LogoHorizontalSerenitySamll a9d0f d2baf

INTEFI logo mini 1 911e6 a303e

La semana pasada hubo un antes y un después de las declaraciones de Yellen. El mercado en este momento ha dejado de preocuparse por las subidas de tipos en EEUU, como demuestra el hecho de que los futuros sobre fondos federales descuentan al 48% tan solo una subida de tipos en diciembre. Antes de que hablara Yellen se descontaba al 63%.

Así que seguimos en una etapa bursátil realmente difícil de ver en la historia, donde los bancos centrales pesan muchísimo. En el siguiente gráfico de Ned Davis se ve lo siguiente:

247 días sin que el S&P 500 sea capaz de corregir un simple 5% que no es nada.

341 sin corregir un 10%

Y nada menos que 2.086 sin corregir un 20%. Como puede verse en el histograma inferior, desde los años 30 es la ocasión en que ha estado más tiempo sin esta corrección, solo superado por los casi 3.500 días que aguantó en los años 90. Un mercado histórico realmente.

s1.jpg

Y no es de extrañar que el mercado tenga tan pocas expectativas de subida de tipos como tiene… Porque no solo es que lo diga Yellen, es que la inflación debido al precio del petróleo sigue muy lejos del objetivo de la FED (Y del BCE). El indicador que mira la FED no es el IPC, el que mira es el PCE, que se deduce del dato de ingresos y gastos personales. Pues bien miren cómo anda

s2.jpg

Pido disculpas por no poner la fuente del gráfico, no me lo anoté y ahora no la encuentro.

Como ven el core PCE, el que mira la FED lejos del objetivo.

Aquí tienen lo mismo visto con más plazo:

s3.jpg

Como ven el PCE anda más bajo que el IPC siempre hablando de subyacentes, es importante que lo tengamos en cuenta, ese 2% del que habla la FED lo quiere ver aquí, en la línea roja vamos.

Se prefiere el PCE porque estudia una mayor muestra de la  variación de los precios de bienes y servicios que compra el consumidor. El IPC se suele basar en cestas fijas. Además las encuestas que se usan en su cálculo está demostrado en muchos estudios, que son más completas y fiables, que las que se usan para el IPC.

Todo esto lo vengo a exponer, para dejar claro que se está muy lejos de los objetivos, más de lo que parece a primera vista, al ver el IPC que no es la referencia para la FED.

Así que tipos bajos durante mucho tiempo aún, casi seguro. Aunque en EEUU igual no son tan bajos como parece, o al menos no tan inusuales, y si no vean este interesante gráfico de largo plazo de PIMCO, la mayor gestora de renta fija del mundo.

s4.jpg

Ahí tienen los tipos de deuda de largo plazo desde nada menos que el año 1714 en EEUU y en UK. En muy numerosas ocasiones se han tenido tipos como estos en la historia, y ahora mismo se estaría dentro de un rango relativamente normal. Interesante la aberración que se produce en los años 70-80. Igual los nostálgicos de las letras del tesoro en España al 14%, tienen que darse cuenta que aquello fue una excepción muy difícil de volver a repetir J

Fuente: https://twitter.com/pdacosta

En cualquier caso, lo que está fuera de toda duda es que la FED sinceramente no acierta una en las previsiones de a dónde va a llevar los tipos en los últimos años. Este gráfico lo demuestra, y es bastante decepcionante, porque es un organismo con muchos medios, como para poder centrar un poco más el tiro.

s5.jpg

La línea punteada es donde están los tipos de verdad, y las líneas de colores, las diferentes proyecciones que se podían hacer según lo que iba diciendo la FED desde 2013. No han acertado ni una por casualidad. La FED lleva muchos años exagerando la verdadera capacidad de subir tipos que tenía. Razón de más para esperar muy pocas subidas más que es francamente lo que esperamos.

Con toda esta historia de que si los tipos bajos o altos, se dice a menudo que el dólar lo pasa mal. Otra leyenda urbana. El dólar sigue gozando de un excelente estado de salud. Sigue siendo la moneda de reserva mundial. Y el euro que todos pensábamos podría darle el relevo en ese rol, o al menos hacerle la competencia en serio, ha fracasado totalmente en esa tarea, y si no vean este gráfico.

s6.jpg

Impresionante. El dólar sigue siendo el rey como moneda de reserva, y esto le seguirá dando una capacidad de resistencia muy importante en el largo plazo. En momentos de debilidad, el dólar seguirá siendo una buena ocasión de compra en el largo plazo.

