LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

El tesoro español coloca 2695 millones de euros a un vencimiento de 2024 con una rentabilidad de 0,171%.

Coloca 1249 millones a 2035 al 1,639%.

LONDRES, 11 de abril (Reuters) - El rendimiento de los bonos a 10 años de Alemania subió el jueves al evitarse por ahora el Brexit, pero se mantuvo firmemente por debajo del cero por ciento gracias a una señal del Banco Central Europeo de que hará todo lo que pueda para combatir el bajo crecimiento económico y la inflación.

Los líderes de la Unión Europea dieron a Gran Bretaña seis meses más para abandonar el bloque, lo que significa que no se hundirá el viernes sin un tratado para facilitar su aprobación.

La noticia alivió un poco a los mercados, pero la venta de activos seguros como los bonos del Estado alemán se vio limitada, ya que los inversores se centraron en el mensaje dovish que enviaron los principales bancos centrales.

El presidente del BCE, Mario Draghi, planteó el miércoles la posibilidad de un mayor apoyo a la economía de la zona euro, si persiste su desaceleración, y afirmó que el BCE tiene "muchos instrumentos" con los que reaccionar.

Además, las actas de la reunión de marzo de la Reserva Federal publicadas el miércoles mostraron que es probable que la Reserva Federal no modifique los tipos de interés este año, dados los riesgos para la economía de Estados Unidos.

La rentabilidad de los bonos alemanes a 10 años subió en torno a un punto básico, situándose en -0,023 por ciento, frente al mínimo del miércoles en una semana.

Aún así, después de haber pasado gran parte de la semana pasada rodeando el nivel del cero por ciento, los rendimientos del Bund alemán están de vuelta a la vista de los mínimos de 2-1/2 años que alcanzaron el mes pasado después de que Draghi indicara que el BCE está buscando formas de compensar el impacto de los tipos de interés negativos.

"La reunión de abril del BCE tuvo un tono muy melancólico que, en el contexto de la sorpresa de marzo y de la estabilización de los indicadores económicos, tomó por sorpresa a los mercados de tipos de interés", dijo Antoine Bouvet, estratega de tipos de interés de Mizuho en Londres.

"Lo que realmente se destacó fue su voluntad (de Draghi) de señalar que el BCE está estudiando si los efectos secundarios de la NIRP (política de tasas de interés negativas) necesitan ser mitigados".

En toda la zona del euro, el rendimiento de los bonos de referencia a 10 años se situó en torno a un punto básico por encima de la media del día.

La reanudación de las conversaciones sobre nuevas medidas políticas del BCE para impulsar el crecimiento económico, especialmente la noción de tipos de interés diferenciados, ha hecho que la especulación sobre los tipos de interés de la zona del euro esté empezando a crecer.

Los futuros del mercado monetario de Eonia se cotizan, a un nivel que, según los analistas, equivale aproximadamente a un 15 por ciento de posibilidades de recorte de los tipos en 10 puntos básicos.

"Dado que no hay nuevas pruebas de que se puedan aumentar los límites de los emisores, para que se reanude el QE (quantitative easing), la conclusión lógica sería que los recortes de tipos podrían tener que reconsiderarse en el futuro en un escenario adverso", dijo Pictet Wealth Management Frederik Ducrozet, refiriéndose a las normas del BCE para la compra de activos. (Reportaje de Dhara Ranasinghe; Edición de Andrew Cawthorne) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Alemania coloca 2.480 millones de euros con un cupón del 0% a 5 años con una rentabilidad del -0,41% cuando la anterior fue del -0,32%. La demanda fue del 1,8, superior a la anterior en el 1,5%.

 

Por Karen Brettell

NUEVA YORK, 9 de abril (Reuters) - Partes de la curva de rendimiento del Tesoro de Estados Unidos han comenzado a moverse en direcciones opuestas, pero un escrutinio más cercano muestra que cada sección está señalando la misma advertencia de que la era de crecimiento económico en expansión y las subidas de las tasas de interés están llegando a su fin.

Los analistas afirman que la curva de rendimientos de Europa también está mostrando debilidad económica, aunque se mantiene en niveles mucho más pronunciados que los de Estados Unidos, lo que refuerza la idea de que los riesgos de ralentización en ambas orillas del Atlántico están aumentando.

