LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

Ante los intentos del gobierno de "reestructurar" deuda a corto plazo, léase impagar o retrasar los pagos...

LONDRES, 29 Ago (Reuters) - El yen japonés subió el jueves, y se dirige a su mayor subida mensual desde mayo, ya que el apetito por el riesgo se mantuvo en un segundo plano y los inversores se mostraron escépticos ante la posibilidad de que se produzca el fin de la guerra comercial en un futuro próximo.

"Los inversores siguen preocupados por la guerra comercial y hay poco optimismo de que veamos un avance sustancial en las negociaciones", dijo Esther Maria Reichelt, una estratega de FX en Commerzbank.

La administración del presidente estadounidense Donald Trump oficializó el miércoles su arancel adicional del 5% sobre 300.000 millones de dólares en importaciones chinas y fijó las fechas de cobro para el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

Contra el dólar, el yen avanzó 0.2% y alcanzó los 105.83. Para el mes, se prevé que gane un 2,5% frente al dólar, lo que le permitirá alcanzar la mayor subida mensual en tres meses.

"Es muy difícil asumir cualquier tipo de riesgo importante en este entorno", dijo Chris Weston, jefe de investigación de la compañía de corretaje de divisas Pepperstone Group, señalando la curva de rendimiento inversa como un indicador de sentimiento.

Los diferenciales entre la deuda del Tesoro de Estados Unidos a 10 años y los rendimientos comparables de los bonos a dos años se invirtieron a menos 3 puntos básicos, su nivel más bajo desde mayo de 2007.

La libra esterlina permaneció en el centro de atención después de que el plan del Primer Ministro Boris Johnson de suspender el parlamento elevara las probabilidades de un Brexit sin acuerdo. La divisa británica registró mínimos de un cuarto de por ciento para situarse en los $1.2183, acercándose al mínimo de enero de 2017 por debajo de los $1.2015.

El yuan al contado de China se debilitó ligeramente por undécima sesión consecutiva, aunque una fijación del banco central más firme de lo esperado ayudó a frenar las pérdidas más profundas. Frente a una cesta de divisas, el dólar se mantuvo estable en torno a 98,190.

Por otra parte, el kiwi se situó en 0,6318$, tras alcanzar su nivel más bajo desde septiembre de 2015, con 0,6311$. (Reportaje de Saikat Chatterjee Edición de Mark Heinrich) traducido por www.serenitymarkets.com

 

NUEVA YORK, 28 de agosto (Reuters) - La fortaleza del dólar estadounidense ha sido durante mucho tiempo una espina en el camino del presidente Donald Trump. Esto ha llevado al debate el casi impensable escenario de la intervención monetaria en los círculos cambiarios mundiales.

Detener por la fuerza la fortaleza del dólar estadounidense sería un paso drástico, no desplegado en más de tres décadas.

El último gran esfuerzo concertado para debilitar el dólar fue después del Acuerdo de Plaza en 1985, cuando cinco de los países industrializados más grandes acordaron actuar para reducir el valor del dólar.

Las intervenciones más recientes de los responsables de la política monetaria en las economías desarrolladas han sido para hacer frente a las divisas que se salen de los tipos de cambio históricos o para contrarrestar el desorden de los mercados.

Los analistas coinciden en que si bien la posibilidad de una intervención unilateral en el mercado de divisas por parte de los Estados Unidos es baja, no es completamente impensable.

"Creo que con esta administración el mantra siempre tiene que ser 'todo está sobre la mesa'", dijo el martes Gennadiy Goldberg, estratega senior de tasas de interés de TD Securities, al Foro de Mercados Globales de Reuters.

¿QUÉ ES LA INTERVENCIÓN DE DIVISAS?

La intervención de divisas se refiere a la práctica de las autoridades monetarias de un país de comprar o vender su propia moneda en el mercado de divisas con el fin de controlar su valor.

Esto se hace generalmente para frenar la volatilidad y dar estabilidad a una divisa. En el pasado, varios países, entre ellos Japón, Suiza y China, han intervenido en los mercados de divisas.

La intervención más reciente de Estados Unidos en los mercados de divisas fue en 2011, cuando se unió a otros países en una intervención concertada para debilitar el yen después de que la divisa japonesa se apreciara bruscamente tras un terremoto masivo en Japón.

El Tesoro de los Estados Unidos y la Reserva Federal generalmente colaboran en las decisiones de intervención en el mercado de divisas.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES HERRAMIENTAS DISPONIBLES PARA TRIUNFAR?

