de diciembre (Reuters) - Una preocupante señal de inversión en la curva de bonos del Tesoro de Estados Unidos está enturbiando el atractivo del mercado de bonos de más alto rendimiento del mundo desarrollado para los inversores extranjeros.

Los inversores extranjeros están revisando sus inversiones o rechazando los bonos del Tesoro a medida que los tipos de interés en el extremo corto suben por encima de los del extremo largo y hacen que no sea rentable para los tenedores de estos bonos cubrir sus riesgos cambiarios.

La diferencia entre las tasas de interés de los bonos a corto y largo plazo, o la curva de rendimiento, se ha contraído en las últimas semanas a medida que la subida de las tasas de interés en Estados Unidos se enfrenta a las crecientes dudas de que la economía más grande del mundo pueda estar ralentizándose, lo que pesa sobre las rentabilidades a más largo plazo.

Y a medida que los rendimientos a corto plazo se mueven más que los rendimientos a largo plazo, el costo de la cobertura de la exposición al dólar estadounidense ha aumentado.

"Está todo el tema de los costos de cobertura. Algo que era intrascendente a principios de año, pero ahora es muy importante", dijo Paul O'Connor, director de activos múltiples de Janus Henderson en Londres, cuya empresa gestiona 378.100 millones de dólares en activos.

"Usted está reduciendo una parte sustancial de los rendimientos de los Estados Unidos cuando compra desde la perspectiva del Reino Unido y vuelve a cubrir esa exposición. Cuando compramos deuda del gobierno, siempre la cubrimos. Usted no quiere correr el riesgo del FX", dijo.

La Reserva Federal de EE.UU. ha subido los tipos ocho veces desde finales de 2015 y parece dispuesta a subirlos de nuevo la próxima semana, incluso cuando otros bancos centrales mundiales se mantienen tímidos a la hora de normalizar la política, lo que provoca que se abra una brecha significativa en los tipos de interés a corto plazo.

El Banco Central Europeo y el Banco de Japón han mantenido los tipos de interés por debajo del cero por ciento, mientras que el Banco de Inglaterra sólo ha subido los tipos dos veces desde su mínimo histórico de cerca del cero por ciento establecido en 2016 tras la sorprendente votación de Brexit.

A medida que los tipos de interés a corto plazo de Estados Unidos suben, los mercados de divisas a plazo, que están estrechamente vinculados a las diferencias en los tipos de interés entre divisas, han pasado a cotizarse al alza debido al mayor coste de la tenencia de dólares.

Para los inversores que invierten en yenes, deben pagar alrededor del 3,3 por ciento de su inversión principal para cubrir el riesgo de mantener dólares. El panorama es similar para los inversores basados en el euro.

"No compraremos bonos del Tesoro de EE.UU. con cobertura de divisas. El rendimiento sería negativo después de la cobertura", dijo Kazuyuki Shigemoto, gerente general de planificación de inversiones de Dai-ichi Life Insurance, que supervisa activos de 35,6 billones de yenes (316.000 millones de dólares).

El aumento de los costes de cobertura no habría desanimado a los inversores si el rendimiento de los bonos a largo plazo hubiera aumentado tanto como el rendimiento a corto plazo.

Sin embargo, el rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. a 10 años sólo ha subido al 2,8 por ciento, en comparación con el 2,3 por ciento antes del comienzo del endurecimiento de la Reserva Federal a finales de 2015. Mientras tanto, los rendimientos a dos años han aumentado 160 puntos básicos, hasta el 2,7 por ciento.

La semana pasada, una sección de la curva se invirtió cuando la rentabilidad de los bonos a cinco años cayó por debajo de los rendimientos a dos y tres años.

Shigemoto, de Dai-ichi Life, cree que es sólo cuestión de tiempo antes de que el diferencial de rendimiento a dos y diez años se vuelva negativo.

Los inversores japoneses y europeos que buscan rentabilidad entre los bonos del Estado de mayor calificación están empezando a buscar en otros lugares.

