LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

LONDRES, 10 de abril (Reuters) - Los inversores de la zona euro se prepararon para un día de trading muy ajetreado el miércoles, antes de una gran cantidad de datos económicos clave, la reunión del BCE de abril y una cumbre de la UE en la que se discutirá el Brexit.

El rendimiento de los bonos en todo el bloque se mantuvo a la baja en los primeros momentos del intercambio comercial, después de que las débiles proyecciones de crecimiento económico del Fondo Monetario Internacional y las tensiones comerciales entre la UE y Estados Unidos marcaran la pauta para la sesión del martes.

El rendimiento de los bonos, que se mueve inversamente a los precios, ha caído últimamente debido a la debilidad de las previsiones económicas, a las tensiones comerciales y a una postura monetaria más moderada por parte de los bancos centrales más grandes del mundo.

El rendimiento de la deuda pública a 10 años de Alemania, el punto de referencia para la región, se situó por última vez en -0,008 por ciento.

La atención se centra ahora en la reunión del Banco Central Europeo, así como en los indicadores económicos de todo el bloque. Francia registró en febrero una producción industrial superior a la esperada.

Italia y el Reino Unido también informarán sobre la producción industrial y manufacturera, mientras que la inflación de EE.UU. seguirá más tarde en la sesión.

El BCE está casi seguro de que mantendrá la política en suspenso, y se tomará su tiempo para evaluar si su estímulo más reciente es suficiente para detener una rápida caída del sentimiento.

Las expectativas de una política monetaria más acomodaticia promovieron un fuerte repunte del rendimiento de la deuda pública de la zona euro en la fecha de la última reunión del BCE, el 7 de marzo, pero se habló de una jerarquización de los tipos que empujó a los rendimientos de los bonos alemanes a 10 años a una situación negativa desde 2016 dos semanas después.

DETALLAR ADEMÁS

El BCE confirmó en su acta de marzo que se había discutido el escalonamiento, y cualquier otro detalle más adelante, el miércoles, será recibido con entusiasmo.

Asimismo, los inversores esperan que el BCE ofrezca más detalles sobre sus planes de emitir una nueva ronda de préstamos a varios años a bajo interés a los bancos para apoyar el crecimiento económico. Estos préstamos han sido especialmente favorables para las economías del sur de Europa, como España e Italia, donde la aceptación entre los bancos ha sido fuerte.

Pero los estrategas no esperan mucha orientación.

"Hoy no esperamos demasiado del BCE", dijo Christian Lenk, estratega de tipos del DZ Bank.

"El anuncio sobre los TLTROs parece improbable. El otro gran tema es la clasificación por niveles, pero no espero que anuncien nada al respecto. Ya han ajustado sus perspectivas y sabemos cómo será la política monetaria hasta finales de año", dijo Lenk.

Los bonos periféricos y a más largo plazo de la zona euro también se han visto favorecidos por la fuerte apuesta por el rendimiento, que ha llevado el rendimiento de los bonos portugueses a 10 años a los mínimos de 25 años, mientras que el rendimiento de los bonos italianos a 30 años ha caído al 3,43 por ciento, el más bajo desde julio de 2018.

Los líderes de la Unión Europea concederán a la Primera Ministra Theresa May una segunda prórroga a Brexit, pero podrían exigir que acepte una prórroga mucho más larga a medida que Francia presiona para que se den las condiciones que limiten la capacidad de Gran Bretaña de socavar el bloque. (Reportado por Virginia Furness Editado por David Holmes) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Por Trevor Hunnicutt y Ann Saphir

NUEVA YORK/SAN FRANCISCO, 8 de abril (Reuters) - El presidente Donald Trump pidió la semana pasada a la Reserva Federal de los EE.UU. que comience a construir de nuevo su arsenal de bonos de guerra. Puede conseguir su deseo, aunque no por la razón que quiere.

El presidente de Estados Unidos dijo el viernes que la Reserva Federal debería recortar las tasas de interés y seguir una política monetaria no convencional llamada "quantitative easing" que se utilizó para alimentar la economía después de la crisis financiera mundial. La técnica utilizada entre 2008 y 2014 consistió en la compra de billones de bonos patrocinados por el gobierno.

"De hecho, ahora debería ser una expansión cuantitativa", dijo Trump, quien ha criticado a la Reserva Federal por elevar las tasas de interés.

