LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Y todo ello tras la entrada en recesión del país, lo que pone en duda la sostenibilidad de su muy elevada deuda, la segunda mayor de la eurozona tras Grecia

Vamos, los dos factores que le son favorables para bajar los tipos en el secundario, lo que se traduce en subidas de precio.

Vean el futuro del Bund que crea hoy un nuevo máximo del año.

bund.gif

 

Ahora, vean a semanas la fuerte mejora del futuro del bono español a 10 años que ha recuperado todo lo perdido y ataca máximos de 2018. El futuro italiano, con la economía en recesión, también está recuperando terreno.

espaita.gif

 

La vida del mercado de bonos tras la QE. 

LONDRES, 30 de enero (Reuters) - Para los mercados de deuda de la zona euro, la vida después del final del colchón de compra de activos del Banco Central Europeo puede no ser tan mala después de todo - los bonos de los tres mercados más grandes del bloque han disfrutado de su mejor enero en tres años.

Este fue el primer mes sin el escudo protector de la nueva compra de bonos por parte del BCE, que puso fin a su enorme programa de estímulo el mes pasado después de más de tres años, sin embargo, los costes de los préstamos de los gobiernos de la zona euro están cerca de sus mínimos en varios meses.

Y las rentabilidades a 10 años en Alemania, Francia e Italia están fijadas para su primera caída en enero desde 2016, lo que confunde las predicciones de una liquidación de bonos tan pronto como el mayor comprador de deuda se retiró.

Los rendimientos franceses, que bajaron 10 puntos básicos en enero, registraron su mayor caída mensual en ocho meses, mientras que los rendimientos españoles han caído 16 puntos básicos, lo que representa su mejor mes desde marzo.

En muchos sentidos, el sólido comienzo de los mercados de bonos en 2019 no es sorprendente, dado que el crecimiento económico ha resultado ser más débil de lo previsto hace tan sólo unos meses.

Junto con los riesgos de las tensiones comerciales entre Brexit y EE.UU.-China, ha hecho que se hable del momento en que se producirá la primera subida de los tipos de interés del BCE desde 2011 y que se sustituya por las medidas de estímulo que podrían ser necesarias para apoyar una economía en declive.

De acuerdo con Bank of America Merrill Lynch, las entradas en fondos de renta fija registraron su mayor entrada desde agosto de 2017 en la semana que terminó el 23 de enero. Los inversores inyectaron 5.200 millones de dólares en fondos de bonos esa semana, al tiempo que retiraron 500 millones de dólares netos de las acciones.

¿DE VUELTA A LA CASILLA DE SALIDA?

"El ciclo de crecimiento mundial ha llegado a su punto máximo, la inflación está aletargada y es posible que nos encontremos con que los bancos centrales tienen que volver a los estímulos", dijo Neil MacKinnon, macroestratega mundial de VTB Capital.

"En los mercados de bonos en general, existe la posibilidad de que la transición de QE (quantitative easing) a QT (quantitative tightening) sea la gran historia de este año. Tal vez resulte que esta transición es una grandiosa transición de 24 horas y volvemos al punto de partida rápidamente".

El BCE sigue apoyando a los mercados reinvirtiendo el producto de los bonos vencidos que posee, pero ha dejado de comprar nuevos activos. Pero la economía más débil ha alimentado la especulación de que podría lanzar una nueva ronda de préstamos baratos plurianuales a los bancos, un plan que beneficiaría especialmente a los países más débiles del sur de Europa.

La caída de los rendimientos en el primer mes completo de ausencia del BCE es tanto más sorprendente cuanto que, como es tradicional a principios de año, el mes de enero ha sido muy intenso con la nueva oferta de deuda de los gobiernos europeos, que tiende a aumentar el coste de los préstamos.

La prueba de que la ausencia de la red de seguridad del BCE no ha desanimado a los inversores en los mercados de deuda de baja calificación se produjo cuando las nuevas ventas de bonos a largo plazo de Italia y España, realizadas a través de sindicatos de bancos, alcanzaron una demanda récord.

EL FAVOR EXTRANJERO

"Ahora que el BCE está fuera (de QE), la cuestión es si esos otros inversores, incluidos los inversores extranjeros que vendieron sus bonos al BCE, pueden dar un paso atrás", dijo Said Haidar, director de inversiones del fondo de cobertura Haidar Capital, con sede en Nueva York.

