LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Vean que el Dólar Index está pisando por encima del canal bajista que nos ha guiado. Esto hay que tenerlo controlado por lo que pueda pasar con el dato de empleo, porque se moverán las divisas en clave FED y podemos encontrarnos con una extensión de la rotura o todo lo contrario. El dato va a ser mirado con lupa, así que ojo con la volatilidad y cambios de dirección según se vaya haciendo la digestión.

di.gif

El comienzo del mes ha sido muy malo, pero es que el final de junio también lo fue con es especie de intento de envolvente bajista en máximos en muy mala zona, justo cuando se quiso cambiar de dirección con la media de 200 sesiones.

Ahora, cada vez hay más convencimiento de la mala situación macro, por lo que el BCE siente más presión para intervenir, lo que son malas noticias para el Euro.

Vean que el RSI está atacando otra vez la directriz alcista desde finales de abril, así que mucho cuidado si se pierde porque son más presiones bajistas para la moneda única.

eurusd.gif

LONDRES, 4 de julio (Reuters) - El jueves, el euro se mantuvo en mínimos de dos semanas y el dólar se alejó de los máximos recientes, ya que la caída de los rendimientos de la deuda pública presionó a ambas divisas.

El repunte de los bonos globales se ha acelerado esta semana debido a las expectativas de una mayor relajación monetaria por parte de los bancos centrales del mundo, aunque el impacto en los mercados de divisas ha sido limitado, y la volatilidad sigue siendo baja.

Las divisas se mantuvieron en calma al comienzo de la sesión europea, con los mercados de Estados Unidos cerrados por vacaciones.

Adam Cole, un estratega de divisas de RBC Capital Markets, dijo que mientras que la gran caída en los rendimientos del Tesoro de los Estados Unidos fue negativa para el dólar, la ventaja de rendimiento que los Estados Unidos disfrutaron sobre otros países fue el apoyo a la demanda del dólar y la minimización de los efectos indirectos en una mayor volatilidad.

"El dólar no está cayendo mucho en comparación con la caída de los rendimientos en Estados Unidos. Se explica por el nivel de rendimiento más que por la tasa de cambio", dijo.

La divisa europea avanzó levemente y alcanzó los $1.1283. Se ha debilitado desde que la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, percibida como una paloma política, fue nombrada como la próxima presidenta del Banco Central Europeo.

El índice del dólar se mantuvo sin cambios en 96,767.

El dólar se ha debilitado en las últimas semanas a medida que aumentan las expectativas de un recorte de los tipos de interés de la Reserva Federal a finales de este mes, aunque el índice está por debajo de los mínimos de tres meses de 95,843 tocados en junio.

Las expectativas de una pronta resolución de la disputa comercial entre Estados Unidos y China también han perjudicado el sentimiento hacia el dólar.

Para aumentar la sensación de malestar por las conversaciones comerciales, Trump el miércoles por la noche tuiteó para repetir su opinión de que China y Europa están manipulando sus monedas para inyectar dinero en sus economías y dijo que Estados Unidos debería igualar estos esfuerzos.

La atención se centra ahora en los datos de las nóminas no agrícolas de Estados Unidos, que se publicarán el viernes, y que los economistas esperan que hayan aumentado en 160.000 en junio, en comparación con los 75.000 de mayo.

"Todo el mundo, desde el Banco de la Reserva de Australia hasta la Reserva Federal, habla de una inflación decepcionante a la baja", dijo Mayank Mishra, macroestratega de Standard Chartered, con sede en Singapur. "La Reserva Federal tiene más espacio para relajarse que nadie. Eso, en teoría, debería llevar a un dólar más débil".

La divisa nipona registró mínimos en los 107.83 yenes por dólar, mientras que el dólar australiano cayó 0.1% para situarse en los $0.7022, luego de registrar máximos de dos meses atrás.

La libra esterlina cambió de manos a 1,2575$, casi su nivel más bajo en dos semanas el miércoles, después de que crecieran las especulaciones de que el Banco de Inglaterra seguiría a otros bancos centrales y suavizaría la política, o al menos dejaría de lado el aumento de los tipos de interés. (Reporte adicional de Stanley White en Tokio) traducido por www.serenitymarkets.com

 

serenitymarkets.com

El dólar tiene poca fuerza en los últimos tiempos y es lógico porque las expectativas de bajadas de tipos en EEUU son fuertes y aunque los demás vayan a hacer lo mismo, el tamaño de las bajadas en EEUU parece que va a ser superior y esto recortará los spreads de tipos entre las diferentes áreas. 

Sólo cuestiones fundamentales inesperadas que puedan volver a convertir al dólar en valor refugio le podrían hacer subir pero de manera temporal. 

Es mejor andarse con cuidado con el dólar, y si nos movemos en inversiones en dólares puede ser buena idea cubrir riesgo divisa en cartera si nuestros ingresos base están en euros. 

Y es que además de todas estas cosas ha aparecido otro factor. Trump. 

Se está obsesionando con la cotización del dólar, y quiere que baje a toda costa. Las recientes acusaciones a Europa y a China de manipular la moneda para mantenerla lo más baja posible por supuesto para perjudicar a EEUU (él todo lo ve con EEUU como el centro de todas las teorías de la conspiración) va en esa línea. 

Recuerden como está presionando a la FED para que baje tipos, incluido amenaza de despido a su gobernador Powell. Pues lo de forzar a devaluar el dólar, puede estar a la vuelta de la esquina. Aquí además lo tiene mucho más fácil, puede forzar al Tesoro para intervenir en contra del dólar y debilitar la moneda. No descartemos en absoluto que lo vaya a hacer. 

Hace bastantes años que el Tesoro no hace este tipo de cosas, pero sí en muchas ocasiones anteriores, como podemos ver en el gráfico que va a continuación. En cualquier caso no parece muy buena idea ir contra Trump en el medio plazo. Ya hemos visto en otras ocasiones el poder que tiene en el petróleo por poner un ejemplo. 

Fuente: https://twitter.com/VPatelFX

Imagen

Déficit comercial pasa a superávit por sorpresa por primera vez en 10 meses

Imagen