LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Volvemos a las andadas: la posibilidad de un nuevo QE alimenta el endeudamiento de los países en problemas en la zona euro

Serenitymarkets.com Ayer fue lo primero que se nos pasó por la cabeza cuando se comentó desde personas relevantes del BCE que todas las herramientas estaban encima de la mesa para luchar contra la desaceleración económica, desde bajadas de tipos de interés a incluso la apertura otra vez del programa cuantitativo. Precisamente este es el problema, otra vez abrir el programa cuantitativo, lo que hace que todo el mundo vaya buscando la misma jugada, comprar deuda en el mercado secundario y vendérsela al Banco Central Europeo cuando entre en acción, si es que entra en acción, otra vez dicho programa de compra de deuda, intentando hacer beneficio. El problema no está en los operadores que quieren hacer dicha jugada, sino los países que pueden ver en esa demanda de los inversores, un movimiento oportuno para poder endeudarse todavía más, siendo conscientes de que Italia está ya casi metida en un procedimiento sancionador por exceso de déficit, y España va por el mismo camino.

Con lo anterior, hoy nos encontramos con que España está preparando una emisión de deuda a 10 años y encima Italia sorprende con una emisión a 20 años, lo que está generando en el mercado italiano un aumento de los tipos de interés, y además es echar más leña al fuego, países con exceso de déficit o potencialmente exceso de déficit, que siguen endeudándose cada vez más.

Por lo tanto, ahora mismo en el mercado secundario el futuro de la deuda a 10 años de Italia está cayendo 61 puntos y la de España 17, no parece demasiado, pero se nota cierta tensión subyacente en el sentido de esa evolución del endeudamiento que no es favorable para el déficit porque no se quieren hacer las reformas estructurales necesarias y se fía todo al endeudamiento aprovechando esa ventana que abre el BCE. Esto nos recuerda que desde el inicio de la crisis el BCE ha estado casi gritando constantemente que el dinero barato y las medidas extraordinarias no son la panacea y que todo país debe hacer sus deberes, porque al final del camino los que no lo hacen son los que van a seguir presentando problemas, y todavía mucho peores por el exceso de endeudamiento.