Jueves, 13 Diciembre 2018

NUEVA YORK/ST. LOUIS, 27 de noviembre (Reuters) - Banqueros, ejecutivos e inversores advierten a los funcionarios de la Reserva Federal a puerta cerrada que el récord de préstamos apalancados a empresas de las áreas poco reguladas de Wall Street podría dificultar la gestión de cualquier desaceleración económica.

Con la segunda mayor expansión de la historia en Estados Unidos en sus etapas avanzadas, la preocupación es que una parte clave del mercado crediticio podría ser particularmente vulnerable a una desaceleración, ya que las empresas altamente endeudadas se enfrentan a un mayor riesgo de incumplimiento.

Algunos de los participantes en el debate que hablaron con Reuters expresaron su frustración por el hecho de que la Reserva Federal no esté tomando el riesgo lo suficientemente en serio.

"En la Reserva Federal existe la sensación de que necesita vigilar esta área, el crédito apalancado, pero todavía está en pañales y no está claro hasta dónde llegará", dijo un economista familiarizado con los esfuerzos de la Reserva Federal.

En el peor de los casos, que se haría eco de la crisis financiera de hace una década, los impagos podrían empeorar cualquier recesión al desestabilizar a los grandes prestamistas no bancarios, como las empresas de capital privado y los fondos de cobertura, y afectar el empleo en todas las industrias de Estados Unidos. Por lo general, los préstamos apalancados se otorgan a empresas ya endeudadas con bajas calificaciones crediticias, y la preocupación es que los préstamos sean difíciles de cobrar o de revender en una situación de crisis, lo que pone en riesgo tanto al prestatario como al prestamista.

"El mero tamaño de la intermediación crediticia basada en el mercado es muy diferente (de años anteriores) y no sabemos muy bien cómo se va a comportar en una recesión", dijo Tobías Adrián, director del departamento de mercados monetarios y de capitales del Fondo Monetario Internacional, en una entrevista.

Pocos creen que los préstamos apalancados hoy en día desencadenarían una crisis similar a la desencadenada por una ola de impagos en el mercado de hipotecas de alto riesgo de EE.UU. en 2008, ya que se centran en una parte más pequeña de la economía que el mercado inmobiliario en expansión.

Sin embargo, corren el riesgo de bloquear a las empresas y a los prestamistas que intenten reaccionar ante una recesión, haciéndola posiblemente más dolorosa.

La Reserva Federal publicará el miércoles por primera vez un nuevo informe semestral sobre estabilidad financiera, en el que se analizarán las condiciones en diferentes rincones del sistema financiero, incluyendo los préstamos apalancados.

TEMA CALIENTE

Es posible que el propio banco central haya contribuido a la expansión del mercado de préstamos apalancados de 1,12 billones de dólares estadounidenses al mantener las tasas de interés cerca de cero durante siete años tras la recesión para fomentar los préstamos y la inversión.

En comparación, las obligaciones de deuda colateralizadas, o CDOs, que distribuyen la deuda tóxica de vivienda a través del sistema financiero mundial, valía unos 61 billones de dólares en todo el mundo en 2007, según el Banco de Pagos Internacionales.

El mercado total de préstamos apalancados es ahora casi el doble de lo que era en 2008, y ha crecido un 17% en lo que va de año, según el Índice de Préstamos Apalancados de S&P/LSTA.

Un récord del 59 por ciento de esos préstamos "basura" tiene una calificación de B+ o peor, según S&P Global. "Los riesgos atribuibles a este atracón de deuda son significativos", dijo el mes pasado.

Según los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal que hablaron con Reuters y las actas de las últimas reuniones del Consejo Federal Consultivo, las discusiones privadas se centran cada vez más en el crecimiento del crédito apalancado y el riesgo que éste representa para la estabilidad financiera general. El consejo está compuesto por banqueros nombrados de los 12 distritos regionales de la Reserva Federal para consultar con el banco central.

Por ejemplo, algunos presidentes regionales de la Reserva Federal han preguntado a los directores ejecutivos de las empresas si están viendo que los préstamos apalancados utilizan estructuras de deuda que parecerían particularmente peligrosas en una crisis crediticia. Los préstamos que deben renovarse y reembolsarse con frecuencia, por ejemplo, pueden pertenecer a esa categoría.

En Washington, un banquero del consejo asesor dijo a los gobernadores de la Reserva Federal que los prestamistas no regulados estaban "impulsando estructuras agresivas" y desbancando a los bancos fuertemente regulados, de acuerdo con las actas de una reunión del consejo asesor celebrada en septiembre.