Eso sí, no siempre ha sido así. Es realmente muy curioso, ver cómo cambian las cosas con el tiempo, y que relativo es todo en la vida. Vean este gráfico que es realmente valioso:

s7.jpg

Fuente: https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-07-12/imf-s-ex-china-man-sees-yuan-dominance-doubtful-without-change

Desde mediados del siglo XX hasta la fecha, el dominio del dólar es incuestionable. Pero por ejemplo desde el siglo XIX hasta mediados del 20 era la libra muy claramente. Casi el 60% de las transacciones de comercio global se hacían en libras entre 1860 y 1914… no es de extrañar que el par de forex libra dólar, fuera el primero de la historia.

Y ahora viene lo más curioso. ¿Sabían que antes una moneda española fue la moneda de reserva mundial? Pues sí, así fue, el real de a ocho.

s8.jpg

Fuente: Wikipedia.

Su importancia llegó a ser tan grande que fue moneda de curso legal en EEUU hasta 1857. Y parece que las cotizaciones de Wall Street en octavos tiene mucho que ver con ella.

Vean esta cita de la Wikipedia, donde se ve la tremenda importancia que llegó a tener esta moneda española

Si bien España impedía el libre comercio entre sus colonias y el resto del mundo, el contrabando de diversos productos se hizo común desde el siglo XVII entre colonias españolas y buques de Gran Bretaña y Holanda; ello permitió que las piezas monetarias acuñadas en las cecas de la Monarquía hispánica circularan por sitios ajenos a la jurisdicción española. Las Trece Colonias británicas en América del Norte llegaron a utilizar prontamente los reales de a 8 debido a la fineza de su contenido en plata y a su relativa abundancia en el mercado, mayor que la moneda de su propia metrópoli.

El comercio español con China, utilizando como base a las Filipinas, hizo que el real de a 8 se difundiera también en el Sureste asiático. En una época donde el valor de la moneda estaba determinado por su contenido intrínseco de plata u oro, la fineza del real de a 8 hizo que esta pieza se tornara extraoficialmente en la moneda de cambio para el comercio internacional sostenido en Asia Oriental. La llegada de comerciantes estadounidenses a China a fines del siglo XVIII impulsó más el uso del Spanish dollar, como se denominaba en inglés al real de a 8.

El real de a 8 se convirtió entonces en la divisa de más amplia difusión durante el periodo colonial en América, y por su elevado valor intrínseco así como por su fineza, se siguieron usando en Norteamérica y en el Sudeste asiático hasta el siglo XIX. Cuando estas monedas de plata llegaron a Europa, fueron comparadas con las grandes monedas de plata que acuñaba Austria: el thaler (traducido al español como tálero). No obstante su fama en Europa, el tálero austriaco no tenía la difusión del real de a 8 a nivel mundial, pero su nombre en francés y en inglés (thaller y daller), sirvieron para que en Estados Unidos el real de a 8 recibiera el nombre de Spanish daller, del cual derivó posteriormente la denominación Spanish dollar, reducido luego a simplemente dólar.

s9.jpg

La moneda hoy en día sigue teniendo un alto valor numismático. Una pieza normal puede rondar los 200 euros y llegar a 1.000 en piezas raras. Eso sí, ojo, el gobierno inglés emitió hace varios siglos muchas piezas falsas, y dado el alto valor que tiene hay muchas piezas falsificadas en la actualidad. Pero con el asesoramiento de expertos, una excelente inversión que suele mantener su valor.

Para terminar una idea interesante de nuestro profe en el Master de largo plazo Gonzaga:

Algoritmo 3 días: una técnica de swing trading que gana dinero

https://slowinver.com/algoritmo-3-dias-una-tecnica-swing-trading-gana-dinero/

Vean una cita:

Voy a describir en este post una técnica de swing trading que permite ganar dinero, en promedio. Es una técnica de reversión a la media, esto es, de comprar acciones que han caído mucho porque tienen fuerte tendencia a rebotar.

Es por tanto para el  corto plazo, entendiendo el corto plazo entre 2 días y 10 días. Aunque la mayoría de operaciones estarán en torno a los 2 a 4 días.

La idea de comprar acciones que han caído mucho no es nueva. Pero, ¿cuánto es caer mucho? ¿Cuándo el indicador estocástico está por debajo de 20? ¿Cuándo el RSI está por debajo de 10?

