LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

LONDRES, 5 de marzo (Reuters) - El dólar canadiense cayó a mínimos de casi seis semanas el martes, afectado por una combinación de problemas comerciales, renuncias al gabinete del primer ministro Justin Trudeau y expectativas de que el banco central podría estar a punto de cambiar su dirección política.

Los mercados mundiales de divisas se vieron eclipsados por la continua disminución de la volatilidad, lo que dio un impulso a las divisas de mayor rendimiento, como el dólar estadounidense y los mercados emergentes.

La atención se ha centrado en las reuniones del Banco Central Europeo y del Banco de Canadá, donde ambas instituciones se enfrentan a la necesidad de abordar la lentitud del crecimiento económico y la ralentización del comercio mundial.

La divisa canadiense cayó 0.3 por ciento para situarse en los C$1.3350, lo que amplía las pérdidas del lunes debido a las expectativas de que el banco central se acercaba a un punto de inflexión en la política monetaria.

Se espera que el Banco de Canadá mantenga las tasas de interés esta semana en 1,75 por ciento, pero muchos creen que se está acercando a un recorte más adelante en 2019.

Hace un mes se observó un aumento de las tasas dos veces en 2019.

Charles St. Arnaud, estratega senior de inversiones de Lombard Odier, dijo que se había subestimado el impacto de las subidas de tipos en el gasto de los consumidores. Los interrogantes sobre las exportaciones de petróleo y la desaceleración del comercio también eran motivo de preocupación.

"El Banco de Canadá está probablemente en el punto en el que están empezando a sentirse preocupados... Puedo ver que el dólar canadiense se debilita un poco más, ya que creo que el bajo rendimiento de la economía canadiense no ha llegado a su fin", dijo St Arnaud.

Los datos más recientes muestran que el crecimiento canadiense se desaceleró bruscamente al 0,4 por ciento sobre una base anualizada en el cuarto trimestre de 2018, frente al 1,2 por ciento previsto.

También había otras preocupaciones, entre ellas la dimisión de al menos dos ministros del gabinete por el manejo del gobierno de un escándalo de corrupción. Eso está poniendo en peligro el mandato de Trudeau meses antes de las elecciones de octubre.

Los vínculos con China también están sometidos a presiones por cuestiones comerciales y tecnológicas.

Por otro lado, el euro registró mínimos de una semana atrás contra el dólar en 1,1318$, debido a las expectativas de la reunión del jueves del BCE de retrasar la subida de los tipos de interés hasta el próximo año y de relanzar pronto los préstamos bancarios a largo plazo para hacer frente a la ralentización de la economía.

"Las nuevas proyecciones del BCE del jueves podrían dar una imagen más tenue que antes", dijo la analista de Commerzbank Antje Praefcke, añadiendo que el euro parecía estar "apuntando a la marca de 1,13 dólares".

La divisa americana alcanzó máximos de hace dos semanas atrás contra sus principales pares en la zona de los 96.726, fenómeno que se debió en gran parte a la mejora de los rendimientos del Tesoro americano. Se había recuperado el lunes a 96.816, su nivel más alto desde el 19 de febrero.

Los inversores están buscando divisas de mayor rendimiento, ya que la volatilidad de los precios de las divisas más cotizadas del mundo se ha desplomado tras un cambio brusco por parte de los principales bancos centrales.

El volumen implícito de un mes en euros es casi el más bajo desde 2014, mientras que el índice de volatilidad de las divisas del Deutsche Bank está cerca de mínimos históricos de 6,66 puntos porcentuales en enero de 2018.

(Informes adicionales de Sujata Rao y Shinichi Saoshiro en Tokio; Editado por Kevin Liffey y Ed Osmond) traducido por www.serenitymarkets.com

 

LONDRES, 5 de marzo (Reuters) - El martes, el euro registró mínimos de una semana atrás, mientras que el dólar avanzó y los inversores comenzaron a fijar los precios con más cautela por parte del Banco Central Europeo en su reunión del jueves.

El BCE se enfrenta a una presión creciente para que se plantee la cuestión de cómo proteger la economía de la zona euro de una ralentización prolongada.

Las expectativas de que el banco central retrase la subida de los tipos de interés hasta el año que viene y relance pronto los préstamos a largo plazo a los bancos han ejercido presión sobre el euro, que ha caído un 1,2 por ciento frente al dólar este año.

"Las pérdidas del euro pueden deberse al hecho de que las nuevas proyecciones del BCE del jueves podrían dar una imagen más sombría que antes", escribió Antje Praefcke, analista del Commerzbank, en una nota a los clientes.

"Es posible que el mercado ya esté descontando un BCE un poco más cauteloso, por lo que el euro ya está apuntando a la marca de 1,13 dólares", dijo.

El euro cayó 0.2 por ciento a $1.1318. El lunes había alcanzado un mínimo de 7 días de 1,1309 dólares.

Por otra parte, el dólar canadiense cayó a su nivel más bajo en más de cinco semanas debido a las expectativas de que el banco central se estaba acercando a un punto de inflexión en materia de política y a las crecientes preocupaciones por un escándalo político que ha desencadenado la dimisión del gabinete.

La divisa americana cayó un cuarto por ciento contra el dólar, alcanzando los 0755 GMT, luego de registrar mínimos de tres semanas atrás el lunes. Se espera que el Banco de Canadá mantenga estables las tasas de interés esta semana y muchos estiman que podría estar acercándose a un recorte más adelante en el año.

Durante la jornada del martes, el dólar registró máximos de hace dos semanas atrás contra sus principales pares, mientras que la economía americana se mantuvo firme.

La divisa americana logró avanzar en el mercado ya que los datos del Tesoro americano terminaron por disipar los temores de una posible pérdida de impulso económico.

El índice que mide el dólar frente a un grupo de seis monedas principales fue un 0,1 por ciento más alto, 96,726, después de haber alcanzado un máximo de 96,816 el día anterior, su nivel más alto desde el 19 de febrero.

La volatilidad de los precios de las divisas más cotizadas del mundo ha disminuido recientemente, ya que un cambio brusco de los principales bancos centrales invirtió una breve reactivación a finales de 2018.

La volatilidad es crucial para los operadores, que pueden obtener más beneficios cuando los precios se mueven alocadamente. Pero el tipo de cambio euro/dólar -el par de divisas más negociado del mundo- está estancado en su rango de negociación trimestral más estrecho desde el inicio del euro.

El índice de volatilidad de las divisas de Deutsche Bank cayó el martes a 6,73, cerca de su mínimo histórico de 6,66 en enero de 2018.

(Informes adicionales de Sujata Rao y Shinichi Saoshiro en Tokio; Editado por Kevin Liffey) traducido por www.serenitymarkets.com