TAN EXTREMO

Scott Minerd, socio gerente de Guggenheim Partners, dijo que el presidente John Williams y algunos de sus colegas de la Reserva Federal de Nueva York estaban "sorprendidos" cuando dijo en una reunión de asesoramiento que no creía que la Reserva Federal pudiera evitar una recesión desordenada ante la acumulación de crédito y otros riesgos.

"Debido a que ahora es tan extremo, cualquier intento de frenar la expansión del crédito va a explotar en última instancia", dijo Minerd en la Cumbre de Perspectivas de Inversión Global 2019 de Reuters de este mes.

Los diferenciales de crédito -o la diferencia entre los costos de endeudamiento del gobierno y de las empresas- ya han alcanzado su nivel más alto de los últimos dos años, tanto para la deuda con grado de inversión como para la deuda de alto rendimiento. En lo que podría ser una muestra de lo que vendrá, los bonos de General Electric Co se desplomaron este mes-

Minerd dijo que la Reserva Federal y otros reguladores todavía no consideraban seriamente un escenario en el que los márgenes de crédito aumentarían mucho más, lo que impulsaría a los reguladores a forzar liquidaciones a las aseguradoras y a otras empresas que habían comprado las llamadas obligaciones de préstamos garantizados.

"En realidad, no tienen muy claro donde está este riesgo", dijo.

Por ejemplo, una pregunta en la que los reguladores y los banqueros tienen poca claridad es quién suministra el dinero que los prestamistas no bancarios están vertiendo en los préstamos apalancados.

El banco central ha estado prestando más atención a los préstamos apalancados elevados este año, y el Presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo en un foro público a principios de este mes: "Hay algunos préstamos corporativos significativos y tenemos los ojos puestos en ello".

Pero Powell enfatizó que los riesgos eran "bastante moderados" cuando se veían a través de un prisma más amplio que incluye los precios de los activos, el apalancamiento bancario y el endeudamiento de los hogares y las empresas.

El Presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, se hizo eco de ese sentimiento esta semana. Bullard dijo a Reuters en una entrevista que el estallido de la burbuja tecnológica en el cambio de siglo era un punto de referencia más adecuado para los mercados de deuda corporativa hoy en día, en lugar del mercado inmobiliario alrededor de 2007, porque era un caso en el que los inversores individuales estaban en riesgo pero no la economía en su conjunto.

"El primero explotó sin mayores consecuencias macroeconómicas... En su mayor parte, los inversores se lamentaron y se fueron a casa. Ese es un caso en el que se deja que los mercados funcionen", dijo Bullard.

(Reportaje de Jonathan Spicer y Howard Schneider Edición de Tomasz Janowski) Traducido por serenitymarkets.com

Los dimes y diretes acerca de que Italia va a cambiar el objetivo del déficit de momento no está dañando en exceso a la deuda, porque el cambio de dirección en los futuros a corto plazo se mantiene.

Vean cómo han roto al alza el español y el italiano a 10 años en gráficos de 30 minutos.

itaespa.GIF

Serenitymarkets.com Pero que muy inquietante. 

Fuente: https://twitter.com/TihoBrkan

Realmente lo que está mostrando este gráfico es la discrepancia enorme que hay entre las políticas monetarias de la FED y del BCE por estar ambas áreas en ciclos diferentes. 

Pero es bastante preocupante que los dos picos anteriores estuvieran avisando de grandes desplomes en Wall Street. 

Puede que precisamente la gran diferencia de ciclos, no sea normal, debido a lo globalizado que está todo, y de ahí, que esto si que pueda ser un aviso. En suma, que la economía de EEUU se haya pasado de rosca para como está la situación mundial, o que la FED se haya pasado de rosca con la regularización de su política. 

En cualquier caso, ahí queda la curiosidad. 

LONDRES, 27 de noviembre (Reuters) - Hace un par de semanas eran bonos del Tesoro a 10 años, la semana pasada a 5 años: los fondos de cobertura están cambiando su visión de las tasas de interés de la Reserva Federal y de EE.UU. en proporciones que rara vez se habían visto antes.

Los especuladores en los mercados de futuros de EE.UU. redujeron sus apuestas bajistas en bonos del Tesoro a 5 años la semana pasada en la quinta cantidad más grande desde que la Comisión de Comercio de Futuros de Materias Primas comenzó a recopilar datos en 1995.

Esto sigue a la tercera mayor reversión de la historia en los cortos futuros del Tesoro a 10 años de la semana anterior, y subraya la opinión de que la Reserva Federal no elevará las tasas de interés el próximo año casi tanto como ha indicado.

