Jueves, 13 Diciembre 2018

Por Richard Leong


NUEVA YORK, 6 de diciembre (Reuters) - Parte de la curva de rentabilidades del Tesoro de EE.UU. se "invirtió" esta semana, dando lugar a un debate sobre si está dando una señal clásica de la próxima recesión o si todo puede estar justificado por razones técnicas.


Cualquiera que sea la razón, los inversores y economistas ignoran este mensaje del mercado de bonos por su cuenta y riesgo: las inversiones de la curva de rendimiento -cuando los bonos de vencimiento más corto ofrecen más que los de vencimiento más largo- han precedido a todas las recesiones de los EE.UU. de las que se tiene constancia en los últimos tiempos en un período que va de los 15 meses a los dos años, aproximadamente posteriores a la inversión.

"La curva de rendimiento ha enfriado las expectativas de los inversores con respecto a las perspectivas futuras de la economía de Estados Unidos", dijo Chad Morganlander, director senior de carteras de Washington Crossing Advisors en Nueva Jersey. "

Sin duda, la inversión de esta semana se ha limitado hasta ahora a la parte delantera de la curva de rendimientos en lugar de a otros plazos, habitualmente precursores de la recesión, más estudiados, como el spread entre los rendimientos de los bonos a 2 y 10 años. En el caso actual, los rendimientos de los bonos a 5 años han caído por debajo de los de los bonos a 2 y 3 años.

Sin embargo, en diciembre de 2005, por ejemplo, una inversión comparable en la parte delantera de la curva fue seguida poco después por una inversión entre rendimientos a 2 y 10 años. La Gran Recesión comenzó en diciembre de 2007.

Ese patrón también era evidente a finales de 1988, antes de la recesión de 1990. Antes de la recesión de 2001, toda la curva se invirtió sincrónicamente en febrero de 2000.

¿FALLO TÉCNICO O ADVERTENCIA FUNDAMENTAL?

En el caso actual, los inversores y los economistas están debatiendo si esto avisa de la debilidad económica que se avecina o si refleja otros factores, como la reciente inversión de las grandes apuestas especulativas sobre la caída de los precios de los bonos y las grandes tenencias de bonos del Tesoro de la Reserva Federal.

Un punto central es si esto significa que el mercado está dudando de la Reserva Federal, que ha estado subiendo los tipos de interés durante tres años y se espera que los suba aún más, incluso en su próxima reunión dentro de dos semanas.

Jeffrey Gundlach, director general de DoubleLine Capital y un inversor de bonos muy seguido, piensa que es una señal fundamental. Refleja "la total incredulidad del mercado de bonos en los planes previos de la Reserva Federal de elevar las tasas hasta 2019", dijo a Reuters.

Al mismo tiempo, el movimiento de esta semana coincide con un cambio en el posicionamiento del mercado de bonos.
Los fondos de cobertura y otros especuladores habían acumulado un nivel récord de apuestas cortas sobre los bonos a través del mercado de futuros, con las apuestas más fuertes contra los vencimientos a 5 años.

Pero los han reducido a más de la mitad en las últimas semanas, y eso puede haber contribuido a la enorme subida de los precios de los bonos a 5 años en particular. Los precios de los bonos y los rendimientos se mueven en direcciones opuestas.

Otro factor actual que estuvo ausente en episodios anteriores de inversión es la reserva de bonos de la Reserva Federal de 3,92 billones de dólares acumulada para suavizar los efectos de la crisis financiera de 2008.

Aunque lleva más de un año reduciendo sus tenencias, su cartera de obligaciones sigue siendo la mayor del mundo.

Más allá de estas posibles explicaciones, la economía estadounidense se encuentra en medio de su segunda expansión más larga de la historia, y los economistas y los inversores son conscientes de que una recesión es inevitable.

Algunos sectores empresariales, como el del automóvil y el de la vivienda, están en declive debido en parte al aumento de los tipos de interés, mientras que las empresas muy endeudadas han expresado su preocupación por la posibilidad de que no puedan hacer frente a los pagos de sus deudas a medida que aumentan los costes de los préstamos.

Los funcionarios de la Reserva Federal son conscientes de estos acontecimientos, pero varios de ellos han advertido repetidamente sobre la inversión de la curva de rendimientos como el indicador más fiable de que se avecina una recesión.