Bien, en este caso, he probado a usar la secuencia de mínimos: compraremos acciones cuyos mínimos estén cayendo al menos tres días…

Bank of America con la subida de Wall Street, y denomina a la subida de este año Icarus trade, pues según ellos las alas de la subida se derretirán pronto, por estar demasiado cerca del sol. Pero ya llevan varios meses comentándolo y el mercado no para de subir. Opinan que los bancos centrales siguen distorsionando mucho los mercados. En este artículo pueden leer sobre el tema:

The stock market trade that could 'pop the bubble' by year-end

http://www.businessinsider.com/stock-market-icarus-trade-could-pop-bubble-2017-7

Ahora comentan que esto es bastante insostenible. Pueden acertar o no, pero lo que me ha parecido muy interesante es el siguiente gráfico, que invite a reflexionar y mucho. Tenemos muchas medidas de la valoración del mercado, pero esto es muy original:

s1.jpg

El gráfico representaría el número de horas por persona necesarias para comprar una unidad del S&P 500. Y como ven ahora mismo se estaría en máximos históricos. Por encima del nivel que se alcanzó antes del pinchazo de la burbuja del 2000 más recesión, y del 2007 donde también se acabó en recesión. La bolsa seguirá subiendo o no, pero que Wall Street no es nada barato a los precios actuales desde luego que es una realidad, como este curioso gráfico que acabamos de ver demuestra.

Pero hay un factor que ya saben puede causar que las bolsas suban, por caras que estén o por sobrecompradas o todo lo que queramos: las recompras de acciones propias. No me cansaré de repetir, que este factor completamente menospreciado por el inversor de a pie (no así por la mano fuerte) es absolutamente vital. Y no solo en EEUU, también en Europa.

Ayer Morgan Stanley decía que tienen claro que el incremento de la confianza en los negocios de las empresas europeas, la buena marcha de los beneficios, el crédito fácil y las buenas estructuras de balance podían causar una subida clara en las recompras de acciones propias, siempre hablando de Europa.

Y atención a lo que decían después:

“El volumen de recompras de acciones propias en Europa, está siendo materialmente mayor, que las entradas de dinero regulares, en la última década, y además estos programas tienden a ser más estables y menos volátiles”

Creo que es muy importante que tomemos nota de estas impresionantes cifras. Morgan Stanley tiene muchos medios, por lo que no hay que dudar de la fiabilidad del cálculo. Y estamos hablando de que entra más dinero por recompras desde hace muchos años que por las causas “naturales” habituales. No sé si somos conscientes de la importancia que tiene esto. Ya podemos hacer cálculos, macro, de valoraciones, de resultados… se van a quedar cojos como no incorporemos la importantísima partida de recompras de acciones propias. Puede estar la macro totalmente en contra, incluso el BCE poniéndose tonto con la QE, que como las recompras no aflojen se seguirá subiendo. Y claro, al revés, ya puede estar todo maravilloso, que si les diera por aflojar…

Y claro está, en EEUU da la sensación que con el fiasco que está dando la administración Trump con todas las cosas que se prometieron en el programa y de las que nunca más se supo, tras 6 meses en el poder, no tardarán en tener la tentación de poner en marcha una medida relativamente fácil, y que puede animar mucho, que sería el poner en marcha el programa de repatriación de beneficios de multinacionales americanas, en el extranjero, mediante bajos impuestos.

Se habla de ponérselo fácil. Entre un 8,75 a 10% de impuestos solamente por repatriarlos. Se calcula que esto podría atraer a nada menos que un billón (de los nuestros) de dinero… y claro, eso haría que se dispararan los pagos de dividendos… y las recompras de acciones propias, a niveles récord. Más leña al fuego. Y ya saben, como acabamos de ver, que esto de las recompras es un factor alcista de primera magnitud, importantísimo, más que las propias compras normales de las manos fuertes.
 
Piensen que solo Apple tiene 230.000 millones de dólares por ahí fuera, que podrían volver. Las recompras serían fortísimas. Microsoft 116.000 millones, Google 53.000, Cisco 61.000, Oracle 50.000, J&J 38.000, Amgen 35.000, Qualcomm 25.200, Gilead 28.000, Merck 22.000, General Motors 15.000, y ahí muchas más estas son solo las más importantes. Como se pueden imaginar este factor es vital.

Y si esto sucede no va a importar mucho que Wall Street esté caro o barato. No podemos analizar las perspectivas sin tener en cuenta este factor, y es más norma que excepción olvidarlo en los análisis. La bolsa puede seguir subiendo contra todo pronóstico solo con este factor.

En los últimos meses, las cosas anduvieron a este respecto algo más flojas de lo normal en EEUU, y puede que esto haya influido en que costara ganar altura en los grandes índices como S&P 500. Ahora ya saben que estamos en el blackout de recompras. Una especie de apagón de las mismas, porque según las leyes actuales de la SEC hay que dejar de hacer recompras desde 5 semanas antes de la publicación de resultados hasta dos días después. Pero hoy por ejemplo publican varios grandes bancos, a partir del miércoles pueden empezar a comprar.