La Reserva Federal ha estado reduciendo su acumulación de bonos a medida que trabaja para normalizar la política monetaria. Pero a finales de este año, dejará de reducir las reservas, lo que le dejará con más de 3,5 billones de dólares en valores.

En poco tiempo la Reserva Federal estará considerando cuándo empezar a acumular sus tenencias de bonos de nuevo, han dicho los responsables de la política monetaria, cuyo objetivo en ese momento podría no ser estimular la economía, sino mantener suficiente dinero en el sistema bancario para que puedan gestionar los tipos de interés.

El balance general solía ser mucho más pequeño, muy por debajo de 1 billón de dólares antes de la crisis. Pero los cambios que se han producido desde entonces en la forma en que los bancos gestionan su capital, en la forma en que la Reserva Federal fija los tipos de interés a corto plazo y en el crecimiento de la demanda mundial de dólares han hecho necesario un balance general más grande, afirman los responsables de la formulación de políticas de la Reserva Federal.

Las decisiones de los responsables políticos sobre el aspecto que tendrá el balance tendrán un impacto de gran alcance en el mercado y la economía. Y las opiniones en la Reserva Federal están divididas sobre cuál es el camino correcto a seguir.

He aquí algunos datos sobre el balance general:

¿CUÁL ES EL BALANCE GENERAL DE LA FED?

En su forma más simple, es una contabilidad de los activos y pasivos de la Reserva Federal. Los activos incluyen bonos que la Reserva Federal compró una vez que había reducido las tasas de interés a cero y necesitaba aún más poder de fuego para estabilizar la economía después de la crisis financiera mundial de 2008.

Los pasivos de la Reserva Federal incluyen fondos que la Reserva Federal creó para comprar los bonos, muchos de los cuales se encuentran ahora en las cuentas de reserva de los bancos en el banco central. Los pasivos también incluyen papel moneda y depósitos del Tesoro.

La Reserva Federal controla los tipos de interés utilizando su balance general. Lo hace en parte pagando a los bancos un tipo de interés sobre sus reservas para influir en otros tipos de interés de los préstamos a corto plazo.

¿POR QUÉ ES POLÉMICO EL BALANCE GENERAL?

Érase una vez que el balance de la Reserva Federal era mucho más pequeño y pequeños ajustes en las tenencias podrían mover la tasa objetivo de la Reserva Federal.

La "expansión cuantitativa" de la compra de bonos cambió eso. El objetivo de los programas era reducir los costos de los préstamos a largo plazo para que las empresas impulsaran la inversión y la contratación. Los críticos dijeron que las políticas aumentaron los riesgos de inflación e inestabilidad financiera.

En 2017, la Reserva Federal comenzó a dejar que su balance se redujera en un esfuerzo por normalizar su política. Esto también provocó críticas, ya que Trump y los inversores acusaron a la Reserva Federal de endurecer demasiado la política.

En marzo, la Reserva Federal anunció que la segunda vuelta probablemente terminaría en septiembre. Los responsables políticos dicen que poner fin a la escorrentía les ayudará a mantener suficientes reservas en el sistema para que puedan manejar las tasas. Rara vez describen el cambio de política como un esfuerzo para detener el endurecimiento de la política.

Sin embargo, muchos legisladores de la Reserva Federal afirman que probablemente tendrán que recurrir a la compra de bonos para hacer frente a futuras recesiones económicas porque, con tasas de interés entre el 2,25 y el 2,5 por ciento, tienen poco margen de maniobra para recortar antes de llegar a cero.

¿CÓMO SE PREPARA LA FED PARA LA RECESIÓN?

Cuatro altos funcionarios de la Reserva Federal que hablaron desde la reunión de marzo sugirieron que el banco central podría mantener más bonos a corto plazo de lo que lo hace ahora.

Hacerlo reforzaría su capacidad para luchar contra la próxima recesión, dicen, porque podría fácilmente negociar sus bonos a corto plazo por otros a más largo plazo, ejerciendo presión a la baja sobre los costos de los préstamos sin tener que aumentar el balance general.

Es un enfoque llamado programa de extensión de madurez, o "Operación Twist", y la Reserva Federal lo hizo en 2011.

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, y su homólogo de Chicago, Charles Evans, pronunciaron discursos en los que sugirieron que se está considerando esta posibilidad.

