Miércoles, 16 Enero 2019

30 minutos después de la apertura tendremos el dato de venta de viviendas de segunda mano y debemos estar atentos a lo que pueda salir porque recordemos que la confianza del sector de la construcción dio un paso atrás inesperado.

Además, recuerden que las cifras de construcción de viviendas y permisos de construcción tampoco fueron las esperadas, así que lo que menos necesitamos en este momento es una desaceleración del sector inmobiliario.


source: tradingeconomics.com

El factor clave del día es la bajada del petróleo, esto hará bajar la inflación, porque no parece una bajada puntual, da la sensación de que la OPEP ha dejado de controlar las cosas, y esto es malo para bancos, sector de energía. Para los bancos porque hay menores perspectivas de subidas de tipos. Al final es muy importante que veamos esta tabla:

s1.jpg

Fuente: https://twitter.com/CVecchioFX

Como ven es la posibilidad que dan los futuros sobre fondos federales de una subida de tipos. Y como está marcado en amarillo, solo se da casi por hecho en marzo del año que viene. Y solo bastantes posibilidades pero sin llegar ni al 50% ya muy a finales de año. El mercado de deuda tiene muy claro que con el petróleo así, e insisto, parece que puede ser endémica la bajada y no puntual, la urgencia pos subir tipos no va a aparecer por ningún lado, y menos con los datos macro que están saliendo en EEUU bastante malos, como luego veremos más abajo en un gráfico, con el indicador de sorpresas de datos macro. El crudo dicen que ha entrado en un mercado bajista, pero eso no es muy novedoso para este producto. Según datos de Ryan Detrick desde 1985, el crudo ha estado en mercado bajista, es decir más de 20% de caída desde máximo de 52 semanas el 35% del tiempo.

Aquí tienen un buen artículo de Trader Almanac sobre la estacionalidad del petróleo, y relacionándolo con su situación actual:

http://jeffhirsch.tumblr.com/post/162058214948/tumbling-crude-a-possible-early-warning-sign

Hay que recordar que estaconalmente ésta no es una buena semana.

En los últimos días venimos haciendo por etapas un análisis bastante a fondo de Wall Street, que nos indica invariablemente lo mismo. Bolsa cara, sobrecomprada, peligrosa a largo plazo, pero sin signos cercanos ni a medio plazo de grandes peligros, nada le impide seguir subiendo bastante más hasta que todo lo anterior se extreme más.

Hoy vamos a fijarnos en otro aspecto. Pensemos en la magnitud de la bajada, el día que llegue, teniendo muy en cuenta que esto podría tardar incluso años en pasar. Pues bien en este excelente artículo de Jorge Segura, lo tienen muy bien explicado:

Balance operadores en Bolsa de valores de Nueva York (NYSE)

https://estrategafinanciero.com/balance-operadores-bolsa-de-nueva-york-nyse/

El artículo es muy minucioso y bien documentado, como todo lo que publica Jorge Segura en esta web siempre recomendada de Estratega Financiero. Recomiendo leerlo entero. Pero voy a citar la conclusión. El estudio se basa en lo que suele pasar en bolsa cuando llega la bajada seria, en función del endeudamiento que se ha empleado para meterse en bolsa. Es de cajón, cuando se ponen las cosas feas, hablamos de tramos bajistas mayores y no de bajadas intermedias menores, los préstamos hay que cerrarlos, y para ellos hay que vender las acciones. No hay tantas prisas cuando las acciones se han comprado sin financiación. Pues bien vean esta cita:

Cuando esto suceda de nuevo, el cierre de posiciones hasta dejar a cero el balance, va a ser el doble que en 2000 y el triple que en 2008. En un contexto en el que la munición de los bancos centrales se ha agotado y lo que tiene es estéril; Blanca Yellen y los 7 FEDnanitos (Cárpatos dixit) y Super Mario Draghi se darán cuenta que las setas de la Nintendo y el espejo de Disney solo funcionan en la pantalla.

