Jueves, 13 Diciembre 2018

Los derivados de mercado monetario de la eurozona descuentan ya solo al 70% la posibilidad de al menos una subida de tipos durante el 2019. Nosotros personalmente pensamos que no habrá ninguna

Por Jamie McGeever

LONDRES, 29 de noviembre (Reuters) - Las perspectivas para las tasas de interés en Estados Unidos han cambiado, ya que los inversores apuestan a que las recientes grietas en la economía y en los mercados financieros obligarán a la Reserva Federal a ralentizar, o incluso detener, su trayectoria de aumentos de los tipos de interés previstos para el año que viene.

E igualmente, esto también debería estar ocurriendo en el mercado de bonos, presionando a la baja los rendimientos a largo plazo y aliviando las condiciones financieras, contribuyendo así a limitar las consecuencias del debilitamiento de la economía y de la fragilidad del mercado bursátil.

Sí, los rendimientos han bajado un poco, pero no tanto como cabría esperar, gracias a una acumulación constante de factores que deberían empujarlos hacia el otro lado.

Octubre fue el peor mes en Wall Street en siete años, el llamado grupo' FAANG' de las cinco principales empresas tecnológicas de EE.UU. perdió casi un billón de dólares en capitalización bursátil, Apple se metió en un mercado bajista y algunos de los indicadores económicos de EE.UU. - a saber, el mercado de la vivienda - Comenzaron a parpadear en rojo.

Si el crecimiento se ralentiza en esta fase del ciclo económico, las posibilidades de recesión aumentan y la Reserva Federal puede frenar, o incluso invertir la tendencia. El sabio y omnisciente mercado de bonos debería descontarlo y los rendimientos deberían caer.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sugirió el miércoles que las tasas de interés ya están cerca de la neutralidad, el nivel que ni acelera ni restringe la economía. Sus comentarios llevaron el rendimiento a 10 años a su nivel más bajo desde septiembre.

Sólo una subida de los tipos de interés de un cuarto de punto el año que viene se descuenta totalmente en los mercados monetarios, en comparación con los dos de hace un par de meses. Pero el rendimiento a 10 años se mantiene por encima del 3,00 por ciento, a apenas 20 puntos básicos de su punto máximo a principios de octubre, justo antes de la sacudida de Wall Street y el "accidente tecnológico".

Un riesgo creciente para los mercados y la economía es que mantenga ese nivel y empiece a tender hacia arriba de nuevo.

Los mercados emergentes, que son los más expuestos al costo de los préstamos de Estados Unidos y al dólar, son vulnerables. La rigidez de los rendimientos del Tesoro y el hecho de que el dólar esté cerca de su nivel más alto desde junio del año pasado no son buenas señales.

TAN APRETADO COMO PUEDAS.

La oferta récord, los altos costes de cobertura, la relajación del balance de la Reserva Federal y la venta potencial de bonos del Tesoro de los mercados emergentes para apoyar a sus monedas nacionales es una potente mezcla que podría fácilmente mantener el rendimiento a 10 años por encima del 3,00 pct, incluso si los ciclos económicos y de mercado históricamente largos se prolongan.

El equilibrio entre la oferta y la demanda del mercado del Tesoro es cada vez más corto en lo que respecta a la demanda y largo en lo que respecta a la oferta. Como señala Luke Gromen en la firma de investigación FFTT, hay una carrera en marcha: ¿será suficiente la demanda de los inversores de un puerto seguro en cualquier tormenta que se aproxime para compensar ese desequilibrio cada vez mayor?

Gromen calcula que el Tesoro reinvertirá hasta 8 billones de dólares de deuda el próximo año y emitirá 1,3 billones de dólares en nuevos bonos. Además, la Reserva Federal ya ha comenzado a reducir su cartera.

Esto es mucho papel para que el sector privado lo compre, especialmente porque el nivel actual de los rendimientos en Estados Unidos hace que sea prohibitivo para los inversores extranjeros cubrir las compras de bonos.

Es posible que la política de la Reserva Federal ya sea demasiado restrictiva, incluso antes de las tres o cuatro subidas de tipos que llevarían la tasa de interés de los fondos federales a lo que la Reserva Federal sigue considerando oficialmente el tipo de interés "neutro" en torno al 3,00 pct.

En un reciente blog publicado en el Council for Foreign Relations, con sede en Washington, Benn Steil y Benjamin Della Rocca afirman que la reducción de los balances y las subidas de tipos ya han hecho que las condiciones monetarias sean más restrictivas que neutras.

"Esto sugiere que la política monetaria comenzará a contraer el crecimiento económico a principios del próximo año", concluyen.

Pocas personas piensan que la economía de Estados Unidos se enfrentará a la recesión el próximo año, y mucho menos que ya se encuentra dentro de una de ellas. Pero vale la pena recordar que cuando la Reserva Federal redujo los tipos de interés a finales de 2008, la economía se había contraído desde diciembre del año anterior.

La mayoría de los economistas piensan que la política sigue siendo acomodaticia y, en todo caso, el riesgo no es que la economía estadounidense se ralentice, sino que se sobrecaliente. Esto mantendrá a la Reserva Federal rígida y ejercerá una presión alcista natural sobre los rendimientos.

La opinión general sigue siendo que el rendimiento a 10 años alcanza el 3,50 por ciento antes que el 2,50 por ciento. Si se mantiene por encima de 3.00 pct y sube, sin importar el frío o el calor que haga en la economía, la Reserva Federal tendrá que tomar una decisión.

 

(Por Jamie McGeever; Edición por Kirsten Donovan) Traducido por serenitymarkets.com

Italia coloca 2000 millones de euros con una rentabilidad del 2,35% a un vencimiento de 2023, lo que implica una bajada de rentabilidad con respecto a la subasta anterior de -0,23%. La demanda es de 1,34.

También se colocan 2250 millones de euros a 2028 con una rentabilidad de 3,24%, lo que significó una bajada de rentabilidad de -0,13%. La demanda es de 1,41.

Como vemos, las bajadas de tipos no son significativas, lo que implica que sigue existiendo tensión por la pelea del presupuesto con Bruselas.

La FED avisa de frenada en las subidas de tipos y eso nos lleva a la situación técnica del futuro de las notas a 10 años. Vean que tenemos un posible doble suelo con divergencia alcista en el RSI, así que debemos tener cuidado si nos acercamos a los máximos por si hay cierta extensión hasta la sobrecompra.

notasa10.gif

Estamos hablando de mucho más dinero del que parece, que seguirá entrando varios años comprando bonos de la eurozona y tapando agujeros políticos de unos y de otros...da bastante tranquilidad la verdad...