El presidente del SFR de Filadelfia, Patrick Harker, fue más allá, diciendo que existe un "consenso general" para hacerlo.

Sin embargo, dos responsables de la formulación de políticas también señalaron un inconveniente: Deshacerse de los bonos a largo plazo podría endurecer las condiciones financieras. Para compensar este problema, la Reserva Federal podría tener que bajar las tasas de interés. Es por ello que sería más probable que las tasas de interés lleguen a cero y luego obliguen a la Reserva Federal a realizar más medidas de alivio cuantitativo.

Y un legislador, el presidente del SFR de Minneapolis, Neel Kashkari, sugirió que la compra de bonos a corto plazo podría parecer que la Reserva Federal estaba apoyando abiertamente la emisión de deuda del gobierno de Estados Unidos. "Quiero asegurarme de que todos tengan clara la independencia política de la Reserva Federal", dijo a Reuters en una entrevista. "Mi instinto me dice que comprar al otro lado de la curva es una postura más neutral, lo que me hace sentir más cómodo."

La Reserva Federal también quiere volver a una cartera de bonos del Tesoro, muy similar a la que tenía antes de comprar títulos hipotecarios después de la crisis. Pero no han decidido si la venta de los valores tiene sentido.

"Claramente, se necesita mucho trabajo para decidir sobre la cartera....que mejor ayude a la Reserva Federal a cumplir con nuestros objetivos", dijo Evans recientemente. "Estoy abierto a esta pregunta."

¿CUÁNDO CONSIDERARÁ LA FED LA COMPRA DE BONOS DE NUEVO?

Un banco central que ha pasado los últimos 18 meses recortando los bonos que posee tendrá que considerar cuándo empezar a comprar de nuevo.

Las reservas bancarias disminuirán con el tiempo, por ejemplo como reservas de cambio de divisas de las instituciones financieras. Dado que la Reserva Federal controla las tasas de interés pagando intereses sobre las reservas, necesita amplias reservas en el sistema. Puede crearlos y comprar más bonos como lo hizo después de la crisis financiera, escribió Rosengren. Dijo que el momento en que se reanuden tales compras es un "asunto importante en el futuro" para los responsables de la formulación de políticas. También tienen que decidir cuántas reservas bancarias necesitan para controlar las tasas.

(Reportado por Trevor Hunnicutt y Ann Saphir; Editado por Andrea Ricci). Traducido por www.serenitymarkets.com

El Tesoro español pone en circulación 310 millones de euros de deuda a tres meses con una demanda muy alta, del 6,4 y la rentabilidad negativa de -0,418%, profundizando un poco desde el -0,411% anterior.

A nueve meses se colocan 970 millones con una demanda del 4,6 y una rentabilidad que también profundiza en signo negativo pasando de -0,356% hasta el -0,364%.

LONDRES, 9 de abril (Reuters) - El rendimiento de la deuda pública en la zona euro fue un poco más bajo el martes, con la preocupación de que las tensiones comerciales entre Estados Unidos y Europa proporcionen cierto apoyo a los mercados de deuda refugio un día antes de la reunión del Banco Central Europeo.

El representante comercial de EE.UU. propuso el lunes una lista de productos de la Unión Europea que van desde grandes aviones comerciales y sus repuestos hasta productos lácteos y vino, a los que se les impondrán aranceles como represalia por las subvenciones a los aviones europeos.

Los mercados bursátiles europeos abrieron en general a la baja, lo que se tradujo en un cierto apoyo a los mercados de bonos regionales.

Los analistas dijeron que también se prestó cierta atención al Fondo Monetario Internacional, que publica su informe semestral Perspectivas de la Economía Mundial más adelante en esta sesión.

"Por hoy, hay dos factores que podrían jugar un papel importante: la actualización del FMI sobre las perspectivas de la economía mundial, que puede ser motivo de cierto pesimismo", dijo Mathias van der Jeugt, estratega de tipos de interés del KBC.

"De la noche a la mañana, también hemos tenido noticias de que los EE.UU. están considerando los aranceles sobre los productos de la UE, lo que es una sorpresa potencial y podría dañar el sentimiento de riesgo".

El rendimiento de los bonos a 10 años de referencia de Alemania se mantuvo justo por debajo del cero por ciento a principios del martes, pero ha subido 9 puntos básicos desde los mínimos de 2-1/2 años de -0,09 por ciento alcanzados el mes pasado.