De momento la deuda sigue para arriba y no nos está dando señal de caída. Estaremos atentos puesto que el conjunto de indicadores de mercado que trabajamos desde aquí están comenzando a dar señales preocupantes.

He repasado el estudio, y creo que el autor tiene razón, de momento no hay señales de preocupación, podría pasar bastante tiempo aún, puede que mucho, pero como bien dice el autor parece claro, que el día que llegue el susto, va a ser de los muy duros, puede que peor que en 2008. Estas cosas no pasan de un día para el otro, se ven venir, si llegase ese momento, pues habría que tomar medidas, porque el potencial es tremendo (a la baja). Es una cuestión de matemáticas como bien se deduce del artículo.

Una de las cosas más inquietantes, se puede ver en este gráfico, que aparece en los últimos días en multitud de artículos:

s2.jpg

Fuente: Reuters

La bolsa se ha desentendido bastante de la situación macro, y adelanto una cosa, las recompras de acciones propias como ha pasado muchas otras veces, no es la causa. Según Babk of America están en uno de los niveles más bajos de los últimos años.

Y mientras persiste la anomalía de la volatilidad bajísima

s3.jpg

Pues ya ven el cierre del VIX del viernes, el segundo más bajo de la historia, esto muy normal no es…aunque estas anomalías pueden persistir mucho tiempo.

Más complacencia:

s4.jpg

Y para terminar una curiosidad ¿quién dijo que con los bonos ahora no se gana dinero?

s7.jpg

- Adobe presentó ayer tras el cierre unos beneficios de 0,75 $ por acción. Ajustados son 1,02 $, mejores de lo esperado que eran 0,77 $.

Las ventas son de 1770 millones de dólares, la cifra más alta conseguida en un trimestre, por encima de los 1730 millones de dólares esperados.

Ya saben que los dos tienen una relación muy especial, pues el metal amarillo suele estar apoyado por una necesidad de acumular liquidez, también como cierta protección contra la inflación y además la demanda que viene de la joyería cuando primeras economías están boyantes.

Con respecto a la plata, la joyería no es tan importante ni el resto de factores, pero sí hay una demanda industrial que el oro no tiene.

Demos un vistazo a la situación de los dos en gráficos de semanas. Los dos están cerca de tener un cruce de la media de 50 semana sobre la media de 200, algo que sería alcista, pero debemos tener muy claro cuál puede ser el factor desencadenante.

Abajo del todo, tienen la fuerza comparada en donde se ha visto muy bien cuál de los dos metales está más apoyado, siendo la plata la que más apoyada se sintió cuando la economía empezó a recuperarse en Estados Unidos, lo que hizo que la demanda del oro fuese descendiendo poco a poco.

Ahora, en los últimos meses, hemos visto que la fuerza comparada rompe una pequeña tendencia bajista de la plata y vuelve a tener más apoyo. Ahora, el factor de inflación no está demasiado presente precisamente por todo lo que estamos viendo en los últimos tiempos y ese descenso del crudo que no apoya precisamente la cifra general.

Cuando comenzamos 2016, todos los participantes en el mercado del oro le veían como un posible activo estrella porque suele ser activo refugio, es decir, con el gran número de elecciones que teníamos a la vista en Europa, los problemas políticos eran el candidato perfecto para hacer disparar la demanda de seguridad ante un ocaso muy importante como podría ser el fin de la Unión Europea. Las elecciones se han ido sucediendo y no ha pasado nada en Europa, pero el problema político lo hemos trasladado a Estados Unidos.