Los últimos datos que hay son del primer trimestre del año en el S&P 500. Las recompras bajaron un 17,5% en interanual. Pero aun así estamos hablando que en tres meses entraron 133.100 millones de dólares de recompras ¡y eso que andaba la cosa floja! Si consideramos 60 sesiones al trimestre, hablamos de que cada día entran por este concepto 2.218 millones de dólares… ¡cada día! Y por ejemplo que entren en los fondos que invierten en renta variable de EEUU, unos 4.000 millones en toda una semana se consideraría una buenísima cifra. Perdonen la pesadez pero las cifras son enormes, o las tenemos en cuenta o nuestro análisis no servirá para mucho, o en el mejor de los casos estará cojo. En interanual 508.100 millones de dólares en recompras.

Aquí tienen una tabla con las recompras totales, entre otros datos en los años anteriores

s2.jpg

Las recompras se concentran muy especialmente en los grandes valores, que con este factor a favor lo tienen mejor que las pequeñas compañías. Aproximadamente las 20 compañías más grandes del índice tienen más del 41% del total de las recompras.

Y además de tenerlo en cuenta en el análisis o no nos van a cuadrar las cuentas, vean este otro dato de Morgan Stanley:

En Europa desde 2012, los valores con recompras regulares lo hacen mejor que el mercado en un 38%.

Esto lo saben los famosos inversores “activistas” que vuelan de flor en flor, que fuerzan y forzarán a las grandes compañías a que aumenten estos programas para rentabilizar sus inversiones lo antes posible. Y así Morgan Stanley en el informe que estamos citando pone el ejemplo de Nestlé. 20.800 millones de dólares en recompras anunciadas por la presión de su inversor activista Third Point.

Todo esto de las recompras, no era algo habitual en tiempos más antiguos. El mercado cambia y no valen los viejos manuales, hay que adaptarse a los nuevos tiempos. Así pues, incluso cara y sobrecomprada la bolsa podría subir, de las recompras va a depender en muy buena medida.

Para terminar, y cambiando de tema, un gráfico interesante. Las empresas y los particulares han hecho los deberes en los períodos de austeridad reduciendo deuda, pero los gobiernos para nada. La pelota de deuda a lo suyo, si ya ni con estas… ese tema se va a cronificar.

s3.jpg

Pues si antes se hablaba de que el QE podría durar 2 años más por lo baja que está la inflación, ahora el WSJ saca la historia de que el BCE podría anunciar el 7 de septiembre que el QE se empezará de forma gradual a desinflarse.

Ojo con esto porque irían en cierto sentido al compás de la FED. La FED parece que aparca las subidas de tipos para tener espacio para reducir la hoja de balance, así que veremos si esa ventana es aprovechada también por el BCE.

En estos momentos tenemos subidas claras en Europa con un índice alemán que está más lastrado que el resto porque hay factores técnicos y empresariales que nos han hecho que se esté buscando cierto equilibrio en el interior de Europa.

Primero de todo, el aspecto técnico, tenemos al futuro del índice francés que ha conseguido superar la directriz bajista que viene desde los máximos del año y va a la caza de esa resistencia importante que está colocada en la media de 50 sesiones. Tanto el futuro del índice europeo como del español, andan buscando cazar la misma zona, la media de 50 sesiones, pero es que la directriz desde los máximos del año pasa en estos dos casos también por esa media, por lo que la resistencia es muy importante. El futuro del índice alemán ayer tocó dicha media y está parado en esa zona, una especie de espera a que el resto se pone la misma situación.

Debajo del movimiento técnico, hay razones de peso empresarial, como por ejemplo que hay más informaciones acerca de engaños en las emisiones de motores y eso le está afectando mucho a Daimler, por lo que hay valores que están efectivamente frenando al futuro del índice alemán buscando que respete la resistencia de la media.

Mirando por dentro al mercado, tenemos a la mayoría de supersectores en positivo con el de telecomunicaciones subiendo el 1,76%, mejora que coincide con un rebote alcista de telefónica que ha probado como soporte en la línea clavicular de un enorme hombro cabeza hombro invertido que estuvo realizando muchos meses atrás.

El de recursos básicos está subiendo 1,2% y es que hay buenas noticias desde la balanza comercial de China que aumenta su superávit y además tenemos mejoras superiores a lo esperado tanto en las exportaciones como en las importaciones, así que si se reducen un poco las dudas con respecto al comportamiento de China, pues hay mayor estabilidad en la esperanza de crecimiento en todas partes y eso es bueno para las materias primas.

Uno de los peores es el de cuidados de la salud que desciende -0,15% y siempre se vigila que haya problemas en los sectores de valores que representan la defensa o la seguridad y en este caso tenemos este movimiento, lo que también es más positivo para los activos de riesgo.