"En este entorno, ¿por qué no? La gente está preocupada por lo que ocurrió en los mercados de valores el año pasado y no quiere dar un paso al costado, así que hay gente que regresa a los títulos del gobierno", dijo Haidar, que fue comprador en el reciente acuerdo de bonos sindicados a 15 años de Italia.

Una tregua entre Italia y la UE a finales del año pasado sobre los planes de gasto de Italia ha reducido los riesgos políticos.

Hay otro factor en juego: el atractivo de los bonos denominados en euros para los inversores no europeos cuando se tienen en cuenta los costes de cobertura de la divisa.

El rendimiento que obtienen los inversores de fuera de Europa de la cobertura de sus compras de bonos a través de los derivados de divisas conocidos como swaps cruzados de divisas sigue siendo jugoso.

En particular, se esperaba que los grandes inversores japoneses, como los fondos de pensiones, favorecieran los mercados de bonos en Francia y España, dado el repunte que dan sobre el emisor de referencia de la zona euro, Alemania.

Los compradores asiáticos representaron casi el 12 por ciento de los bonos sindicados a 10 años de España, mientras que los inversores estadounidenses y canadienses representaron el 6,5 por ciento. Un bono español del mismo tamaño y vencimiento que se vendió por sindicación hace un año, tuvo sólo un 0,7 por ciento de aceptación en Asia y casi un 6 por ciento en Estados Unidos y Canadá.

"Para los Estados Unidos (inversionistas) es un beneficio de más del 3 por ciento comprar activos europeos. Es una de las grandes historias de la renta fija", dijo Michael Krautzberger, director del equipo paneuropeo de renta fija fundamental de BlackRock.

(Reportaje de Dhara Ranasinghe; Reportaje adicional de Josephine Mason y Virginia Furness; Edición de Catherine Evans) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Por Virginia Furness

LONDRES, 30 de enero (Reuters) - El rendimiento de los bonos de la zona euro se mantuvo firme el miércoles después de que los legisladores británicos rechazaran una propuesta en el parlamento que pretendía evitar un Brexit potencialmente caótico "no-deal" , un escenario que los mercados no parecen querer descontar.

Los inversores en bonos se detuvieron para tomar aliento después de la votación, y antes de los datos clave de la zona euro, la conferencia de prensa del Comité Federal de Mercados Abiertos, y la reanudación de las conversaciones comerciales entre China y EE.UU., todo ello previsto para más tarde el miércoles.

Los legisladores británicos dieron instrucciones el martes a la Primera Ministra Theresa May para que reabriera un tratado de Brexit con la Unión Europea para reemplazar un polémico acuerdo fronterizo irlandés, y rápidamente recibieron un rechazo rotundo de Bruselas.

Al mismo tiempo, el parlamento rechazó una propuesta para detener una salida potencialmente caótica "sin acuerdo" haciendo que May pidiera a Bruselas un aplazamiento si no podía conseguir un acuerdo con los legisladores.

El mercado de bonos de la zona euro ha crecido un poco inmune al ruido de Brexit, dijo Christoph Rieger, estratega de tipos de interés de Commerzbank.

"Dadas las enmiendas del Reino Unido y lo que dijo (el presidente del Consejo Europeo, Donald) Tusk, esta combinación aumenta el riesgo de un Brexit desordenado. El mercado es reacio a ponerle precio a este escenario", dijo Rieger. "El mercado aún mantiene su fe en que la razón prevalecerá. Esta mañana, parece una fantasía inventar un escenario así".

Los inversores compraron bonos alemanes antes de la votación del martes. Las rentabilidades alemanas a 10 años se negociaron por última vez en un 0,192 por ciento, cerca de los niveles que se negociaron a última hora del martes.

El rendimiento de la deuda pública británica a 10 años cayó 1,4 puntos básicos hasta el 1,255 por ciento en la primera parte del año.

Pero incluso cuando Goldman Sachs, así como otros, vieron la posibilidad de un aumento de Brexit sin pacto, los rendimientos de los bonos de la zona euro se mantuvieron prácticamente sin cambios.

Por otro lado, los inversores también se centran en los datos de la Euro Zona y en la reunión de la Reserva Federal de Estados Unidos.

"Esperamos que la reunión sea una oportunidad para que (el jefe de la Reserva Federal, Jerome) Powell transmita el mensaje de pausa de la Reserva Federal", escribieron los estrategas de Mizuho en una nota.