La cuestión con Estados Unidos no es tanto un cambio de presidente o de administración como las consecuencias que pueda tener en la economía el ver que las promesas electorales no se llevan a cabo y nos dejamos arrastrar por los efectos de un ciclo de subidas de tipos de interés. Si las medidas para apoyar la economía no aparecen, ya tenemos el dato de que las curvas de tipos se están aplanando, por lo que puede ser que de ahora en adelante las subidas de tipos de interés no sean tan abundantes, lo que hablaría en cierto modo de que la economía no estaría acelerando y esta combinación de factores sí sería apoyo para el precio del oro. Por lo tanto, activo que no hay que quitar de nuestras pantallas en los próximos meses.

oroplata.gif

Ya saben que cada vez que el de transportes nos sigue al de industriales nos ponemos nerviosos porque si se mantiene la divergencia, al final acaba pasando algo.

Pues bien, vean el gráfico adjunto a días. El DJIA está en sobrecompra y el DJT ayer se dio un golpe fuerte que nos deja una especie de doble techo con una clara divergencia bajista en el RSI.

Ahora, con esta figura, vigilamos al RSI del DJIA porque si sale de la sobrecompra y pierde la directriz alcista, podemos tener más problemas.

djiat.gif

Alemania coloca 809,3 millones de bonos a 30 años, con el +1,02% de rentabilidad y un ratio bid to cover de 2 veces demanda sobre oferta. 

Ya saben que la fuerte bajada del precio del crudo trastoca las perspectivas de inflación y esas perspectivas también trastocan el ritmo de las subidas de tipos de interés en Estados Unidos, cosa que también puede trastocar los planes de medio y largo plazo del BCE.

Ayer fuimos testigos de que Estados Unidos iba buscando un aplanamiento de la curva de tipos, ya que la diferencia entre la rentabilidad a 5 años y 30 años se había reducido a niveles no vistos desde el comienzo de la crisis.

Para seguir buscando pruebas, vamos a fijarnos en Europa y para eso compararemos el comportamiento a meses de los tres futuros sobre deuda de Alemania más famosos. No hace falta fijarse en las rentabilidades, ya que el comportamiento del precio es un indicador muy fiable. En el gráfico adjunto pueden ver que la vela que llevamos de mes, tanto a 10 como a 5 años, es alcista y de hecho esta subiendo bastante a 10 años, pero si se fijan abajo del todo, la de 2 años es negra, haciendo caso a las muestras de interés vendedor que llevamos viendo desde 2016 y la última, esa especie de envolvente bajista. Además, a dos años tenemos que el RSI ha conseguido ponerse por debajo la directriz alcista que viene desde nada menos que 2011, por lo que el intento bajista es considerable. Como tenemos una reducción de los precios en el corto plazo, significa que la rentabilidad está mejorando, por lo que si lo comparamos con el incremento alcista de la parte alta de la curva de tipos, cosa que provoca reducción de rentabilidad, lo que tenemos es un aplanamiento de la curva.

deudaalemana.gif

Pero ahora nos vamos a ir un poco más allá, ya que vamos a darle un vistazo a un par de productos especiales que son perfectos para este tipo de cosas. Se trata de dos ETN, unos productos que son parecidos a los ETFs pero que en este caso están compuestos de deuda y algunos derivados para poder replicar el subyacente. En nuestro caso, el subyacente es la intención de que la curva de tipos se pronuncie o se aplane.

Se trata de estos dos ETN:

Barclays PLC-iPath US Treasury Steepener ETN  (para pronunciamiento)

Barclays PLC-iPath US Treasury Flattener ETN  (para aplanamiento)

Para que nos hagamos una idea, el que apuesta por un pronunciamiento de la curva tiene futuros sobre deuda a dos años en un 76,79% y deuda a 10 años en un 23,21%. Al buscar un pronunciamiento, lo que busca es ponderar una posición larga a dos años y corta a 10 años.

Vean aquí la comparativa de los dos gráficos desde finales de 2010. Evidentemente, deben ser inversos hasta cierto punto y si miran la fuerza comparada entre ellos, verán que el aplanamiento de la curva poco a poco va ganando posiciones y debemos estar atentos por si acaba teniendo un tramo alcista importante que nos obligue a atacar máximos, por lo que en cierto modo el mercado si está preparado para un aplanamiento que se extiendan el tiempo.

ipath.gif