El repentino giro de la Reserva Federal hacia una postura paliducha sobre futuros aumentos de tipos en marzo dejó atónito al mercado y provocó una rápida revisión de los tipos de interés de los bonos del Tesoro que, en menos de una semana, llevó a una inversión de la curva del Tesoro a 3 meses y 10 años.

La inversión, en la que los bonos a 3 meses retornan a un tipo más alto que los bonos a más largo plazo, es una anomalía que en el pasado ha precedido a las recesiones económicas en alrededor de uno o dos años.

Mientras que esa sección de la curva ha regresado a territorio positivo, otras partes de la curva con fecha más corta permanecen invertidas. Desde entonces, partes de la curva de rendimientos más prolongadas se han acentuado, lo que también es coherente con el final del ciclo económico que precede a los recortes de los tipos de interés y a una recesión.

"Es parte de la misma historia que hay cierta anticipación de una política monetaria más fácil en el futuro", dijo Subadra Rajappa, jefe de la estrategia de tarifas de EE.UU. en Societe Generalein Nueva York.

La curva de rendimiento de los Estados Unidos da pistas sobre hacia dónde se dirige la economía y ha sido históricamente más acertada que desacertada en la predicción de una recesión. Los movimientos entre los diferentes vencimientos suelen seguir el mismo patrón antes de una recesión.

A medida que la Reserva Federal suba los tipos en una economía en crecimiento, la curva de rendimiento se aplanará, y los inversores fijarán los precios de los tipos más altos en billetes de fecha más corta, que son los más sensibles a las subidas de los tipos. Los rendimientos de los bonos a más largo plazo aumentan a un ritmo más lento, reflejando unas expectativas de crecimiento e inflación a largo plazo más tibias.

Sin embargo, cuando la curva de rendimiento se invierte, se considera que la situación financiera está demasiado ajustada. La señal se considera más fuerte si la inversión dura varias semanas o meses.

En este punto, los inversionistas comenzarán a anticipar recortes de tasas en el corto a mediano plazo, lo que resulta en una curva más pronunciada entre esos vencimientos y la deuda a largo plazo. En el pasado, los recortes de tipos han seguido a las inversiones, y las recesiones se iniciaron poco después de que comenzaran los recortes de tipos.

Los analistas señalan que las maquinaciones de la curva de rendimiento hasta ahora no significan que una recesión sea una certeza en el corto plazo, y muchos economistas esperan que podamos ver cierta estabilización en la economía antes de la próxima recesión.

En ese caso, la curva de rendimiento puede comenzar a aplanar una nueva curva a medida que los inversores hacen retroceder las expectativas sobre cuándo se producirá una recesión.

La intensificación de la curva de rendimiento a largo plazo en Estados Unidos contrasta con el rendimiento de la deuda pública alemana, donde el rendimiento superior de la deuda a largo plazo sigue aplanando la curva de rendimiento.

Sin embargo, los analistas afirman que sería un error asumir que esta tendencia refleja la confianza en la economía de la zona euro, donde los tipos de interés se mantienen en cero y los rendimientos de referencia a 10 años se están negociando en territorio negativo.

"El BCE (Banco Central Europeo) no ha sido capaz de realizar ninguna subida y acaba de terminar el QE, por lo que la zona del euro parece estar significativamente más expuesta a una recesión que los Estados Unidos, sólo en términos de espacio de política monetaria para potencialmente responder"; dijo Jon Hill, estratega de tipos de interés de BMO Capital Markets en Nueva York.

Muchos inversores también se centran en la porción de 2 años y 10 años de la curva de EE.UU., que puede ser el indicador de recesión más observado en el mercado del Tesoro. Esta sección no se ha invertido todavía durante este ciclo, aunque se mantiene en niveles históricamente muy planos.

El inicio de una recesión sin la inversión de esta parte de la curva no estaría sin precedentes. En la década de 1950, una época que, como la actual, estuvo marcada por la baja inflación y el bajo rendimiento de los bonos, hubo dos recesiones que no fueron precedidas por una inversión de esta parte de la curva, dijo Rajappa.

"Esta vez no creemos que los de dos, diez años necesiten invertirse para entrar en recesión", dijo.

(Reportaje de Karen BrettellEdición de Dan Burns) Traducido por www.serenitymarkets.com 

La rebaja de previsiones de crecimiento mundial va a favor de tener menos inflación y búsqueda de seguridad, así que la periferia ve este factor añadirse a lo que pueda decir el BCE en el día de hoy de ayuda a los bancos y a la economía.

Vean cómo siguen subiendo los precios:

espaita.gif