Algunos operadores dijeron que el dramático aplanamiento de la curva podría ser exagerado y podría revertirse si las cifras del dato de empleo del viernes mostraran un crecimiento sólido de los puestos de trabajo y de los salarios.

Mientras que el riesgo de que toda la curva de rendimientos se invierta crece en previsión de un crecimiento interno más lento, la economía parece segura debido a la solidez del mercado de trabajo y a una inflación moderada.

El recorte masivo de impuestos federales del año pasado ha reforzado la confianza de las empresas, pero la tensión comercial entre Washington y los principales socios comerciales de Estados Unidos se vislumbra como un posible obstáculo económico, dijeron los analistas.

E incluso si la curva de rendimiento es, de hecho, la primera señal de una recesión, como muchos sospechan, no indica cuándo comenzará realmente ni qué tan grave será.

"Es un predictor impreciso porque en algún momento después de la inversión de la curva de rendimiento se podría producir una recesión que podría ser de un año, dos años, tres años", dijo Nicholas Colas, cofundador de DataTrek Research en Nueva York. "Y en cuanto a lo que significa para los mercados, podría tener otro año muy sólido después de la inversión."


(Reportaje de Richard Leong;
Reportaje adicional de Jennifer Ablan y Chuck Mikolajczak;
edición por Dan Burns y Lisa Shumaker) Editado y traducido por serenitymarkets.com

Vean que si no se tiene en cuenta, de un gráfico semanal así (van la vela actual en negro):

espaita.gif

 

...podemos no darnos cuenta de esto a 30 minutos y llevarnos un buen susto. Recuerden que los rollover pueden empezar a ejecutarse antes del vencimiento o el último día de cotización:

espaita.gif

 

Ya saben que es un momento especial por todo lo que estamos hablando de la curva de tipos en EEUU y la búsqueda de seguridad que favorece a la deuda de Alemania, pero recuerden que esta semana es vencimiento de derivados en renta fija, siendo mañana día 6 de diciembre el último día de negociación, así que ojo con los entregables y los saltos en los gráficos al pasar al vencimiento de marzo.

dd.GIF

Tesoro coloca 553 millones de euros en bonos a 2021 a marginal del 0,027% frente al anterior de 0,111%

Coloca 1.274 millones de bonos vencimiento 2023 con marginal del 0,421% frente al anterior de 0,574%

Coloca 1.146 millones en obligaciones de vencimiento 2028, con marginal del 1,465% frente al anterior de 1,624%

Pero esta vez no es mérito del gobierno italiano, sino de que todos los bonos importantes del mundo están bajando rentabilidades ante el temor que da ver la curva de tipos en EEUU casi invertida

Nota serenitymarkets.com. Muy grave error de la FED con el manido esta vez es diferente. Sus errores históricos en no saber frenar la subida de tipos a tiempo han sido habituales. 

Por Howard Schneider y Jonathan Spicer

WASHINGTON, 4 de diciembre (Reuters) - Los funcionarios de la Reserva Federal de EE.UU. convencidos de que el enorme mercado de bonos de EE.UU. ha cambiado fundamentalmente en la última década están a punto de poner a prueba esa idea frente a los inversores que han comenzado a apostar en contra de la capacidad del banco central de EE.UU. para seguir aumentando las tasas de interés.

En lo que podría preparar el escenario para un 2019 volátil si la Reserva Federal actúa de forma más agresiva de lo que los inversores esperan, los principales responsables políticos mantienen su opinión de que los diferenciales de los bonos que caen en picado no dan la misma señal amarga sobre la economía que solían dar.

Los inversores suelen exigir mayores rendimientos para comprometer dinero durante períodos de tiempo más largos. Cuando los tipos a corto plazo suben por encima de los tipos a largo plazo e "invierten" la curva de rendimientos, han sido un predictor fiable de la recesión, aunque a veces varios meses más tarde, a medida que la confianza en el futuro económico se erosiona.

En lugar de reflejar la pérdida de confianza de los inversores, los funcionarios de la Reserva Federal han argumentado que la reciente reducción de la brecha entre los bonos del Tesoro a corto y largo plazo podría reflejar los cambios a largo plazo en los flujos de capital mundiales, o el hecho de que todos los tipos de interés son más bajos y están más comprimidos en su conjunto de lo que solían estarlo antes. El gran balance del propio banco central puede incluso ser uno de los culpables, al ayudar a mantener bajos los tipos de interés a largo plazo.