Consideración aparte merece el de petroleras que está ligeramente descendiendo -0,01% y además es que el crudo también ha tenido un disgusto bastante importante en el día de hoy porque la agencia de información energética de Estados Unidos ha dejado claro que la OPEP está subiendo la producción, lo que ha sentado fatal al precio del crudo, pero al mismo tiempo avisa que los constantes descensos, y mantenimiento de niveles bajos del precio, va a afectar a las empresas de nueva tecnología de crudo de Estados Unidos y les recomienda que vuelvan a valorar otra vez sus negocios porque la rentabilidad de los mismos no está acompañando el aumento de producción, por lo que en cierto sentido hay una luz al final del túnel que ya se avisó hace semanas, el aumento de producción en Estados Unidos es la soga al cuello que puede hacer que dentro de poco, o no demasiado tiempo, el recuento de las instalaciones petrolíferas realizado por Baker Hughes corte el incremento que hemos Estado viendo las últimas semanas.

Por otro lado, tenemos que empieza ya a haber una cierta guerra de declaraciones de intenciones entre Reino Unido y la Unión Europea costa de las negociaciones de salida. Por un lado, estamos viendo que el Banco de Inglaterra espera que en el tercer trimestre los bancos del país empiecen ya a cortar el crédito al consumo porque esperan que haya un cierto deterioro económico próximamente porque la situación y las perspectivas de la economía no son halagüeñas, lo que se une a que hay una inflación muy por encima de la esperada y con la imposibilidad de poder mover los tipos de interés al alza precisamente por poder empeorar la situación que puede ir desarrollándose de cara a las negociaciones, que no parecen amistosas.

Todo ha comenzado por lo más importante, las consecuencias de que las firmas de inversión establecidas en Reino Unido no podrán acceder a operar en el mercado único. Una asociación de derivados habló de que el movimiento de localización nuevo hacia dentro de la Unión Europea iba a encarecer la operativa en los derivados y hoy la autoridad de mercados de la Unión Europea ha recomendado a los reguladores nacionales que eviten que las empresas de inversión británicas abran sucursales virtuales dentro de los países para poder seguir lanzando las operaciones desde Londres. Para ello pide que se asegure que todo el entramado de tomas de decisión esté físicamente establecido en uno de los países miembro, lo que busca cortar soluciones baratas a las empresas para poder acceder a trabajar dentro del mercado único, añadiendo presión al coste que va a tener para Reino Unido abandonar la Unión Europea.

Además, en el plano macroeconómico, hemos tenido la lectura final de los IPC de Francia, Alemania y España. Salvo en el caso de Alemania, los demás en términos interanuales han descendido, por lo que todavía más la sensación de que los bancos centrales no van a tener a la inflación como aliada para poder cubrir sus deseados movimientos al alza de tipos, lo que hace mucho más difícil poder recuperar altura de cara a la próxima crisis y todo se centre algo más en deshacerse de sus abultadas hojas de balance.

Las declaraciones de ayer de Yellen fueron más importantes de lo que parece, y hay que tenerlas muy en cuenta a partir de ahora.

Llevábamos 15 días acogotados porque BCE, FED y Banco de Inglaterra, se habían puesto de acuerdo para hacer repentinamente declaraciones a favor de tensiones en los tipos de interés. Y todos hablaban, especialmente la FED, de factores “transitorios” que mantenían a la inflación baja.

Y ya saben que no estábamos de acuerdo con lo de “transitorios”. Porque la cruda realidad, es que el petróleo hoy por hoy es la clave más importante para la inflación y con mucha diferencia. Y ahora mismo, salvo que cambien bastante las cosas, el petróleo lo tiene muy difícil para subir con fuerza en lo queda de año. Ayer mismo, sonaba a broma cuando la OPEP daba sus cifras mensuales, y al final si uno usaba la calculadora, de la demanda que decían que había y lo que habían producido, no salía lo de la reducción notable de existencias salvo milagro, pero milagro de los gordos. Así que por macro, y más teniendo en cuenta que la OPEP en solitario cada día está más claro que no puede controlar ella sola como hasta ahora el precio, el petróleo lo tiene difícil para subir mucho. Y si no sube con claridad la inflación, pues igual. No hace muchos días ya publicábamos gráficos en los que se ve que la curva de la inflación en la eurozona es casi la misma curva que la de la cotización del petróleo. A título de curiosidad les dejo aquí el gráfico del IPC alemán desde la II Guerra mundial a la fecha, fuente Reuters: 

s1.jpg

En octubre de 1950 -7,6%.

Pues bien, ayer Yellen, abrió la puerta a la lógica, y lo que hizo fue empezar a reconocer, dentro del lenguaje complejo de los banqueros centrales, que se puede estar equivocando y que los presuntos factores “transitorios” que mantienen a la inflación baja, no sean transitorios. No olviden que el índice que de verdad mira la FED es el PCE, el que aparece en este gráfico:

s2.jpg

Y como ven va en dirección contraria al objetivo.