Commerzbank Rieger dijo que esperaba una discusión sobre el balance después de los informes del Wall Street Journal de que la Reserva Federal está considerando la posibilidad de poner fin al deterioro del balance antes de tiempo.

Antes de los datos de la inflación alemana y de las ventas al por menor, los datos mostraron que la economía de Francia tuvo un comportamiento algo mejor de lo esperado en el cuarto trimestre, con un aumento del 0,3 por ciento.

Si los datos de crecimiento son más sólidos, los tipos de interés del Banco Central Europeo podrían volver a estar en el orden del día.

Por otra parte, el rendimiento de la deuda pública italiana se mantuvo prácticamente sin cambios a pesar de los informes de que el viceprimer ministro Matteo Salvini se enfrenta a presiones para que se celebren elecciones anticipadas, ya que los altos cargos de la Liga se sienten frustrados por tener que tratar con su socio de coalición, el Movimiento de las Cinco Estrellas (5-Star Movement).

La brecha de rendimiento de los bonos a 10 años de Italia con respecto a Alemania alcanzó brevemente su nivel más ajustado en un mes, con 240 puntos básicos, antes de subir a 244 puntos básicos.

El rendimiento de la deuda pública griega a 10 años se redujo tras la fuerte venta de bonos del martes hasta su nivel más bajo desde agosto, con un 3,958 por ciento. Grecia vendió el martes un bono del Estado a cinco años a través de una sindicación, con una demanda de más de 10.000 millones de euros. (Reportado por Virginia Furness; Editado por Andrew Cawthorne) traducido por www.serenitymarkets.com

 

Artículo escrito por: Elena Fernández-Trapiella, analista

El departamento de Análisis de Bankinter nos ofrece la selección de crédito del 28 de enero de 2019.

https://blog.bankinter.com/economia/-/noticia/2018/9/13/renta-fija-seleccion-credito

Evolución reciente

Las claves que han permitido que desde comienzo de año los bonos hayan permanecido apreciados han sido las siguientes:

  1. Un tono más moderado por parte de la Fed sobre las subidas de tipos previstas para 2019. De hecho, el mercado no solo no apuesta por más subidas, sino que incluso ha llegado a descontar algún recorte este año.
  2. La moderación de la inflación, impulsada por la corrección en los precios del petróleo, no da argumentos para endurecer las políticas monetarias ni en EE.UU. (IPC general +1,9% a/a vs +2,2% en noviembre y Subyacente estable en el +2,2%), ni en la UEM (+1,6% vs. +2,0% en noviembre y la Subyacente estable en +1%). Además, recordemos que el nivel más alto alcanzado por la inflación subyacente desde 2013 fue +1,2%, por tanto, muy lejos del objetivo de +2,0% del BCE.
  3. En su primera reunión del año, el BCE no modificó el mensaje de que mantendrá la reinversión de los vencimientos del APP “bien pasada” la 1ª subida de tipos", que "no tendrá lugar hasta al menos pasado el verano de 2019". Nosotros estimamos que no se producirá hasta 1T 2020 previo incremento, a partir de 3T 2019,  del tipo de depósito desde -0,40% actual.
  4. En el frente económico- político, las negociaciones comerciales entre EE.UU. y China (en periodo de “tregua” comercial de 90 días hasta el 1 de marzo) presentan un enfoque más constructivo de cara a las reuniones de alto nivel los días 30-31 de enero.

Asimismo, la incertidumbre sobre el desenlace del Brexit está próxima a esclarecese algo tras la votación del Parlamento británico el día 29 de enero y en la que se espera que se descarte un Brexit sin acuerdo y, posiblemente, un diferimiento del mismo.

Estrategia del inversión

Las políticas monetarias acomodaticias, el descenso en las perspectivas de Inflación y las incertidumbres macro-políticas (riesgo de desaceleración global) permiten que la TIR del Treasury a 10 A se mueva en niveles inferiores al 2,80% mientras la curva va ganando algo de pendiente en el tramo 2/10 años (+15/+20 p.b.) y que el Bund siga soportado (TIRs reducidas ~0,20%) absorbiendo (como activo refugio) las dudas sobre el ciclo.

