Martes, 22 Enero 2019

Las manos fuertes se pasan a los bonos. Estudio de Bank of America

21 de diciembre - Los temores de que la Reserva Federal de los EE.UU. pueda cometer un error al atenerse a los planes de aumentar las tasas de interés el próximo año han llevado a los inversores a abandonar las acciones y acumular bonos, dijeron el viernes los estrategas de Merrill Lynch de Bank of America.

Los fondos de bonos gubernamentales tuvieron sus mayores entradas desde enero de 2016, con 5.000 millones de dólares invertidos en activos considerados más seguros que las acciones, dijo BAML en una nota en la que citaba datos de flujos del proveedor de datos EPFR.

Los inversores vendieron activos bancarios considerados entre los más vulnerables a la recesión económica, y sacaron la cifra récord de 3.300 millones de dólares de las acciones del sector financiero y 2.900 millones de dólares de fondos invertidos en préstamos bancarios.

La fuerte reconsideración del riesgo en los mercados se produce después de que la Reserva Federal asustara a los inversores subiendo los tipos de interés y siguiendo un plan para seguir retirando el apoyo de una economía que considera fuerte.

Los inversores sacaron 8.300 millones de dólares de los fondos de renta variable esta semana, aunque esto se debe a los 27.700 millones de dólares de reembolsos de fondos de inversión, que se suavizaron un poco en 19.400 millones de dólares en ETFs.

En renta fija, la deuda de los mercados emergentes experimentó su 11ª semana de salidas (2.000 millones de dólares), mientras que los fondos de bonos de alto rendimiento perdieron 3.000 millones de dólares y los fondos de bonos de grado de inversión tuvieron amortizaciones "masivas" de 5.500 millones de dólares.

"Creemos firmemente que la liquidez y el crédito es el " colchón " para el mercado alcista y ambos se han agrietado en 2018", escribieron los estrategas del banco estadounidense.

NAVIDADES BAJISTAS

Este año ha sido desastroso para los mercados mundiales, que han perdido 16,7 billones de dólares en valor de mercado, equivalente al PIB de la Unión Europea, escribieron los estrategas de BAML.

El último año en el que el dinero en efectivo tuvo rendimientos positivos, mientras que los tres de renta variable, crédito y bonos del Estado estaban en números rojos fue en 1969.

Los inversores verán el 2018 como un año para olvidar, ya que muchos entraron en él con optimismo, pero decepcionados por el lento crecimiento, la escalada de la guerra comercial y la agitación política.

Las acciones europeas, que han estado en la línea de fuego durante todo el año mientras los inversores huían de la región enfrentados a la incertidumbre sobre el Brexit, discutiendo sobre el presupuesto italiano, y una guerra comercial mundial, sufrieron su cuarta salida más grande de todos los tiempos.

La semana pasada, unos 5.400 millones de dólares salieron de los fondos de renta variable europeos.

Las acciones de Estados Unidos registraron salidas más modestas, con 4.400 millones de dólares retirados de la región.

Los flujos sectoriales también pintaron un cuadro de aversión al riesgo con sólo los servicios públicos, considerados como un sector "defensivo" en tiempos de tensión del mercado, que disfrutaba de entradas modestas de 500 millones de dólares.

Los sectores de materiales, consumo, salud, bienes raíces, tecnología y energía tuvieron salidas de entre 500 millones y 1.000 millones de dólares.

El sector financiero fue el más afectado.

El único aspecto positivo fue el resurgimiento de los fondos de renta variable de mercados emergentes, que tuvieron sus mayores entradas desde febrero, con 4.500 millones de dólares añadidos a la clase de activos.

Esto llevó las entradas totales de diez semanas a 21.000 millones de dólares, ya que los inversores se volvieron más optimistas respecto a los mercados emergentes, que este año han sufrido una potente combinación de un dólar fuerte, una guerra comercial mundial y la desaceleración de China.

(Reportaje de Helen Reid, edición de Julien Ponthus) traducido por www.serenitymarkets.com