Además del petróleo, otro misterio para la FED es la falta de presión al alza de los salarios según sus previsiones, en este gráfico de Reuters lo tienen.

s3.jpg

s4.jpg

Así que ojo, la FED cambia de tercio, y ahora no tiene tan claro que necesite muchas más subidas de tipos. De hecho los futuros sobre fondos federales que descontaban abiertamente una subida más de tipos en diciembre, ahora solo dan un 50% de posibilidades.

La FED francamente parece un poco desconcertada, y con muchas dudas sobre el momento real del ciclo económico en que se encuentran. Han cambiado de opinión varias veces en poco tiempo, y ni les cuento el Banco de Inglaterra que cada semana dice una cosa. Draghi, parece menos cambiante, pero aun así… Los banqueros centrales no son infalibles, de hecho más bien aciertan menos de los que nos creemos a la hora de acertar en el momento del ciclo.

Mucha gente dice cuando la FED lo estima así será por algo… ¿seguro? Veamos un gráfico

s5.jpg

Pues ya ven, la FED no es nada de fiar haciendo pronósticos, y casi nunca acertó cuando se le venían encima las recesiones, ni de lejos…

Pueden leer más sobre todo esto en este interesante artículo:

The Fed often starts worrying about an overheating economy 'just as the recession it never sees is about to start'

http://www.businessinsider.com/feds-optimistic-forecasts-tend-to-miss-recessions-2017-6

El artículo es bastante crítico con la muy baja capacidad de anticipación económica de la FED, a pesar de los medios de los que dispone…Vean esta cita:

A look back at the Fed's policy musings in the most recent pre-crisis era offers a sense of just how disconnected central bankers were from recessionary risks that were in fact imminent.

Here's what Anthony Santomero, ex-president of the Philadelphia Fed, said in November 2000, just two months before the economy entered a brief post-tech bubble slump: "I continue to be concerned about inflation. Measures of inflation continue to accelerate; and not all of the increase is due to oil prices."

Then, in August 2007, just as the credit crunch was starting to erupt in some corners of the market, minutes from the central bank's meeting showed "participants continued to agree that risks to the outlook for sustained moderation in inflation pressures remained tilted to the upside." 

 

Como ven no son nada fiables. Y ayer Yellen dijo también otra cosa, que debemos catalogar en las declaraciones estilo “en Tarragona fa bon sol”, se quedó tan fresca diciendo que “el balance” se habrá normalizado hacia 2022. Eso es menos creíble que decir que antes de ese año, mi equipo el Hércules de Alicante gana la Champions dos veces. Qué más quisiéramos nosotros. Es absurdo, utópico, y una declaración gratuita. Ya muchos analistas escribían debajo de esa declaración… ya sería bastante con que no llegara al doble…. No hay vuelta atrás con esos balances, ningún banco central va a poder reducirlo. Como ningún país redujo en realidad su deuda sobre PIB a pesar de los duros años de austeridad reciente. Cuando la pelota se hace tan grande, ya no hay vuelta atrás, solo hay patadas hacia adelante como en el rugby.

 ¿Quieren una conclusión con aplicación a la bolsa? Los tipos van a seguir bajos durante mucho tiempo más en todas las potencias, posiblemente durante varios años más, y eso no le va a sonar mal a la bolsa, para nada. La gran duda es qué pasará con el tapering en Europa, porque es que aunque quieran, es bastante insostenible porque hay mucha escasez de deuda. Igual optan por una reducción bastante lenta, que puede ser la solución ideal.  Tampoco eso sería mala noticia para las bolsas…

En cualquier caso debemos estar muy mentalizados de que vivimos un momento muy raro de mercados, y de ciclo económico que desconcierta hasta a la FED, y con la volatilidad más baja de la historia en casi todos los mercados ya sean de bolsa, divisas, materias primas o bonos  y en momentos así es muy fácil montarse películas peligrosas, que solo funcionarán en circunstancias tan especiales como las actuales, pero nunca cuando cambien, que a la larga será lo más normal.

Especialmente cuidado con sistemas mágicos que nos parezca que son infalibles. Simplemente podrían estar funcionando en circunstancias tan raras como las actuales. Vean este interesante extracto del libro de New Trading Systems and Methods de Perry Kaufman. Más bien era la situación contraria, es decir miedo a la inflación por alta, al revés que ahora, pero la moraleja es exactamente la misma.
 
La plata y el Nasdaq – demasiado bueno para ser verdad
 
Esta historia sobre el trading de la plata podría aplicarse al índice Nasdaq o al S&P a finales de los 90. La palabra "plata" podría reemplazarse por "Intel". No cabe duda de que las circunstancias reaparecerán de vez en cuando.
 