El Presidente tiene varias herramientas a su disposición si quiere frenar la fortaleza del dólar.

1. Fondo de Estabilización Cambiaria

El arma más grande de Trump es el Fondo de Estabilización Cambiaria (FSE), que es operado por el Secretario del Tesoro con la aprobación del Presidente, sin necesidad de la aprobación del poder legislativo. Fue creado en la década de 1930 para estabilizar el valor de cambio del dólar.

Al 31 de julio, el FSE tenía 93.770 millones de dólares en activos que la administración Trump podía utilizar para comprar y vender divisas. Esto incluye 20.680 millones de dólares en moneda extranjera, 50.490 millones de dólares en Derechos Especiales de Giro y 22.600 millones de dólares en valores del gobierno de Estados Unidos.

Se pueden generar fondos adicionales mediante el "almacenamiento", en el que la Reserva Federal y el Tesoro de los Estados Unidos intercambian tenencias de moneda extranjera.

Además de estos fondos, la Reserva Federal tradicionalmente ha igualado los fondos de intervención del Tesoro, duplicando así esencialmente el poder de fuego del Tesoro. En principio, la Reserva Federal también podría ampliar su balance general más allá para comprar activos extranjeros y otros países podrían acordar unirse a los Estados Unidos en la intervención.

Tomando todo esto en consideración, los estrategas de Citigroup dijeron que la potencia de fuego de Estados Unidos para una intervención es potencialmente ilimitada, pero de manera realista hasta alrededor de 200.000 millones de dólares para empezar.

2. APRETANDO LAS CLAVIJAS A POWELL

El endurecimiento de la política de la Reserva Federal ha sido uno de los principales impulsores de la fortaleza del dólar. Aunque existen obstáculos legislativos para ajustar el mandato de la Reserva Federal, Trump podría seguir intentando influir en la Reserva Federal al seguir presionando públicamente al presidente, Jerome Powell, para que reduzca los tipos de interés con mayor rapidez.

3. INTERVENCIÓN VERBAL

Para lo normal en un presidente, Trump es inusualmente ruidoso sobre la fuerza del dólar. En repetidas ocasiones ha pedido un dólar estadounidense más débil en un intento de ayudar a los exportadores y podría seguir hablando en contra del dólar.

"El presidente Trump ha utilizado activamente la intervención verbal este año en un esfuerzo por reducir el valor del dólar estadounidense. Sus esfuerzos, sin embargo, han sido en gran medida infructuosos", dijo Jane Foley, estratega senior de divisas de Rabobank, en una nota.

4. PRESIONAR A LOS SOCIOS COMERCIALES PARA QUE FORTALEZCAN SUS MONEDAS

A medida que Estados Unidos renegocia los acuerdos comerciales con varios socios comerciales, podría presionarlos para que fortalezcan sus propias divisas añadiendo cláusulas sobre divisas a cualquier nuevo acuerdo comercial, dijeron los analistas.

NIVELES A SEGUIR

Por ahora, la intervención monetaria es poco probable. Pero podría convertirse en una posibilidad si el dólar sube significativamente más.

"Los recientes comentarios de los políticos estadounidenses sugieren que la intervención de FX está fuera de discusión por el momento. Estamos de acuerdo", dijeron en una nota los estrategas de BofA Merrill Lynch Global Research.

"El dólar necesita ser más fuerte en condiciones desordenadas para justificar una respuesta", dijeron.

Es probable que el EURUSD tenga que declinar en la zona 1,05 - 1,07 en septiembre antes de que una posible intervención comience a parecer justificada en el contexto de la historia y de los compromisos internacionales, dijeron los estrategas.

Los estrategas de Citi FX también ven aumentar las posibilidades de intervención si el dólar se fortalece un 10% más, con el riesgo de que la intervención se agudice en torno al EURUSD, que se sitúa en 1,05 dólares.

¿ES PROBABLE LA INTERVENCIÓN, Y SERÁ EFECTIVA?

"Esto iría en contra del sentido de años de acuerdos del G7 que sostienen que los mercados deben fijar los tipos de cambio", dijo Foley de Rabobank.

Incluso si Estados Unidos interviniera en los mercados de divisas, los analistas dudan de que esto por sí solo sea suficiente para frenar la fortaleza del dólar.