La desaceleración del crecimiento y los mercados bursátiles tambaleantes no lo permitirán.

Los funcionarios de la Reserva Federal, encabezados por el vicepresidente Richard Clarida, han dado un tono más cauteloso y moderado en las últimas semanas. Una subida de los tipos el mes que viene está completamente descontada, pero los futuros de los fondos federales ahora sólo descuentan al 100% un aumento más el año que viene.

La Reserva Federal actualizará sus directrices en su reunión del 18 y 19 de diciembre, pero a partir de septiembre las perspectivas generales apuntaban a tres o incluso cuatro subidas de tipos el año que viene. Es evidente que los especuladores están descontando menos.

Los datos de la CFTC para la semana que termina el martes 20 de noviembre muestran que los fondos y las cuentas especulativas recortaron su posición neta de futuros del Tesoro a 5 años en 124,356 contratos a 446,186 contratos. Desde 1995 sólo ha habido cuatro grandes oscilaciones semanales en favor de los bonos.

La posición corta de los fondos en bonos a 5 años se ha reducido prácticamente a la mitad de la cifra récord de 867.556 contratos en agosto, y el impulso alcista se está acelerando rápidamente. Sólo ha sido mayor en dos ocasiones: a mediados de 2017 y en marzo-junio de 2008.

El rendimiento a 5 años alcanzó un máximo de 3,10 por ciento el 8 de noviembre, pero ha caído de nuevo hasta el 3,00 por ciento desde entonces. Si las perspectivas de un endurecimiento constante y continuado de la Reserva Federal desaparecen, es posible que el rendimiento a 5 años no pase mucho más tiempo por encima del 3,00 pct.

Las perspectivas de crecimiento de Estados Unidos para el próximo año se han oscurecido en las últimas semanas, debido a que los efectos de los recortes de impuestos y el estímulo fiscal de la administración Trump se habrán desgastado a mediados de 2019, a la disminución del "efecto riqueza" debido a la fragilidad de los mercados bursátiles, a las crecientes tensiones en el comercio mundial y al efecto acumulativo de la subida de las tasas de interés de los últimos tres años. Además, la expansión de Estados Unidos ya está cerca de la más larga de la historia. El fin se está acercando y los fondos están empezando a posicionarse para ello. ¿Puede la Reserva Federal continuar endureciendo la política al mismo ritmo o no hacerlo en absoluto?

Los economistas de Goldman Sachs y JP Morgan así lo creen, y se aferran a sus previsiones de cuatro subidas de tipos para el próximo año. Pero la Reserva Federal de San Francisco sugiere que la política ya puede ser demasiado restrictiva, argumentando que gran parte del repunte de la inflación se debe a "factores coyunturales", y no al fortalecimiento de la economía.

"Si bien los riesgos para las perspectivas de inflación parecen estar ampliamente equilibrados, incluyen la considerable posibilidad de que la inflación no haya alcanzado aún la meta de manera sostenible", dijo el SFR en un artículo publicado esta semana.

Una curva de rendimiento aplanada se interpreta a menudo como una señal de que el mercado de bonos cree que el crecimiento a largo plazo y las perspectivas de inflación están disminuyendo, lo que limitará las posibilidades de obtener tipos de interés más altos.

Y así es exactamente como los fondos de cobertura y los especuladores parecen estar actuando. Los últimos datos de la CFTC muestran que mientras los fondos recortan sus posiciones cortas en bonos a 5 y 10 años, se mantienen con su enorme posición corta en el espacio de dos años.

Recortaron esa posición a 361.057 contratos de un récord de 362.374 contratos la semana anterior. En efecto, los fondos se están posicionando para una curva más plana a través de rendimientos a corto plazo que se mantienen elevados y rendimientos a largo plazo más bajos.

La curva se ha aplanado en los últimos meses, ya que las acciones se han debilitado y los temores de crecimiento se han multiplicado. Aún no se ha invertido -el clásico precursor de toda recesión en Estados Unidos en el último medio siglo-, pero ha vuelto al nivel más bajo de agosto y ahora sólo está a 22 puntos básicos de la inversión.

Por supuesto, las situaciones de tensión, las valoraciones y el momentum suelen ser luces intermitentes para que los fondos de cobertura vayan en contra de la corriente y apuesten en sentido contrario. Sin embargo, aún no lo estamos viendo en el mercado de bonos de los Estados Unidos.

(Por Jamie McGeever, edición por Alexander Smith) Traducido por serenitymarkets.com