Otras fuerzas pueden estar actuando que no necesariamente cambiarían los planes subyacentes de la Reserva Federal, como la reciente caída de los precios del petróleo, que podría retener el interés demandado por los inversores al reducir la inflación esperada.

El diferencial entre los bonos a dos y diez años cayó por debajo de 0,1 puntos porcentuales el martes, el más bajo desde antes de la última recesión y continuando con una caída que comenzó en octubre.

Las acciones de Estados Unidos cayeron casi un tres por ciento el martes debido a algunas de las mismas preocupaciones de crecimiento que influyen en los inversores en bonos, así como a las dudas de que China y Estados Unidos consiguieran resolver su disputa comercial.

Sin embargo, lejos de ver los problemas que enfrenta Estados Unidos, el presidente de la Reserva Federal de Nueva York, John Williams, dijo el martes que la economía es fuerte y que la perspectiva es que las subidas de las tasas de interés continúen hasta el año 2019.

"Sigo esperando que nuevos aumentos graduales de las tasas de interés fomenten mejor una expansión económica sostenida", dijo Williams en la Reserva Federal de Nueva York.

Esa ha sido una opinión común en la Reserva Federal, incluso entre altos funcionarios como el Presidente Jerome Powell. Cuando se le preguntó sobre la posibilidad de una inversión en una conferencia de prensa en junio, Powell dijo que "lo que realmente nos importa es cuál es la postura apropiada de la política".

PUESTO A PRUEBA

Es posible que la teoría se someta pronto a una prueba. Dado que el diferencial entre los títulos a dos y diez años se aproximaba a cero, las diferencias entre algunos otros rendimientos, incluidos los de dos y tres años, ya estaban al revés. Un diferencial separado entre los valores del Tesoro a 3 meses y a 10 años, considerado por algunos como un mejor predictor de la recesión, también estaba cayendo, aunque en torno a 0,5 puntos porcentuales se mantuvo cómodamente en territorio positivo.

"Los inversores se están acercando a nuestra visión pesimista de las perspectivas de la economía estadounidense", escribieron el martes analistas de Capital Economics, argumentando que no había razón para considerar que esta inversión pendiente de la curva de rendimiento era diferente de las demás.

Independientemente de otras posibles razones, "es principalmente indicativo de preocupaciones sobre cuánto tiempo el crecimiento en los EE.UU. puede permanecer tan fuerte".

El estado de la curva de rendimientos ha sido un tema de debate para la Reserva Federal durante gran parte de este año, ya que el banco central elevó los tipos de interés a corto plazo aproximadamente una vez al trimestre, pero el rendimiento de los bonos a más largo plazo no logró mantener el ritmo.

Mientras que algunos presidentes de bancos regionales han sido explícitos al argumentar que la Reserva Federal debería postergar el aumento de las tasas de interés para evitar una inversión, el consenso ha sido consistente: mantener el rumbo.

Williams, un votante permanente de política y uno de los principales economistas del banco central, dijo en septiembre que una inversión no sería "preocupante" ni un "factor decisivo" para establecer la política.

Ese mensaje, de una Reserva Federal comprometida con una estrategia que no sería moldeada por datos a corto plazo, fue repetido esta semana por el vicepresidente de la Reserva Federal, Randal Quarles. Powell en sus comentarios la semana pasada reiteró su perspectiva optimista de una economía que crece por encima de su potencial, con la tasa de desempleo más baja en casi 50 años, y sin necesidad de tasas de interés de nivel de emergencia.

Pero los mercados son dudosos. En las últimas semanas las expectativas sobre lo que hará la Reserva Federal el próximo año se han erosionado, con inversores que ahora anticipan que los responsables de la formulación de políticas elevarán las tasas sólo una vez el próximo año, y, junto con un aumento previsto en diciembre, hacen una pausa con una tasa de los fondos federales de alrededor del 2,7 por ciento.

(Reportaje de Howard Schneider y Jonathan Spicer; Reportaje adicional de Herb Lash; Edición de Andrea Ricci) Editado y traducido por serenitymarkets.com