LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Según Freddie Mac, los tipos hipotecarios a 30 años baja por cuarta semana consecutiva y se colocan a niveles de comienzos de noviembre. Esto es negativo para el sentimiento porque Trump no ha podido traer crecimiento suficiente como para que los tipos suban y si las hipotecas no suben, algo pasa de fondo.

Es decir, los precios caen en todas partes, lo que sube los tipos de interés en el mercado secundario. Esto parece decir que el mercado se toma como positivos los datos de los PMI pues apoyan a la economía.

El Tesoro español coloca 610 millones de euros a tres meses con una demanda que no tiene demasiados cambios pues baja de 3,6 a 3,5. La rentabilidad media aumenta un poco pero sigue en negativo, pasando de -0,488% hasta -0,449%.

A nueve meses se colocan 1950 millones de euros con una demanda que aumenta pasando de 2 a 2,4, pero hay que tener en cuenta que es bastante más pequeña que la colocación anterior. La rentabilidad entra un poco más en cifras negativas pasando de -0,391% hasta -0,404%

El tesoro español coloca 690 millones de euros a seis meses con un incremento de demanda que sube del 2,8 al 3,5 y una rentabilidad que profundiza en las cifras negativas pasando de -0,41% al -0,438%. Hay que tener en cuenta que la emisión es más pequeña que la anterior.

A 12 meses se colocan 3780 millones de euros, 50 millones más que la subasta anterior y la demanda también sube del 1,9 hasta el 2,1, con una rentabilidad que también desciende pasando de -0,374% hasta el -0,395%.

Muchos operadores estaban asombrados al ver que los bonos de España, Italia y Francia, a pesar de que el 27 de junio Draghi endureció el discurso, apenas se daban por aludidos, y es más fueron estrechando los diferenciales con el bono alemán. 

Pues bien no hay ningún misterio. 

Parece que el BCE era perfectamente consciente de que sus palabras podrían causar distorsiones en el mercado, y claro la parte más débil en estos casos siempre suele ser la deuda periférica. 

Se han publicado las cifras de compras de bonos de julio, que realiza el BCE, a cuenta de la QE, y se explica el misterio. Fue el BCE el que compraba. Las compras de bonos italianos y españoles están muy por encima de la media teórica y proporcional que tendría que haber comprado. 

Me parece bastante claro, que no querían sustos. El poder del BCE en estos casos es muy grande.