"Hemos visto un descenso real de los flujos, especialmente desde Japón en particular, y muchos de ellos se han dirigido a activos europeos e incluso asiáticos", dijo Bob Michele, director de renta fija global de JPMorgan Asset Management, cuya empresa gestiona 491.000 millones de dólares en activos, en Nueva York.

Incluso los mercados emergentes están ofreciendo algo de valor después de una violenta venta a principios de este año por motivos de guerra comercial.

Un índice mundial de bonos de mercados emergentes JPMorgan, denominado en dólares estadounidenses, ofrece ahora un rendimiento de más del 7 por ciento frente a alrededor del 5,5 por ciento a principios de año, según muestran los datos de Refinitiv.

CUBRIRSE O NO

Una opción es renunciar a la cobertura de divisas. Aún así, aumentar la tenencia de dólares justo cuando la Reserva Federal está a punto de ralentizar su ritmo de ajuste monetario podría ser arriesgado.

"Queremos comprar dólares a la baja. Pero una curva de rendimiento invertida puede presagiar una recesión futura y hay muchos otros factores inciertos. Por lo tanto, debemos examinar cuidadosamente los fundamentos económicos", dijo Toshinori Kurisu, subdirector general de planificación de inversiones de Nippon Life, que tiene activos totales de 66,7 billones de yenes (592.000 millones de dólares).

Los inversores institucionales son reacios a asumir demasiado riesgo cambiario por razones regulatorias. La guerra comercial entre EE.UU. y China y la posible desaceleración de los EE.UU. también son razones para que los inversores reduzcan, en lugar de aumentar, su exposición al riesgo.

En ese caso, la elección final parece ser volver a sus mercados nacionales.

"La atracción de las inversiones del Tesoro de Estados Unidos con una cobertura completa de divisas ha disminuido. Así que hemos estado comprando bonos corporativos de grado de inversión en el mercado de deuda estadounidense", dijo Ryosuke Fukushima, gerente general de planificación de inversiones de Japan Post Insurance, o Kampo, que tiene 76,8 billones de yenes (681.300 millones de dólares) de activos bajo gestión.

Fukushima dijo que Kampo no planea cambiar radicalmente su postura porque la empresa está en camino de cumplir con su objetivo de ingresos por inversiones internas para el actual año fiscal que termina en marzo.

"Pero en el plan para el próximo año, que acabamos de empezar a contemplar, consideraremos la posibilidad de volver a los JGB a partir de bonos extranjeros con cobertura, que consideramos que sustituyen a los JGB", dijo. ($1 = 112.7200 yenes)

(Reportaje de Tomo Uetake e Hideyuki Sano en Tokio, Saikat Chatterjee en Londres; Escritura de Hideyuki Sano Edición de Jacqueline Wong) Traducido por serenitymarkets.com

Vean que ayer a días nos acercamos la directriz bajista pero cerramos lejos de máximos, imitando el movimiento del riesgo pero de sentido contrario. Estamos en sobrecompra dejando una karakasa invertida con fuerte repunte de volumen, así que se marca la pausa al dato de empleo.

notasa10.gif

6 Dic (Reuters) - Una sección de la curva de rendimiento del Tesoro de los EE.UU. ha pasado a la inversión. Esto es lo que significa.

¿QUÉ SON LOS TREASURIES?

Los bonos del Tesoro de los Estados Unidos son bonos, o deuda, vendidos por el gobierno federal, la mayoría de los cuales pagan una tasa de interés fija durante un período fijo de tiempo, que oscila entre un mes y 30 años.

Son considerados los valores más seguros del mundo porque están respaldados por la plena confianza y el crédito del gobierno de Estados Unidos.

¿QUÉ SON LOS RENDIMIENTOS DEL TESORO?

Los yields o rentabilidad son una medida de la rentabilidad anualizada que un inversor puede esperar recibir por mantener un bono del Estado hasta su vencimiento. También sirven como un indicador aproximado de las tasas de interés.

Los rendimientos se determinan por el precio del bono en relación con su tipo de interés declarado. Cuando los precios de los bonos suben, los rendimientos bajan.