"La efectividad de tal intervención es algo que yo cuestionaría: Estados Unidos tiene una capacidad limitada para intervenir y puede crear circuitos de retroalimentación perversos", dijo Goldberg de TD Securities.

 

Los estrategas de Citi esperan que una intervención de los Estados Unidos en el mercado de divisas debilite al dólar en un 2-3% durante los primeros días, dijeron en una nota reciente. El impacto a medio plazo también podría ser sustancial, pero es más incierto, dijeron.

En general, los analistas son escépticos sobre el éxito de esta medida.

"La historia sugiere que la intervención monetaria sólo funciona cuando va acompañada de cambios en las políticas monetarias relativas y en la coordinación entre las naciones", dijo en una nota reciente Darío Perkins, director ejecutivo de Global Macro en TS Lombard.

"Las condiciones para la coordinación no existen hoy en día y los intentos unilaterales de Estados Unidos de forzar la caída del dólar podrían ser un lío", dijo.

(Reportaje de Saqib Iqbal Ahmed; Reportaje adicional de Gertrude Chavez-Dreyfuss y Richard Leong en Nueva York y Aaron Jude Saldanha en Bengaluru; Edición de Megan Davies y Andrea Ricci) traducido por www.serenitymarkets.com

 

LONDRES, 28 Ago (Reuters) - El yen japonés se aferró a las recientes ganancias del miércoles, ya que la preocupación por la recesión económica mundial alentó a los inversores a comprar la divisa refugio, mientras que los mercados de divisas en general se mantuvieron en calma mientras los inversores observaban desde posiciones fuera de mercado y sin tendencia.

El rendimiento de la deuda pública estadounidense a dos años aumentó aún más por encima del rendimiento a diez años, una profundización de la llamada inversión de la curva de rendimiento que muchos consideran un presagio de recesión. Los inversores temen que el conflicto comercial entre Estados Unidos y China pueda llevar al mundo a una desaceleración económica.

El yen se situó en 105,765 yenes por dólar, sin cambios durante el día, pero cerca de su máximo en 7 meses de 104,46 yenes el lunes.

Analistas estiman que la reciente fortaleza del dólar también parece exagerada.

"La actual escalada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, combinada con la imprevisibilidad que el presidente Trump pone sobre la mesa, deja a los participantes del mercado con los nervios de punta ante la posibilidad de una intervención directa", afirmaron los analistas de MUFG. "Esta posibilidad probablemente esté ayudando a frenar la demanda del dólar estadounidense en estos niveles más altos."

El índice del dólar, que mide el dólar frente a una cesta de divisas, subió ligeramente hasta 98,042.

Por otro lado, el menor apetito por el riesgo pesó sobre el dólar australiano y el neozelandés, que tienden a rendir bien cuando los inversores compran activos de mayor riesgo.

El dólar australiano ha estado en baja desde que el vicegobernador del Banco de la Reserva de Australia (RBA) Guy Debelle dijo el martes que un debilitamiento de la moneda estaba apoyando a la economía y que sería beneficioso seguir cayendo.

El dólar australiano había caído a un mínimo de 0,6677 dólares a principios de agosto. El miércoles se situó en 0,6738$, un 0,2% menos que el día anterior.

El yuan chino se situó en 7,1682, no muy lejos del mínimo histórico de 7,187 que alcanzó el lunes.

El euro y el dólar se movieron poco, comerciándose en los $1.1091 con pocos datos económicos programados para el miércoles.

Analistas del ING dijeron que las noticias positivas en Italia, donde el Movimiento 5-Estrellas y el Partido Democrático de la oposición están a punto de acordar una coalición de gobierno, no ayudarían significativamente al euro.

"En cambio, la escalada de las guerras comerciales no hace más que ampliar la ralentización de la producción, lo que deprime aún más el crecimiento europeo. El euro parece débil y podría alcanzar nuevos mínimos en cualquier momento. El soporte EUR/USD a $1.1025/50 parece vulnerable," dijeron.

La libra cotizó por debajo de su máximo en un mes, de 1,2310$

La libra esterlina se recuperó el martes después de que el líder del Partido Laborista británico de la oposición, Jeremy Corbyn, dijera que haría todo lo necesario para evitar que Gran Bretaña se fuera de la Unión Europea sin un acuerdo de divorcio. (Reportaje adicional de Shinichi Saoshiro en Tokio Editado por Andrew Heavens) traducido por www.serenitymarkets.com