La mayoría de los demás rendimientos de los bonos a largo plazo en el bloque de divisas también fueron un poco más bajos en el día.

Se esperaba que el comercio en general se moderara antes de la reunión del miércoles del Banco Central Europeo.

La reunión del BCE de este mes se celebra en un contexto de especulación sobre si el banco central adoptará en los próximos meses tipos de interés diferenciados para aliviar la presión sobre el sector bancario de los tipos de interés negativos.

Los responsables de la política monetaria del BCE debatieron el riesgo que los tipos de interés ultra-bajos suponen para los bancos en su reunión de marzo, según mostraron las actas publicadas la semana pasada.

El lunes, el grupo de presión bancario alemán BdB instó al BCE a que redujera las comisiones que pagan los bancos por parte de su exceso de efectivo mediante la introducción de un tipo de depósito escalonado.

Si bien es probable que el BCE se enfrente a preguntas sobre los tipos de interés escalonados y su plan de lanzar una nueva ronda de préstamos a varios años a bajo interés para los bancos, los analistas afirman que es probable que los detalles lleguen más tarde. (Reportaje de Dhara Ranasinghe; Edición de Catherine Evans) traducido por www.serenitymarkets.com

 

LONDRES/BRUSELAS, 9 de abril (Reuters) - Los políticos que buscan persuadir a Alemania y a otros países ricos de la zona euro para que compartan su deuda con sus vecinos menos favorecidos pueden necesitar mantener las cosas simples y moverse en deuda a corto plazo.

La persistente escasez de bonos de calificación triple A ha mantenido vivo el impulso de un bono soberano mancomunado de la zona euro, a pesar de la oposición de Alemania. La mayor economía de la zona euro ha rechazado hasta ahora cualquier propuesta que pudiera dejar a sus contribuyentes en la estacada por las deudas de otros países.

Los planes de un bono común sintético, compuesto por deuda de los 19 países de la zona euro, se han estancado desde que la Comisión Europea (CE) los reveló por primera vez el año pasado, lo que ha llevado a los funcionarios a considerar otras opciones, incluidas las letras de cambio a corto plazo en euros.

El responsable del Banco Central Europeo (BCE), Ewald Nowotny, señaló en febrero la posibilidad de crear deuda a corto en euros, garantizados conjuntamente por los Estados miembros de la zona euro, y los funcionarios de la Comisión, el órgano ejecutivo del bloque, los han debatido como una opción para reforzar los mercados de capitales de Europa, según una fuente del sector.

Esta deuda podría vencer en un año o menos.

No se espera ningún progreso real en la creación de un "activo seguro" conjunto -llamado así porque no se supone que exista un riesgo de incumplimiento- hasta después de que se forme una nueva Comisión tras las elecciones al Parlamento Europeo en mayo.

Aún así, las expectativas de un avance rápido son bajas. La propuesta de la Comisión de crear un bono soberano respaldado por valores o SBBS, no ha sido discutida por los estados de la UE ya que un documento interno franco-alemán sobre las reformas de la eurozona en junio decía que SBBS tenía "desventajas significativamente mayores que los beneficios potenciales y que no debería ser profundizado más allá de lo que ya se ha dicho".

UN PRIMER PASO PELIGROSO?

Una propuesta de bonos del Tesoro en euros a corto plazo fue emitida por primera vez en 2011 por Graham Bishop, un consultor sobre la regulación financiera de la Unión Europea (UE) que había sido nombrado en 2013 por el entonces Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, para un grupo de expertos que asesoraba sobre una posible emisión conjunta de deuda. El grupo se disolvió en 2014.

Bishop dijo que la naturaleza a corto plazo de su propuesta, que implica la creación de un nuevo organismo, apodado el Temporary Eurobill Fund, lo convierte en un vehículo de prueba ideal. Con arreglo a su propuesta, se emitiría un proyecto de ley común con vencimiento a dos años. Está trabajando en otra versión con una madurez de seis meses.

"Simplemente, los gobiernos tienen que comprometer su financiación a corto plazo en dos años a través del fondo -quizás mediante el compromiso de un tratado-", dijo Bishop, vicepresidente del Movimiento Europeo en Gran Bretaña, un grupo que hace campaña a favor de una mayor integración europea y de la reforma de la UE.