En 1974, la toma de conciencia pública sobre la inflación causó un interés desbordante en todo tipo de protección frente a la misma, con grandes números de ingenuos inversores comprando plata y oro como protección de su poder adquisitivo. Muchos inversores sofisticados se dirigieron a los mercados de futuros, que ofrecían apalancamiento sobre sus compras; algunos aprendieron cómo utilizar los mercados por sí mismos y otros dependieron de los consejos de terceros.
 
Un sistema de inversión que se vendió en aquella época era más un sustituto apalancado a la compra de lingotes que una estrategia de trading. En el momento en que fue publicado, siempre había funcionado – el patrocinador del sistema lo respaldaba con su reputación. Las reglas del sistema eran:
 
1. Operar con futuros sobre la plata por su valor intrínseco, rendimiento histórico, potencial y demanda fundamental con escasa oferta.
 
2. Utilizar el contrato de futuros que esté a entre tres y siete meses de la entrega para combinar las ventajas de la liquidez y la duración.
 
3. Siempre comprar, nunca vender, porque siempre tiene éxito.
 
4. Compre cuando quiera. Aunque se puede utilizar cualquier método sofisticado, a largo plazo da igual – comprar al azar funcionará igual de bien. Siga el mismo método para añadir a las posiciones o vuelva a entrar tras cerrar una operación.
 
5. Cierre la posición cuando haya un beneficio, no antes.
 
6. Cubra todas las peticiones de garantías adicionales – no permita que el mercado le venza.
 
7. Invierta $5.000 por contrato (5.000 onzas troy). Esto le permitirá un movimiento adverso de $1 por onza (la plata estaba a $4,50 por onza).
 
8. Cuando dude, vuelva a leer el razonamiento de este sistema.
 
9. No permita que nadie ni nada interfiera con el seguimiento de este sistema.
 
¿Cómo les fue a los inversores? Dependió del momento en que empezasen. Comenzar en la primera mitad de 1975, poco después de que fuese publicado el sistema, mostró unos rendimientos por contrato individual entre beneficios de 51 céntimos a pérdidas de 18 céntimos por onza. A continuación, una caída en los precios de la plata produjo pérdidas de hasta $1,02 por onza durante los siguientes 9 meses (ligeramente por encima del 100%), seguidas de una subida de dos meses y pérdidas de nuevo. Este sistema habría funcionado entre 1979 y febrero de 1980 y después habría perdido durante los siguientes 6 años. Un inversor que siguiese estas reglas, entrando al azar, habría tenido una probabilidad de más de 10 a 1 de perder. Cualquier beneficio que hubiese conseguido lo habría perdido después si hubiese persistido en seguir el método.
 
Los mismos resultados se habrían producido operando sobre el Nasdaq. Comprar en cualquier momento durante los 90 habría generado beneficios.
 
Independientemente del método de tendencia, los indicadores, filtros o la diana de dardos que hubiese utilizado, si uno compra y los precios suben, siempre gana dinero. Un trader que continuase comprando entre el 2000 y el 2003, se habría enfrentado a la misma pérdida total que el trader de plata. El único test válido de una estrategia es la capacidad de ganar dinero en distintos tipos de mercados.
 
Al intentar entender cómo un sistema como éste puede tener una posibilidad de llegar al público, recuerde el momento en el que se introdujo. Con los precios aumentando drásticamente, la escasez de comida y la publicidad sobre la devaluación del dólar EEUU, la lógica del sistema parecía justificable. Se habló en serio de crear fondos apalancados de inflación utilizando futuros.

Vimos la misma euforia por parte de los traders inexpertos que compraron el Nasdaq a finales de los 90. No esperaban ninguna pérdida. Estos sistemas cubren una necesidad inmediata, sin importarles las consecuencias a largo plazo. No cabe duda de que, si vuelve a aparecer una inflación alta, u otro mercado alcista, volverán a aparecer sistemas como éste justo cerca del máximo.

Los mercados celebraron el dato de empleo del viernes por todo lo alto. Se celebró que la creación de empleo es enorme. Y es verdad, el paro semanal a mínimos desde los años 70… y esto que para mí es más importante:

s1.jpg

En este gráfico se ve como el número de personas que pasan de estar fuera de la fuerza laboral al estatus de empleado, es el más alto de la historia.

Es posible que estemos dentro o muy cerca de lo que técnicamente se denomina pleno empleo.

Fenomenal ¿no? Pues la economía es muy compleja. De fenomenal nada, pero para nada. Porque el empleo es el indicador más retrasado que existe, el último que da señales de alerta cuando las cosas se ponen feas, y el que siempre se pone perfecto cuando el ciclo está ya a punto de terminar.