En cuanto a la deuda corporativa, el Investment Grade (IG) americano se anota un ligero repunte de +0,4%  en lo que va de año, mientras que el High Yield (HY) rebota con más fuerza (+3%). En cambio en Europa, los movimiento de High Yieldy crédito ha sido más moderados. Por último, los bonos emergentes (sobre los que mantenemos recomendación de compra selectiva en India y Brasil) han mostrado síntomas de recuperación, respaldados por mayores cifras de crecimiento económico, progresiva corrección de desequilibrios y un menor ritmo de aumento de tipos en EE.UU.

En esta selección mantenemos sin cambios las mismas emisiones respecto al último informe al ofrecer, en nuestra opinión, el mejor binomio de rentabilidad-riesgo: Merlin Properties,  Grifols, Abbott, Colonial, Iberdrola Finance, Bbva, Microsoft y Apple. De las ocho emisiones de esta selección, cinco de ellas están denominadas en USD, por lo que tienen un riesgo divisa que no las hace recomendables para inversores conservadores. Continuamos primando los mismos parámetros de riesgo plazos de vencimiento razonables (<10 años), con emisiones de calidad crediticia buena (IG, en su mayoría) y emisores solventes.

LONDRES, 29 de enero (Reuters) - La mayoría de los rendimientos de la deuda pública de la zona euro cambiaron poco el martes, con nuevos acuerdos de deuda sindicada de Grecia, Bélgica y Austria en el centro de atención como pruebas clave de la demanda de los inversores de renta fija.

La cautela antes de las votaciones de este día en el Parlamento del Reino Unido sobre los cambios en el acuerdo de Brexit de la Primera Ministra Theresa May, y el hecho de que se avecinan conversaciones de alto nivel entre Estados Unidos y China sobre el comercio, más la reunión del miércoles de la Reserva Federal, apoyaron el mercado de bonos.

El lunes, Bélgica sorprendió a los mercados al anunciar sus planes de vender un bono a 30 años a través de un sindicato de bancos. Alemania tiene previsto vender el martes 5.000 millones de euros en bonos a dos años.

El debilitamiento de las condiciones económicas ha impulsado las expectativas de que los tipos de interés se mantendrán bajos durante algún tiempo. Esto ha animado a los gobiernos a lanzar nuevos acuerdos de bonos y a aprovechar el renovado apetito de los inversores por la renta fija.

Después de las fuertes caídas de rendimiento del mes pasado, las próximas ventas fueron vistas como un indicador importante de sentimiento.

"Hay dos factores en juego: uno es la tradicional concentración de la oferta por parte de los emisores en los primeros meses del año", dijo Mathias van der Jeugt, estratega de tarifas de KBC.

"En segundo lugar, es que los emisores se están beneficiando de las preocupaciones sobre el crecimiento mundial y de las turbulencias de los mercados bursátiles que han empujado a la baja los rendimientos. Además, el BCE rebajó sus previsiones de crecimiento la semana pasada, lo que abre la puerta a una política monetaria fácil durante más tiempo".

Austria dijo el lunes que lanzará un nuevo bono a 10 años a través de la sindicación, mientras que Grecia anunció una nueva emisión a cinco años, su primer acuerdo sindicado en casi un año.

Una serie de recientes y exitosos acuerdos de bonos sindicados incluyen ventas a largo plazo de España e Italia este mes que respondieron a la demanda récord de los inversores.

A primeras horas del martes, el rendimiento de la mayoría de los bonos a 10 años de la zona del euro bajó sólo 0,5 a 1 puntos básicos en el día.

El rendimiento de los bonos griegos a cinco años subió tres puntos básicos hasta el 3,07 por ciento antes de la nueva oferta prevista.

La votación del viernes en el Parlamento griego sobre un cambio de nombre para Macedonia ha eliminado una nube de incertidumbre política y ha allanado el camino para un nuevo acuerdo sobre bonos.

Pooja Kumra, estratega europea de tipos de interés de TD Securities, dijo que esperaba que se vendiera un mínimo de 3.000 millones de euros del nuevo bono griego a cinco años.

Grecia, que salió en agosto de su tercer rescate internacional desde 2010, ha puesto a prueba el apetito del mercado bajo la supervisión de sus prestamistas internacionales en los últimos años. Hace casi un año vendió 3.000 millones de euros de bonos a siete años. (Reportaje de Dhara Ranasinghe; edición de John Stonestreet) www.serenitymarkets.com