"La factura se compone de un conjunto de facturas de la zona euro y luego se reedita."

Según la propuesta de Bishop, los Estados miembros que incumplan las normas fiscales de la UE quedarían excluidos del Fondo y los Estados miembros no serían responsables de las obligaciones de deuda de otros.

Los analistas dijeron que las letras del Tesoro en euros tenían sentido, sobre todo para los bancos, que necesitan deuda soberana de alta calidad para financiar sus operaciones y están preocupados por la disminución de la oferta, ya que Alemania y los Países Bajos, ambos soberanos con calificación triple A, emiten menos.

"Dada la oposición política a un bono en euros, un proyecto de ley seguro en la zona euro sería visto como un buen paso en la dirección correcta", dijo David Owen, economista jefe europeo de Jefferies en Londres.

Los críticos, sin embargo, dijeron que los bonos del Tesoro en euros crearían presión para que los gobiernos compartan la responsabilidad.

"Una vez que se haya establecido el llamado 'activo seguro', las llamadas a la mutualización serán inevitables. Por lo tanto, ni siquiera deberíamos empezar a seguir ese camino", dijo el legislador alemán Markus Ferber, que lidera la mayor agrupación conservadora de la comisión económica del Parlamento Europeo.

EL DOOM LOOP

Los beneficios potenciales de un bono común de la zona euro se pusieron de relieve durante la crisis de la deuda de la zona euro, cuando la dependencia de los bancos de la deuda emitida por su gobierno de origen creó un llamado "círculo vicioso" en el que la preocupación por la solvencia crediticia de los países europeos endeudados influyó en la opinión de los inversores sobre sus bancos y viceversa, lo que amplificó las tensiones del mercado.

A pesar de la introducción de una regulación y supervisión bancaria más estricta a raíz de la crisis, el círculo vicioso sigue existiendo. De hecho, los bancos europeos han utilizado el crédito barato del BCE para comprar más bonos del Estado.

Los prestamistas italianos tienen cerca del 20 por ciento de la deuda italiana de aproximadamente 2 billones de euros y la preocupación por los planes de gasto del gobierno desencadenó una agresiva venta de bonos soberanos el año pasado, lo que elevó el costo de la financiación de los bancos.

El banco europeo medio tiene ahora una exposición a la deuda soberana equivalente al 170 por ciento de su capital básico de primer orden, una medida clave de la fortaleza financiera de un banco, según un análisis del Deutsche Bank. Eso es más del triple de la exposición de los bancos estadounidenses.

Además de reducir los riesgos para la estabilidad de los bancos, los funcionarios de la UE quieren aumentar la oferta de activos denominados en euros que se consideran seguros para que el euro resulte más atractivo para los inversores extranjeros y contrarrestar el predominio del dólar como moneda de reserva.

La parte de los bonos soberanos más seguros y de calificación triple A que provienen de la zona euro ha caído de aproximadamente la mitad antes de la crisis financiera a alrededor del 25 por ciento en la actualidad, a medida que la calificación de la deuda pública en varios estados de la zona euro se ha deteriorado.

Bishop dijo que la idea de una deuda a corto en euros sería más fácil de vender a los estados escépticos ahora que hace 10 años, porque los rendimientos de la deuda a corto plazo han convergido, por lo que el coste de la participación de países como Alemania, cuyos Bunds son considerados los activos europeos más seguros de todos, sería bajo.

Un portavoz del Ministerio de Hacienda alemán se negó a hacer comentarios.

Cuando se le preguntó sobre un activo seguro en la conferencia de prensa del BCE del mes pasado, el presidente Mario Draghi dijo que la decisión final dependía de los políticos.

"Esto no quita nada al argumento de que es absolutamente racional tener un activo seguro a nivel europeo", dijo.

(Informes adicionales de Balazs Koranyi en Frankfurt y Peter Maushagen en Bruselas; Gráficos de Dhara Ranasinghe; Edición de Mike Dolan y Carmel Crimmins). traducido por www.serenitymarkets.com

 

Vean el futuro de las notas a 10 años cómo el viernes cerraron lejos de los mínimos del día con repunte de volumen, dejando una clara karakasa en el mínimo desde el retroceso importante de los máximos del año en curso y en zona de soporte, el máximo de enero en donde dejamos una muy clara envolvente bajista.

notasa10.gif