Primero se necesita ya una recuperación económica palpable para que los empresarios empiecen a contratar, al final del ciclo pasa justo todo lo contrario. Algunos economistas cifran el retraso habitual del empleo en unos dos o tres trimestres. Es decir el empleo empezaría a repuntar como a los 6 a 9 meses de producirse una recuperación, y llegaría a su plenitud por su retraso habitual muy pegado al final del ciclo económico. Hay que recordar que los datos macro llevan ya tiempo siendo persistentemente malos y que los índices de sorpresas económicas están muy bajos, como no se veía en años. Sírvanse ustedes mismos:

s2.jpg

En el índice de sorpresas económicas de Citigroup, estamos hace poco, en el mayor número de sorpresas desde el año 2011… y el empleo, como va retrasado, pues no se ve afectado en demasía… Y claro si comparamos con el PER de la bolsa…

s3.jpg

Pues la bolsa aún no ha tomado nota de que económicamente las cosas están empeorando…

Fuente gráficos: yardeni.com

Si nos fijamos en un indicador que se confecciona de manera compleja para adelantarse al ciclo y poder predecirlo, el que calcula el Instituto de estudios del ciclo económico ECRI, este sería su gráfico de largo plazo desde los años 60

s4.jpg

Como vemos no estamos en un momento brillante del ciclo, sino más bien en un momento neutral.

Si nos fijamos en el gráfico más detallado de corto plazo, el deterioro reciente es notorio.

s5.jpg

Estaríamos en el peor momento desde hace unos 15 meses y bajando muy deprisa.

Pero volvamos a ese posible pleno empleo en este entorno donde tenemos dudas sobre el momento del ciclo, de momento solo dudas.

El banco francés Natixis publicó ayer una nota, que viene muy bien para este razonamiento, en la que dejaba claro, lo que suele pasar en EEUU en los momentos de pleno empleo, y más teniendo en cuenta que tras muchas dudas, y tras un período expansivo muy largo ahora le ha dado a la FED por ponerse a subir tipos.

El peligro está en este gráfico:

s6.jpg

Vamos a interpretarlo, siguiendo la guía de su autor:

En 1968

En 1973

En 1979

En 1989

En 2000

Y en 2007

Todas las ocasiones en que se llegó a situación parecida de pleno empleo, se vio en breve una ralentización económica en el mejor de los casos, y frecuentemente una recesión.

¡Y justo en este momento sube los tipos la FED y dice que estará bastante tiempo así!

Natixis identifica varios factores que podrían acelerar esta situación:

  • Una bajada de las inversiones de las empresas con bajada de su rentabilidad. A mi modo de ver esto ya se está dando.
  • Un alza importante del precio del petróleo, de momento no parece muy posible
  • Una fuerte bajada de la construcción residencial. De momento no vemos peligro
  • Una recesión en otro país de los grandes. De momento no se ve ninguno.
  • Y ahora el más interesante: Una fuerte corrección de la bolsa dado que en EEUU está caro.

“Pero un momento” dirá el amigo lector. ¿En una situación así puede una caída de la bolsa forzar una recesión? ¡Vaya que si puede! Y de hecho ya ha habido casos en la historia reciente, como tras el crash bursátil del 2008 y gravísima. Hasta no hace muchos años afirmar esto habría sido una herejía económica, pero ya Alan Greenspan cuando era presidente de la FED se dejó de tonterías al afirmar, que en los tiempos modernos, fuertes movimientos de las bolsas arriba y abajo podrían ser los precursores de períodos expansivos y contractivos de la economía, y no al revés como se consideraba hasta entonces.

Natixis llega a afirmar que es imposible con todos estos condicionantes que la economía de EEUU crezca en las circunstancias actuales lo suficiente como para que se justifiquen las previsiones de la FED sobre crecimiento.

En suma, y como resumen, el empleo va muy bien en EEUU, pues vamos a preocuparnos… qué complicado es esto ¿verdad? Históricamente está demostrado que subir tipos a destiempo por parte de los bancos centrales causando ralentizaciones económicas e incluso recesiones, es más norma que excepción. Aún está en la memoria de todos la histórica subida de Trichet muy cerca de lo que sería una gran recesión.

Para terminar una cita, que viene muy al caso de lo que hemos debatido hoy:

Es de Thomas Jefferson de 1.802, que no tiene desperdicio. No olviden la fecha, 1.802...

"Pienso que las instituciones bancarias son más peligrosas para nuestras libertades que ejércitos enteros listos para el combate. Si el pueblo americano permite un día que los bancos privados controlen su moneda, los bancos y todas las instituciones que florecerán en torno a los bancos, privarán a la gente de toda posesión, primero por medio de la inflación, enseguida por la recesión, hasta el día en que sus hijos se despertarán sin casa, y sin techo, sobre la tierra que sus padres conquistaron".