¿CUÁL ES LA CURVA DE RENDIMIENTO DE LA TESORERÍA?

Se trata de un gráfico de los rendimientos de todos los vencimientos del Tesoro, desde bonos a 1 mes hasta bonos a 30 años.

En circunstancias normales, tiene una pendiente arqueada y ascendente porque los inversores en bonos esperan ser compensados más por asumir el riesgo añadido de poseer bonos con vencimientos más largos. Por lo tanto, un bono a 30 años suele producir más de un bono a un mes o un pagaré a 3 años.

Cuando los rendimientos más alejados de la curva son sustancialmente más altos que los que están cerca del frente, la curva se denomina " en pendiente ". Por lo tanto, un bono a 30 años proporcionará una rentabilidad mucho mayor que una nota a 2 años.

Cuando la brecha, o "spread" en la jerga del mercado de bonos, es estrecha, se denomina "curva plana". En esa situación, una nota a 10 años, por ejemplo, puede ofrecer sólo un rendimiento ligeramente superior al de una nota a 3 años.

¿QUÉ ES UNA INVERSIÓN DE CURVA?

En raras ocasiones, una parte o la totalidad de la curva de rendimientos deja de ser inclinada hacia arriba. Esto ocurre cuando los rendimientos a corto plazo son más altos que los a largo plazo y se denomina "inversión".

Esta semana, la curva de rendimiento mostró evidencia de inversión por primera vez en más de una década, cuando el rendimiento de los bonos a 5 años cayó por debajo de los de los valores a 2 y 3 años.

El resto de la curva todavía tiene una pendiente ascendente, aunque la curva en general ha estado aplanándose durante algún tiempo.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA INVERSIÓN?

La inversión de la curva de rendimiento es una señal clásica de que se avecina una recesión.

La curva de Estados Unidos se ha invertido antes de cada recesión en los últimos 50 años. Ofreció una señal falsa sólo una vez en ese tiempo.

Cuando los rendimientos a corto plazo superan a los de más largo plazo, esto indica que los costos de los préstamos a corto plazo son más altos que los costos de los préstamos a más largo plazo.

En estas circunstancias, las empresas a menudo encuentran más costoso financiar sus operaciones y los ejecutivos tienden a moderar o postergar las inversiones. Los costos de los préstamos al consumidor también aumentan y el gasto del consumidor, que representa más de dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos, se desacelera.

La economía finalmente se contrae y el desempleo aumenta.

¿CUANDO OCURRE LA RECESIÓN DESPUÉS DE QUE LA CURVA SE INVIERTE?

La economía ha tardado entre 12 y 24 meses en caer en recesión cuando la curva de rendimiento se invierte.

Además, la inversión de la curva a menudo termina antes de que comience la recesión.

Una inversión de curva de rendimiento no tiene poder para predecir la duración o severidad de una recesión.

¿POR QUÉ SE INVIERTE LA CURVA?

Los valores a corto plazo son altamente sensibles a la política de tasas de interés establecida por un banco central como la Reserva Federal de los Estados Unidos.

Los valores a más largo plazo están más influenciados por las expectativas de inflación futura de los inversores, ya que la inflación es un anatema para los tenedores de bonos.

Por lo tanto, cuando la Reserva Federal sube los tipos de interés, como lo ha hecho durante tres años, eso empuja hacia arriba los rendimientos de los bonos con fecha de vencimiento más corta en la parte delantera de la curva. Y cuando se considera que la inflación futura está contenida, como ocurre ahora porque se espera que el aumento de los costes de los préstamos se convierta en un obstáculo para la economía, los inversores están dispuestos a aceptar rendimientos relativamente modestos de los bonos a largo plazo en el extremo posterior de la curva.

Esa dinámica se está desarrollando en la actualidad, haciendo que la curva se aplane y posiblemente se invierta aún más de lo que ya lo ha hecho.

(Reportaje de Dan Burns y Richard Leong; Edición de Lisa Shumaker)

Traducción realizada por serenitymarkets.com